índice
Vitoria-Gasteiz, anillo verde
24-05-2016
(mapa)
(mapa) (92kb)

Para este día tenía pensada otra cosa, pero fallaron un par de detalles (el principal, los horarios de las bajamares) y acabé echando mano del famoso anillo verde, el mismo que llevaba en lista de espera desde hacía ni se sabe cuánto. Es lo que pasa con las cosas que se tienen al lado de casa.

Elegí como punto de partida Abetxuko, por lo que puse rumbo norte con la bici, atravesé el puente que da paso al citado barrio y me acerqué a una zona en la que aporté mi granito de arena en la plantación de árboles el año pasado. Esos árboles contribuirán en su momento a la mayor gloria del anillo verde del que forman parte, pero de momento son muy pequeños, unos pitufos, y apenas se distinguían entre la vegetación primaveral.

Abetxuko, plantación de árboles cerca del Áncora de Abetxuko
Abetxuko, plantación de árboles cerca del Áncora de Abetxuko (29kb)
Abetxuko, el tranvía cruzando el puente
Abetxuko, el tranvía cruzando el puente (20kb)

De vuelta al otro lado del puente, dejé la bici y eché a andar, dispuesto a recorrer el anillo en sentido contrario al de las agujas del reloj y dejándome guiar por las señales con tres puntos verdes.

El recorrido básico consta de 30km. A partir de ahí, se pueden añadir extras a gusto del consumidor. Empecé con la idea de atenerme en lo posible al trazado básico.

Tras acompañar al río Zadorra por una zona arbolada y sortear las primeras rotondas y cruces, a la altura del barrio de Ibaiondo estuve por empezar con los extras dirigiéndome a Ihurre en busca de un puente que he visto ya unas cuantas veces en otras tantas pinturas. Como el pueblo está a cierta distancia del río, pregunté a uno de acento gallego (?), que no me aclaró gran cosa, y a otro, en apariencia no muy despierto, que me pareció majo y puso interés, pero al que tampoco sonaba mucho la existencia del puente en cuestión. Tendré que volver.

De Abetxuko a Atxa
De Abetxuko a Atxa (45kb)
De Abetxuko a Atxa, río Zadorra
De Abetxuko a Atxa, río Zadorra (44kb)

Un poco después, la torre de control del aeropuerto de Foronda asomaba a distancia. El camino pasa junto al yacimiento arqueológico de Atxa, junto al despoblado del mismo nombre.

Aeropuerto de Foronda y yacimiento arqueológico de Atxa
Aeropuerto de Foronda y yacimiento arqueológico de Atxa (31kb)

Otro pueblo a distancia, Lopidana, antes de atravesar una zona boscosa y llegar a Gobeo, adonde había llegado una chica que me había adelantado corriendo.
La chica rodeó un árbol y tomó el camino de vuelta... pero no, lo que hizo fue volver a rodear el árbol. Así una y otra vez. Llegué, pasé, me alejé y la chica seguía girando en torno al árbol. Parecía un hamster.

Lopidana desde cerca de Gobeo
Lopidana desde cerca de Gobeo (22kb)
De Atxa a Gobeo
De Atxa a Gobeo (50kb)

Pregunté a un lugareño por el nombre de una casa con un gran escudo: el palacio de Gobeo. No se han complicado mucho la vida con el nombre.
El pueblo tiene también un crucero.

Gobeo, palacio de Gobeo e iglesia
Gobeo, palacio de Gobeo e iglesia (25kb)
Gobeo, crucero
Gobeo, crucero (24kb)

Al poco, mientras hacía alguna foto, me adelantó uno.

–¿Has visto el puente?

Era el chico al que había preguntado en las cercanías de Ihurre.

Dejando atrás Gobeo
Dejando atrás Gobeo (19kb)

Llegando al puente de Astegieta empezó a llover. Debajo del puente, unas presas o agarraderos para practicar escalada.
La lluvia paró pronto.

