índice
Baraibar - Iribas - Baraibar - San Miguel de Aralar - Baraibar
27-03-2016
(mapa)
(mapa) (175kb)

El Domingo de Pascua se lleva a cabo la tradicional salida de la imagen de San Miguel de su santuario en Aralar para comenzar un recorrido por numerosos (cerca de 300) pueblos del norte de Navarra. En la actualidad, casi todas las etapas se realizan en coche. La primera, que termina en Baraibar, es la única que se sigue haciendo a pie.
Tras algunos años viendo la crónica de turno en las noticias me animé a ir este año.
Me di por documentado leyendo un artículo publicado en la prensa tras la edición de 2015 y viendo un vídeo (dividido en tras partes: primera, segunda y tercera) de la edición de 2011.

La víspera había estado lloviendo a todo meter, sobre todo a la noche.

La ocasión era propicia para, de paso, visitar el nacedero del río Ertzilla, en Aitzarrateta (Iribas), que se me escapó el verano pasado.

Pero antes aproveché la coyuntura para reducir la lista de caseríos que me quedan por ver de la veintena que citaba la prensa en un artículo de abril de 2015.
No tuve más que pasar por Berastegi, donde se encuentra el caserío Baztarretxe, reconvertido para uso turístico. Tiene un par de caseríos cerca que tampoco están nada mal, aunque no sean tan antiguos. En un prado cercano, un gallo dando voces rodeado de unas pottokas que no le hacían ni caso.

Berastegi, junto al caserío Baztarretxe
Berastegi, junto al caserío Baztarretxe (55kb)
Berastegi, caserío Baztarretxe
Berastegi, caserío Baztarretxe (31kb)
Berastegi, vistas desde el caserío Baztarretxe
Berastegi, vistas desde el caserío Baztarretxe (21kb)
Berastegi, pottokas y gallo
Berastegi, pottokas y gallo (45kb)

Breve parada fuera de programa en el casco urbano de Berastegi, que está como a 1km del caserío en cuestión.

Berastegi, iglesia y prados
Berastegi, iglesia y prados (23kb)
Berastegi, ayuntamiento y plaza
Berastegi, ayuntamiento y plaza (27kb)

De allí a Baraibar.

Baraibar, vistas hacia Iribas
Baraibar, vistas hacia Iribas (29kb)
Baraibar, cabras tomando el sol
Baraibar, cabras tomando el sol (35kb)

Me puse las botas y pregunté por la pista que conduce a Iribas a un señor mayor que salió de un todoterreno (del asiento del conductor) con un brazo en cabestrillo...

Hacía buen tiempo y llegué a Iribas todo animado.

De Baraibar a Iribas
De Baraibar a Iribas (49kb)
Iribas, pórtico de la iglesia
Iribas, pórtico de la iglesia (30kb)
Iribas
Iribas (22kb)

Como era previsible, andaba gente yendo y viniendo del nacedero, aunque tampoco mucha.
En las inmediaciones del nacedero propiamente dicho, un hombre me preguntó por lo que él pensó que era un soporte para el objetivo de la cámara de fotos y que, en realidad, tengo y utilizo para llevar la botella de agua colgada del cuello. De todas formas, se quedó con la idea y dijo que se lo comentaría a su mujer, para que le haga algo por el estilo para llevar el accesorio, pues no lo suele utilizar porque le da pereza cargar con él. "Tengo un 50...".
Podía haber hecho sangre echándole en cara que se haya comprado un 50 para no utilizarlo; pero no tengo ni idea de qué es un 50 (será un teleobjetivo de esos alargadísimos), así que mejor me callé.

De Iribas a Aitzarrateta
De Iribas a Aitzarrateta (71kb)
De Iribas a Aitzarrateta, borda de Arotzenea
De Iribas a Aitzarrateta, borda de Arotzenea (44kb)
De Iribas a Aitzarrateta
De Iribas a Aitzarrateta (79kb)

La surgencia del Ertzilla, al pie de un potente paredón y echando agua a manta, me pareció cosa de ver. Parece mentira que ese río lleve tanta agua recién nacido.

Aitzarrateta
Aitzarrateta (39kb)
Aitzarrateta, nacedero del río Ertzilla
Aitzarrateta, nacedero del río Ertzilla (43kb)
Aitzarrateta
Aitzarrateta (44kb)
Aitzarrateta, molino
Aitzarrateta, molino (39kb)

El regreso a Iribas lo hice por un sendero alternativo que pretende aportar variedad al paseo. Había más barro -pero en un tramo relativamente corto- y casi ningún paseante.

