índice
Azuelo - Yoar - Codés - Azuelo

Aras - Hipogeo de Longar - Aras

San Juan del Ramo

03-06-2016
(mapa)
(mapa) (44kb)

El Yoar o Joar es un monte que no me llamaba especialmente la atención. Cuando supe que el Valle de los Penitentes es una de sus vías de ascensión, ya lo vi con otros ojos y lo puse en lista de espera.

A la mañana había niebla y de Genevilla para arriba fui pensando que me iba a quedar sin vistas cuando llegara a la cima, salvo que durante el par (o más) de horas que pasarían hasta entonces le diera por disiparse.
Al llegar al alto, poco antes de Aguilar de Codés, el panorama era bien distinto, despejado y soleado.

Dejé el coche en Azuelo y eché a andar hacia las Hermanas de Codés.

Azuelo, calle La Lechuga
Azuelo, calle La Lechuga (23kb)
Azuelo, calle Tras las casas
Azuelo, calle Tras las casas (44kb)
De Azuelo a la fuente de Valdillera
De Azuelo a la fuente de Valdillera (20kb)

Como suele pasar casi siempre, aunque uno se haya documentado en la medida de lo posible, acaban apareciendo más desvíos y/o bifurcaciones y/o cruces de los que se han anotado, con las consiguientes dudas. Así, poco después de la fuente de Valdillera acabé ante la Choza de los Pastores y la fuente de Santa Engracia, de las que no tenía noticia, y volví al Valle de los Penitentes por un senderillo.

De Azuelo a la fuente de Valdillera, fuente del Arca
De Azuelo a la fuente de Valdillera, fuente del Arca (38kb)
Fuente de Valdillera y peña del Anillo
Fuente de Valdillera y peña del Anillo (42kb)
Fuente de Santa Engracia y Choza de los Pastores
Fuente de Santa Engracia y Choza de los Pastores (34kb)

Lo de ese valle me pareció cosa de ver, con el camino medio escondido por momentos entre la vegetación, los socorridos cairns y la pendiente creciente, con su inherente escasa estabilidad, como decía una de las páginas en las que busqué información. Por ejemplo:
www.eltrotamontes.com
bicisenderistasnovatas.wordpress.com
ultreyaberri.blogspot.com.es

Si se le quitaran los árboles, subir por ahí a pleno sol sería algo tremebundo. A saber quién fue el primero al que se le ocurrió aventurarse por semejante lugar.
Se supone que si te vas para abajo vuelves a subir y ya está. Eso sí, a la tercera quedas eliminado y te tienes que ir a casa.

Valle de los Penitentes
Valle de los Penitentes (17kb)
Valle de los Penitentes
Valle de los Penitentes (53kb)
Valle de los Penitentes
Valle de los Penitentes (39kb)
Valle de los Penitentes, la vista atrás
Valle de los Penitentes, la vista atrás (20kb)
Valle de los Penitentes
Valle de los Penitentes (38kb)
Valle de los Penitentes, cerca de la salida
Valle de los Penitentes, cerca de la salida (43kb)

Con diferencia, lo peor fueron las moscas. Pesadas, pesadísimas, un agobio. Menos mal que cuanto más arriba menos había.

Tras varios amagos de salirse del barranco por la izquierda, la senda acaba por hacerlo cuando ya se ve que no hay manera de continuar adelante cuesta arriba.
Eso ya lo tenía en los apuntes, pero la corta trepada que viene un poco más tarde no me la esperaba y, por su ubicación, me pareció más bien comprometida.

Del Valle de los Penitentes al Yoar
Del Valle de los Penitentes al Yoar (43kb)
Del Valle de los Penitentes al Yoar
Del Valle de los Penitentes al Yoar (31kb)

Creo que metí la pata en la zona de La Nava, yéndome más a la izquierda y hacia abajo de lo que debía. Mientras recuperaba altura camino del collado final me entretuve con las flores de diversos colores que había por todas partes.

Como aquello ya estaba hecho, como ya sólo quedaba el último repecho, conseguí que me pareciera más largo y duro que si no me hubiera adelantado a los acontecimientos.

Llegué a la cima a todo sudar. Contemplé las vistas de un lado y del otro y del de más allá, aunque el día no había quedado limpio del todo, y recogí en el buzón de la cruz un papel de unos que habían subido un día (no ponía fecha) a las 20h en todoterreno desde Genevilla, unos sentados y los otros en el remolque.

Yoar, buzón y antena
Yoar, buzón y antena (29kb)
Grudo y Aguilar de Codés desde el Yoar
Grudo y Aguilar de Codés desde el Yoar (28kb)
Valle de los Penitentes desde el Yoar
Valle de los Penitentes desde el Yoar (32kb)
La Plana desde el Yoar
La Plana desde el Yoar (30kb)

Comencé el descenso con cierta inquietud. Entre las lecturas previas había referencias a un pasillo en la roca, pedreras varias y un con mucha precaución y con no poco miedo al sortear un paso previo al enlace con el GR-1 en el collado de La Llana.
Bajé paralelo al hayedo, en el que me metí al final, cuando llegaba a unas peñas. En el hayedo apareció un sendero, más marcado al salir de los árboles, y me presenté en el collado como un señor. Nada que ver con lo que, al parecer, espera si se baja más a la derecha.
De hecho, según iba por el GR me quedé contemplando la zona que había evitado gracias a la incursión por el hayedo y no acabé de ver claro por dónde se baja por ahí.
Lo que creo que sí identifiqué fue la Peña de los Cencerros. La de la Mujer, no tanto.