Astegieta, puente
Astegieta, puente (32kb)
De Gobeo a Zabalgana
De Gobeo a Zabalgana (34kb)

Tras un breve contacto con un área industrial, el camino se introduce en el parque de Zabalgana, la primera de las grandes zonas arboladas de la jornada.
Una gozada.

Instalaciones de Mercedes-Benz
Instalaciones de Mercedes-Benz (19kb)
Parque de Zabalgana
Parque de Zabalgana (43kb)
Parque de Zabalgana
Parque de Zabalgana (38kb)
Zabalgana desde el parque de Zabalgana
Zabalgana desde el parque de Zabalgana (23kb)
Parque de Zabalgana
Parque de Zabalgana (52kb)

En el barrio de Zabalgana, reencuentro con el parque de Armentum, en el que hubo un asentamiento romano, recreado a partir de los restos arqueológicos encontrados. Por allí pasaba la calzada Burdeos-Astorga.

Zabalgana, avenida de la Reina Sofía
Zabalgana, avenida de la Reina Sofía (25kb)
Zabalgana, Armentum
Zabalgana, Armentum (36kb)
Zabalgana, casa
Zabalgana, casa (29kb)
Zabalgana, Armentum
Zabalgana, Armentum (30kb)

El recorrido deja para más tarde el paso por el barrio de Armentia y va primero en busca del bosque homónimo. Una chulada. Segunda ración de disfrute arbóreo.

De Zabalgana al bosque de Armentia, vistas
De Zabalgana al bosque de Armentia, vistas (28kb)
Bosque de Armentia, desde el alto del molino
Bosque de Armentia, desde el alto del molino (34kb)
Bosque de Armentia
Bosque de Armentia (48kb)
Bosque de Armentia
Bosque de Armentia (51kb)
Bosque de Armentia
Bosque de Armentia (46kb)
Bosque de Armentia
Bosque de Armentia (49kb)
Bosque de Armentia
Bosque de Armentia (39kb)
Bosque de Armentia
Bosque de Armentia (35kb)

Aparecen los edificios del citado barrio y se pasa por el Alto de Uleta, la Casa del Santo, el monumento a San Prudencio (patrón de Álava) y uno de los hoteles de cuatro estrellas que hay en la ciudad.

Armentia, basílica de San Prudencio
Armentia, basílica de San Prudencio (39kb)
Armentia, alto de Uleta
Armentia, alto de Uleta (34kb)
Armentia, Casa del Santo
Armentia, Casa del Santo (26kb)
Armentia, monumento a San Prudencio
Armentia, monumento a San Prudencio (45kb)

A continuación, un tramo que se me hizo pesado porque salió el sol y porque no había muchas sombras. Fue en la calle Maite Zuñiga. En la que hay a continuación, Zumabide, la situación mejoró mucho por aquello de la orientación de los rayos solares y esas cosas.

Aparte del tema del sol, el calor y demás, ese tramo es el más motorizado del recorrido básico, con tráfico a ambos lados del paseo, aunque los vehículos pasen a unos cuantos metros de distancia.

Calle Maite Zuñiga
Calle Maite Zuñiga (35kb)
Mendizabala, circo Wonderland
Mendizabala, circo Wonderland (48kb)
Calle Zumabide
Calle Zumabide (55kb)
Calle Iturritxu
Calle Iturritxu (47kb)

Se nubló cuando cambié de aires al enfilar el Campo de los Palacios.
Para cuando llegué a la Casa de la Dehesa de Olarizu se había puesto a llover. Parecía que iba en serio, al menos en intensidad, pero tampoco esta vez duró mucho.

Campo de los Palacios
Campo de los Palacios (46kb)
Olarizu, acceso al parque botánico
Olarizu, acceso al parque botánico (42kb)
Olarizu, llegando a la Casa de la Dehesa
Olarizu, llegando a la Casa de la Dehesa (30kb)
Cerro de Olarizu desde la Casa de la Dehesa
Cerro de Olarizu desde la Casa de la Dehesa (28kb)

La tercera sesión de disfrute arbolado vino de camino a Puente Alto, antes de llegar al arboreto de Olarizu. Todavía caían algunas gotas.
En el arboreto, pululaban cual abejas los trabajadores de una empresa de mantenimiento de parques y jardines.