De Aitzarrateta a Iribas
De Aitzarrateta a Iribas (66kb)

Los únicos con los que me crucé los divisé un poco antes, mientras disfrutaba de la laguna formada en el sumidero por el que desaparece el Ertzilla. Ese lugar me gustó mucho. Cuando retomé la pista, allí seguían los senderistas previamente divisados. Estaban parados mientras una mujer apuntaba con su cámara de fotos a algo.
Seguían parados, y la mujer apuntando y enfocando, cuando llegué a su altura. Pregunté a un hombre y señaló a un petirrojo que, fiel a la costumbre de los de su especie, posaba en una rama cercana.
Me quedé yo también contemplándolo.
Al poco, se oyó un "pío" y un "¡mecachis en la mar!", pronunciados en ese orden y por seres diferentes, obviamente.
Tanto tiempo enfocándolo y la mujer no había conseguido lo que se proponía, pues el pájaro había volado antes.

De Aitzarrateta a Iribas, laguna en el sumidero
De Aitzarrateta a Iribas, laguna en el sumidero (56kb)

Para cuando llegué a la sima de Lezegalde había empezado a mirar con preocupación el reloj.
Había estado en Berastegi más tiempo del previsto.
El paseo hasta Aitzarrateta y la vuelta me estaban llevando más tiempo de lo esperado.
Empezó a calentar el sol lo suficiente como para no andar a gusto...

De Aitzarrateta a Iribas
De Aitzarrateta a Iribas (33kb)
De Aitzarrateta a Iribas, sima de Lezegalde
De Aitzarrateta a Iribas, sima de Lezegalde (75kb)

Total, que dejé la visita al lugar de Basakaitz, donde resurge el río, ahora rebautizado como Larraun, y volví a Iribas, de donde regresé a Baraibar.

De Iribas a Baraibar
De Iribas a Baraibar (20kb)
Llegando a Baraibar
Llegando a Baraibar (40kb)

En esta segunda entrada en el pueblo y antes de coger agua, me fijé en un azulejo cuya superficie está bien aprovechada para informar a quien corresponda acerca de la provincia, partido judicial, valle, lugar y barrio en que uno se encuentra.
Debe de ser muy útil (es un suponer) si aparece algún pelma y empieza a preguntar por esto y por aquello. Entonces, se le muestra el azulejo y, mientras el otro está entretenido leyéndolo, el lugareño aprovecha para escapar.

Baraibar, azulejo informativo
Baraibar, azulejo informativo (41kb)

Pregunté por la pista hacia San Miguel a dos individuos que estaban en la terraza de un bar. Al decirles que no quería subir por Ata (por donde bajaría a la tarde) sino por el otro lado, uno de ellos dijo que siguiera la carretera un par de kilómetros, hasta un desvío en el kilómetro 6. Como no le puse muy buena cara a lo de ir por la carretera, habló de otra pista, balizada, que arranca un poco más arriba de la iglesia y que acaba cruzando la carretera en el kilómetro 8.

Pues nada, pista de cemento arriba hasta que las marcas (blancas y amarillas) invitan a dejarla por la izquierda.

De Baraibar a San Miguel
De Baraibar a San Miguel (31kb)
De Baraibar a San Miguel, yeguas
De Baraibar a San Miguel, yeguas (25kb)

El camino me gustó. Las hayas aún no tenían hojas. Había acebos, zonas con musgo, vi un par de corzos... y me topé con un árbol caído en medio del sendero.
Un pequeño rodeo y ya está, aunque dejé de ver marcas (ya de por sí escasas, dicho sea de paso), pero el camino parecía evidente... hasta que dejó de parecerlo.
Seguí, con la esperanza de que asomara alguna marca. Nada.

De Baraibar a San Miguel
De Baraibar a San Miguel (71kb)
De Baraibar a San Miguel
De Baraibar a San Miguel (71kb)
De Baraibar a San Miguel, acebos
De Baraibar a San Miguel, acebos (85kb)

Acabé tropezando con un GR, que supuse sería el de la Vuelta a Aralar.
(No era ese, el GR-20, sino el GR-12, el de la Vuelta a Euskal-Herria)

De Baraibar a San Miguel, por el GR-12
De Baraibar a San Miguel, por el GR-12 (73kb)

Lo seguí un rato por donde me pareció (por la derecha) y lo abandoné para subir en dirección sur hasta alcanzar una altura desde la que se divisaba Artxueta (a sus pies está San Miguel) a lo lejos.
Más que lejos en cuanto a distancia (que también) lo estaba en cuanto a tiempo. Me había enredado lo suficiente como para no poder llegar a tiempo a la salida del Ángel, a las 16:30. No me hizo ninguna gracia.