Del Yoar al collado de La Llana, hayedo
Del Yoar al collado de La Llana, hayedo (72kb)
Llegando al collado de La Llana
Llegando al collado de La Llana (30kb)
Collado de La Llana
Collado de La Llana (37kb)
Descenso por la Senda del Puerto, peña de los Cencerros
Descenso por la Senda del Puerto, peña de los Cencerros (35kb)
Acceso a la Senda del Puerto por el barranco de Codés
Acceso a la Senda del Puerto por el barranco de Codés (58kb)
Descenso por la Senda del Puerto
Descenso por la Senda del Puerto (39kb)
Descenso por la Senda del Puerto, la vista atrás
Descenso por la Senda del Puerto, la vista atrás (36kb)

El descenso fue a pleno sol, así que cuando la pendiente disminuyó considerablemente y, al mismo tiempo, la senda se internó en el bosque, aquello fue una doble bendición.

Camino del Santuario de Codés, quejigal
Camino del Santuario de Codés, quejigal (64kb)

Las bordas de Codés están bien como referencia, pero aún mejor están los pedazo robles que tienen cerca.

Bordas de Codés
Bordas de Codés (50kb)

Me acerqué al santuario de Codés, que conocía del pasado verano.
La basílica estaba cerrada.
Cogí agua en la fuente y fui a la hospedería, que parecía desierta, con un futbolín en la entrada. Al chirrido de la puerta del bar apareció un hombre que se ve que estaba llevando suministros. Le comenté lo de la basílica y dijo que ya me iba a abrir. Se podía haber ahorrado el mini paseo con decirme que empujara fuerte la puerta. Ese hombre fue la primera persona que vi desde que salí de Azuelo.
Tras la visita, hice la prueba de cerrar la puerta y volver a abrirla. De no saber que es porque roza, parece enteramente que está cerrada con llave.

Codés, junto al santuario
Codés, junto al santuario (28kb)
Santuario de Codés
Santuario de Codés (42kb)
Hospedería de Codés, futbolín y escalera
Hospedería de Codés, futbolín y escalera (27kb)

A partir de Codés, se repitió al principio la historia de unas horas antes en cuanto a caminos y sendas "de más". La referencia visual de las Dos Hermanas indicaba que iba bien.

De Codés a Azuelo
De Codés a Azuelo (62kb)
De Codés a Azuelo, Torralba del Río
De Codés a Azuelo, Torralba del Río (27kb)
De Codés a Azuelo
De Codés a Azuelo (27kb)
De Codés a Azuelo, las Dos Hermanas
De Codés a Azuelo, las Dos Hermanas (27kb)

Vuelta a la pista de la ida y regreso a Azuelo. Entre que era la hora de comer y el calor que hacía, normal que no viera a nadie.

Llegando a Azuelo
Llegando a Azuelo (25kb)
Azuelo, Calle Mayor
Azuelo, Calle Mayor (29kb)

Tras unos kilómetros motorizado, llegué a Aras.
La segunda parte del programa del día la protagonizaba el hipogeo de Longar.
La señora que salió de la casa junto a la cual aparqué reconoció no haber estado nunca en el hipogeo. Su marido, que asomó al poco, sí lo conocía. El hombre puso interés en ayudar al forastero.
Me sugirió en primer lugar que subiera en coche desde el punto kilométrico 4,1 de la carretera de Viana a Aguilar. Dije que no, que prefería hacerlo desde Aras (algo más largo, pero con menos desnivel, según deduje), tal y como se describe aquí.
Entonces, me aconsejó que, en todo caso, fuera en coche hasta las cercanías del lugar.
Como tampoco me convenció, me acompañó unos metros, hasta el área recreativa de La Balsa, al tiempo que preguntaba por las notas que llevaba como guía; confirmó las que le parecieron correctas, matizó alguna, añadió las que le parecieron oportunas y me dejó partir, invitándome a una cerveza a la vuelta, "para que se tonifique". Al decirle que soy abstemio, quedamos en que le daría un toque cuando volviera a por el coche para comentarle cómo me había ido.

Aras, área recreativa La Balsa
Aras, área recreativa La Balsa (33kb)

Las explicaciones técnicas (históricas, arqueológicas y demás) sobre el hipogeo están en esta página.

Hacía calor, mucho calor. A cambio, no había moscas.

De Aras a Longar
De Aras a Longar (21kb)
De Aras a Longar
De Aras a Longar (28kb)
De Aras a Longar, corral
De Aras a Longar, corral (25kb)

Se va por pista todo el rato. Se sube, se baja, se sube, se baja y se sube finalmente hasta el despoblado de Longar, donde se sitúa el hipogeo.
El poste que hay a 500m estaba en el suelo, colocado con el poste propiamente dicho apuntando en la dirección correcta, aunque la flecha señalaba a la izquierda (hay que seguir por la pista).