De Olarizu a Puente Alto
De Olarizu a Puente Alto (49kb)
De Olarizu a Puente Alto
De Olarizu a Puente Alto (51kb)
De Olarizu a Puente Alto
De Olarizu a Puente Alto (44kb)
Arboreto de Olarizu
Arboreto de Olarizu (27kb)

En Puente Alto, identifiqué la casa de acogida para hombres sin recursos. Un poco antes, una imagen de la Virgen sobre un tronco, la misma que (coincidencias de la vida) vi unas horas después publicada en la prensa del día por haber enviado un ciudadano la fotografía al periódico de turno.

Puente Alto, silo
Puente Alto, silo (20kb)

Todavía en Puente Alto, las antiguas instalaciones de Fournier, apellido que viaja por todo el mundo, asociado al nombre de Vitoria, impreso en los naipes de barajas de cartas de diversos tipos.

Puente Alto, antiguas instalaciones de Fournier
Puente Alto, antiguas instalaciones de Fournier (26kb)

El camino conduce a las inmediaciones de Errekaleor, barrio que aún sigue en pie, okupado. Sus antiguos pobladores lo fueron abandonando progresivamente, con mayor o menos rapidez en función de su mayor o menor acuerdo con los responsables municipales y sus proyectos urbanísticos (y lo que les ofrecían a cambio de sus pisos, claro).

Errekaleor
Errekaleor (15kb)

Los calores de la travesía de oeste a este por el sur de la ciudad encontraron su continuación mientras iba hacia el norte desde Errekaleor. Un poco rollo.
Los posibles alicientes comenzaban con un edificio del barrio de Izarra que fue noticia en la prensa varias veces porque a algunos de los paneles de cristal (creo) que recubren su fachada les daba por caerse. En el rato que estuve observándolo no pasó nada.

El que sí pasó fue el tren. Aun sabiendo que las vías quedaban cerca, tuvo su cosa verlo pasar a toda velocidad entre casas.

Paso sobre las vías del tren
Paso sobre las vías del tren (34kb)

Cruzadas las vías por un paso superior, añadí un breve extra al itinerario al acercarme al monolito de un pequeño parque de la calle Los Astrónomos.
Hoy cuesta leer lo que pone en él.
En cualquier caso, dice lo siguiente:

En este terreno
se situaron las
misiones científicas
enviadas por diferentes
naciones para estudiar
el eclipse total de sol
que tuvo lugar el día
18 de julio 1860
Calle los Astrónomos, monolito
Calle los Astrónomos, monolito (41kb)

Volviendo sobre mis pasos, pregunté a una chica que iba con un cochecito (con niña incluida) si conocía el monolito y sus inscripción. Obviamente, dijo que no. La puse al corriente de la historia y añadí, como deberes, que la difundiera a los cuatro vientos.

Enseguida estaba pasando junto al trinquete de Los Astrónomos. De haber sabido que se pasaba por ahí, seguramente habría podido enlazar desde el monolito.

Trinquete
Trinquete (24kb)

El tránsito por las calles de Salburua (antiguo aeródromo), con sus nombres tan europeos, tuvo (seguía teniendo) el incordio del calor (era mediodía y las nubes se habían retirado definitivamente), pero era el último tramo urbano del recorrido.

Portal de Elorriaga, casa grande y casa pequeña
Portal de Elorriaga, casa grande y casa pequeña (36kb)
Salburua
Salburua (26kb)
Salburua, paseo de Europa
Salburua, paseo de Europa (35kb)
Salburua
Salburua (31kb)
Llegando al parque de Salburua
Llegando al parque de Salburua (30kb)

A la entrada del parque de Salburua, me senté a la sombra a descansar y aproveché para entablar una efímera amistad con varios perros a los que sus dueños llevaron a beber a una fuente que había al lado.
Ese parque cuenta, como principal reclamo, con sus famosos humedales, a los que acuden numerosas especies de aves acuáticas. Entre eso y sus espacios arbolados completó el cuarteto de los mejores momentos del día.

Elorriaga desde el parque de Salburua
Elorriaga desde el parque de Salburua (26kb)
Parque de Salburua
Parque de Salburua (48kb)
Parque de Salburua
Parque de Salburua (57kb)
Parque de Salburua
Parque de Salburua (49kb)
Parque de Salburua
Parque de Salburua (29kb)
Parque de Salburua
Parque de Salburua (41kb)
Parque de Salburua
Parque de Salburua (64kb)
Salburua desde el parque
Salburua desde el parque (36kb)
Parque de Salburua
Parque de Salburua (57kb)
Parque de Salburua, cigüeñas
Parque de Salburua, cigüeñas (47kb)
Parque de Salburua
Parque de Salburua (62kb)

De nuevo a pleno sol al acercarme al Ataria, Centro de Interpretación de esos humedales. Estaba cerrado a esa hora.
A unos pasos, el Buesa Arena, pabellón en el que juega el Caja Laboral Baskonia de baloncesto.

Centro de Interpretación Ataria
Centro de Interpretación Ataria (33kb)
Pabellón Buesa Arena y sede de la Vital Kutxa
Pabellón Buesa Arena y sede de la Vital Kutxa (33kb)

Las sombras reaparecieron tras un rato recorriendo el paseo junto al río Alegría, al que me acerqué a saludar en un momento dado aprovechando unas escaleras al efecto.

Saliendo del parque de Salburua
Saliendo del parque de Salburua (33kb)
Paseo junto al río Alegría
Paseo junto al río Alegría (53kb)
Río Alegría
Río Alegría (43kb)
Río Alegría
Río Alegría (57kb)

Me senté otro rato antes de despedirme de ese río. Vista la hora y la temperatura ambiental, pensé que no vería a nadie; pero pasó una pareja, un trío de mujeres, un hombre...

Unos minutos después caminaba por la vía verde del Vasco-Navarro a la altura de las instalaciones deportivas de Gamarra.
A la vía verde se le dice adiós pronto, al llegar a un puente.

Vía verde del Vasco-Navarro, desvío
Vía verde del Vasco-Navarro, desvío (23kb)

Más de una vez, al pasar con la bici, me había preguntado a dónde iría la gente que veía caminando por las inmediaciones de ese puente.
El camino se topa con un vado por el que pasaba aquella tarde cierta cantidad de agua. Al menos, un hombre que estaba al otro lado no veía nada claro lo de cruzar por ahí. Busqué otro paso, a ser posible libre de agua. Lo había, pasé, y el hombre, atento a la jugada, tiró hacia allá.

Vado cerca de Gamarra
Vado cerca de Gamarra (31kb)

El caso es que al final se acaba volviendo al puente, aunque ahora por abajo, que es desde donde mejor se ven las escaleras que suben al puente...
O sea, que si uno va a pie (o en bici y no le importa cargar un momento con ella) y se quiere ahorrar el rodeo que empieza llegando al puente y termina debajo del mismo no tiene más que atravesar el puente y bajar por las escaleras que quedan a la derecha.

Según estaba contemplando las escaleras, coincidió que pasaron varios ciclistas por el puente. Me gustó la imagen y decidí esperar a que pasara algún otro para hacer una foto. Era cuestión de un momento.

El momento se convirtió en rato.
Subí a la vía verde para ver con antelación cuándo se acercaba algún bicicletero y poder bajar para estar preparado para afotarlo.

Del lado de Gamarra no venía nadie. Del de Durana, tampoco.
Seguía siendo cuestión de un momento que apareciera alguno.

Pues no. En lontananza no asomaba nadie, ni siquiera a pie, ni por un lado ni por el otro.
Seguí esperando pacientemente y el panorama no cambió lo más mínimo.