De Aras a Longar
De Aras a Longar (29kb)
De Aras a Longar
De Aras a Longar (35kb)
De Aras a Longar
De Aras a Longar (34kb)

Por las fotos de la página referida me había hecho a la idea de que aquello era más grande.
Leí lo que pone en el panel, por delante y por detrás, hice las fotos de rigor y emprendí el regreso.
Por si acaso, había anotado cuatro cosas para subir al Alto de los Bojes, pero no era el día, evidentemente.

Longar, hipogeo
Longar, hipogeo (28kb)
Longar, vistas desde el hipogeo
Longar, vistas desde el hipogeo (21kb)
Longar, hipogeo
Longar, hipogeo (37kb)
Longar, desde el interior del hipogeo
Longar, desde el interior del hipogeo (29kb)
Longar, interior del hipogeo
Longar, interior del hipogeo (41kb)

Seguía el calor.

Comenzó a nublarse, aunque ya sabía que no lo haría del todo hasta que llegara a Aras (lo hizo algo antes para dejarme sin argumentos).

De Longar a Aras
De Longar a Aras (25kb)
De Longar a Aras, paso sobre el arroyo
De Longar a Aras, paso sobre el arroyo (56kb)
De Longar a Aras, campo de almendros
De Longar a Aras, campo de almendros (23kb)
De Longar a Aras, la vista atrás
De Longar a Aras, la vista atrás (19kb)

Paré en La Balsa para coger agua y lavarme la cara. El agua salía y salía. Si no se tira del pulsador hacia fuera él no es capaz de hacerlo por sí mismo.
Apareció un señor mayor. Tampoco él había estado en el hipogeo, así que le puse como deberes que lo hiciera antes de que terminara el año, y aceptó. No sabía cuál es el gentilicio de los de Aras. Los de Viana les llaman arillas en plan despectivo.
Me preguntó de qué país soy. El acento distinto...

Según llegaba a la casa junto a la que había dejado el coche, otro vehículo salía de allí y lo hacía en dirección a Longar, pero paró al verme. Era el hombre de antes, que salía en mi busca, a ver por dónde andaba. Literalmente.
Si llega a salir coincidiendo con mi estancia en La Balsa habría pasado sin verme (ni yo a él) y la cosa podría haber sido divertida, sobre todo si, al preguntar yo en su casa y decirme su mujer lo que había pasado, hubiera añadido que su marido no llevaba móvil... (es un suponer).
Por cierto, ella estaba jugando a cartas (al tute) con otra vecina a la sombra.

Juan Cruz (así se llama) me invitó a agua fresca (la había puesto a enfriar tras darme la salida) y a fruta. Él nació en esa misma casa, lo que siempre queda bien. Tampoco sabía lo del gentilicio y comentó, como el señor de la fuente, lo de arillas.
Dejé Aras todo contento de haberle conocido.

De cara a la tercera y última parte de la excursión llevaba un par de armas con las que no contaba antes de llegar a Aras. Por un lado, un croquis (elaborado por Juan Cruz, obviamente) del entorno de las ruinas del convento de San Juan del Ramo; por otro, un plátano.
El segundo me lo comí antes de echar a andar (también me insistió en que subiera en coche, pero de nuevo resistí) desde un lugar que reconocí gracias al primero.

Me crucé con un coche y la consiguiente nube de polvo; con una cosechadora (o lo que fuera) y su nube.
Atravesé un puente y pasó el último vehículo, que no iba seguido por ninguna nube porque bajaba muy despacio.

Aras, llegando al convento de San Juan del Ramo
Aras, llegando al convento de San Juan del Ramo (21kb)

Junto a las ruinas del convento, un quinteto de ciclistas con sus BTT. Pidieron una foto de grupo y posaron al efecto.
De ese convento quedan en pie varios muros, al menos parcialmente; pero también, y sobre todo, un arco que es lo que le da la gracia al conjunto y que se divisa desde la carretera.

Aras, convento de San Juan del Ramo
Aras, convento de San Juan del Ramo (33kb)
Aras, arco del convento de San Juan del Ramo
Aras, arco del convento de San Juan del Ramo (14kb)
Aras, convento de San Juan del Ramo
Aras, convento de San Juan del Ramo (45kb)
Aras, convento de San Juan del Ramo
Aras, convento de San Juan del Ramo (26kb)
Aras desde el convento de San Juan del Ramo
Aras desde el convento de San Juan del Ramo (30kb)
Aras, viñedo cerca del convento de San Juan del Ramo
Aras, viñedo cerca del convento de San Juan del Ramo (31kb)
Aras, cerca del convento de San Juan del Ramo, vistas
Aras, cerca del convento de San Juan del Ramo, vistas (23kb)
Aguilar de Codés y Yoar
Aguilar de Codés y Yoar (22kb)
[subir]