La bici la tenía a menos de cinco metros para cuando me di cuenta y venía muy despacio. La empujaba su dueña, María, por las mismas escaleras por las que había subido un servidor hacía ya un rato.
María Vg, una especie de pequeño terremoto a pedales, se puso rápidamente en situación y accedió a cruzar el puente en ambos sentidos para que un servidor hiciera la foto de marras desde abajo.
Se dirigía hacia el túnel de Laminoria, pero antes de continuar me puso al corriente de algunas de sus aficiones, como la de andar en bicicleta por los alrededores de Vitoria (dijo conocer todos los pueblos que rodean a la ciudad), o la de hacer fotos (ahora le ha dado por las de caminos) y vídeos, y otras, y más, etc. Un caso. Cuenta sus andanzas aquí

María Vg en el puente de la vía verde del Vasco-Navarro
María Vg en el puente de la vía verde del Vasco-Navarro (23kb)
María Vg en el puente de la vía verde del Vasco-Navarro
María Vg en el puente de la vía verde del Vasco-Navarro (24kb)

Mientras hablábamos, apareció no uno, ni dos ni tres ciclistas, sino un pelotón hecho y derecho. No podían haber pasado antes, no.
Tampoco podían ir en fila india ni circulando en paralelo; tenían que hacerlo en masa, ocupando a lo máximo la anchura del bidegorri.
Entre eso y nosotros dos parados en un lado, una chica que venía en el otro sentido tuvo que parar y esperar a que pasaran las varias docenas de cicloturistas para poder continuar.

Ciclistas cruzando el puente de la vía verde del Vasco-Navarro
Ciclistas cruzando el puente de la vía verde del Vasco-Navarro (29kb)

Tras ese rato entretenido, reanudé la marcha. Gamarra Mayor estaba a tiro de piedra siguiendo el parque del Zadorra.

Parque del Zadorra, llegando a Gamarra Mayor
Parque del Zadorra, llegando a Gamarra Mayor (29kb)
Gamarra Mayor, palacio e iglesia
Gamarra Mayor, palacio e iglesia (21kb)

Después, ya sólo quedaba seguir acompañando al río y a su parque hasta el punto de partida, Abetxuko, aunque el final fue algo menos plácido de lo esperado. Y es que en la rotonda previa al puente que conduce al barrio había numerosos policías municipales, alguna ambulancia, una grúa, coches esperando su turno para pasar y bastantes curiosos. Los que se iban incorporando preguntaban qué había pasado. Todo parecía indicar que había volcado una furgoneta. Mientras recogía la bici y me preparaba para irme, el ruido de fondo lo pusieron los municipales con sus silbatos. Al menos, una buena señal cuando se fue la ambulancia, pues lo hizo sin hacer sonar la sirena.

Parque del Zadorra, de Gamarra Mayor a Abetxuko
Parque del Zadorra, de Gamarra Mayor a Abetxuko (49kb)
Parque del Zadorra, de Gamarra Mayor a Abetxuko
Parque del Zadorra, de Gamarra Mayor a Abetxuko (38kb)
Parque del Zadorra, de Gamarra Mayor a Abetxuko
Parque del Zadorra, de Gamarra Mayor a Abetxuko (21kb)
Parque del Zadorra, puente peatonal de Abetxuko
Parque del Zadorra, puente peatonal de Abetxuko (38kb)
Abetxuko, paisaje tras un accidente
Abetxuko, paisaje tras un accidente (23kb)

[Al día siguiente, la prensa informaba del choque del tranvía con una furgoneta, cuyo conductor sufrió un traumatismo en un codo y diversas contusiones; una pareja que viajaba en el tranvía sufrió un ataque de ansiedad.]

Esa mala impresión no fue la última de la excursión, pues un mosquito se me coló en un ojo en el último parque antes de llegar a casa.

Estaría bien repetir la experiencia (hablo del anillo verde, no del mosquito), pero utilizando algunos de los extras de las diversas zonas por las que se pasa para que el recorrido sea exterior-exterior, sin andar ni entre casas ni con ruido de coches. Aunque para eso habría que calcular bien calculada la distancia total.

[subir]