Artxueta
Artxueta (43kb)

El plan B improvisado consistía en salir de allí (genial idea), monte y bosque a través, en dirección hacia el Artxueta hasta toparme con la carretera, donde haría auto-stop hasta el santuario, lo que me permitiría llegar a tiempo.
El plan quedó rápidamente aprobado con un voto a favor y ninguno en contra.
Tras un hermoso rodeo para evitar una no menos hermosa depresión del terreno, apareció una pista que seguí felizmente hasta la carretera. Serían las 15:15 y allí me planté a la espera de que pasaran vehículos.
Según cuántos kilómetros faltaran, igual todavía podía llegar yendo a pie por la carretera, pero iba a andar muy justo y lo que quería era llegar con tiempo para estar un rato tranquilo antes de reemprender la marcha con la gente.

Bajando hacia la carretera
Bajando hacia la carretera (71kb)
Carretera de Lekunberri a San Miguel, cerca del km 10
Carretera de Lekunberri a San Miguel, cerca del km 10 (53kb)

Pasaron unos cuantos coches de golpe.
Otros pocos.
Una moto.
Alguno más.
Creo que alguno aceleró al verme.

Estoy convencido de que si hubiera estado haciendo auto-stop en la pista que sube desde Uharte me habrían cogido a las primeras de cambio. Es que por la pista sube más bien gente de la zona, mientras que por la carretera lo hacen los urbanitas y turistas procedentes de quién sabe dónde.
Al cuarto de hora empecé a ponerme nervioso.
Otro poco más de espera infructuosa y me puse en marcha, por el asfalto, a ver si llegaba pronto a las ruinas de Guardaetxe y echaba el alto a algún coche que se dispusiera a subir desde allí al santuario.
Apareció el punto kilométrico 10. También, una pista que me tentó a realizar un intento de llegar a pie a mi objetivo, pero me dejé de aventuras.
Tras un rato sin pasar coches, apareció y paró uno. Salvado.
Catalana y guipuzcoano, residentes en Cataluña, habían estado alguna vez en San Miguel, pero hacía años. No sabían lo de la salida del Ángel y les interesó el asunto. Él había leído, años ha, "Amaya o los vascos en el siglo VIII", donde Navarro Villoslada novela el episodio de Teodosio de Goñi, las cadenas, el dragón, etc.
Para cuando pasamos por Guardaetxe, la nieve había hecho su aparición en el paisaje. Estaba todo muy bonito, ciertamente.
Poco antes de las 16h estábamos en el aparcamiento, bastante abarrotado.

San Donato desde San Miguel de Aralar
San Donato desde San Miguel de Aralar (29kb)
San Miguel de Aralar
San Miguel de Aralar (29kb)

Contrariamente a lo que pensaba, en el santuario no estaba la imagen. Tampoco la había visto las últimas veces que había estado allí.
Pregunté en la tienda (no sé si también hace de sacristía). La pareja que la atiende me puso al corriente de cómo están las cosas.
A San Miguel sigue yendo gente que conoce, valora y respeta aquello; pero también asoman sujetos con perversas intenciones.
Como en todas partes, vamos.
Total, que, tras diversos incidentes y ante la imposibilidad de estar todo el tiempo con la vista puesta en la imagen, se decidió que ésta permanezca guardada cuando se encuentra en el santuario.

Los tiempos cambian.
A peor, por cierto.

Un rato de espera hasta las 16:15, en que colocaron la imagen sobre el altar.

San Miguel de Aralar, imagen de San Miguel
San Miguel de Aralar, imagen de San Miguel (31kb)

Otro poco y se ofició la sencilla y breve despedida.
El portador de la imagen (el mismo del que habla el artículo y que aparece en el vídeo citados al principio) se puso en marcha (unos minutos antes de las 16:30) y, tras él, los que iban a acompañarlo en su recorrido hasta Baraibar y algunos más que lo iban a hacer hasta donde se coge el camino de Madotz. Entre estos últimos se encontraba la pareja que me había llevado en su coche. Se les veía contentos con la experiencia, sobre todo a ella. Nueva despedida, que les vaya bien.

La imagen de San Miguel saliendo del santuario
La imagen de San Miguel saliendo del santuario (31kb)

El principal cambio respecto a lo que muestra el vídeo de marras es que este año la nieve cubría el camino durante la mayor parte del itinerario previo al valle de Ata. Eso nos puso y nos mantuvo en fila india durante un largo rato.

Dejando atrás el santuario de San Miguel de Aralar
Dejando atrás el santuario de San Miguel de Aralar (27kb)
De San Miguel a Ata
De San Miguel a Ata (48kb)
De San Miguel a Ata, montón de piedras
De San Miguel a Ata, montón de piedras (27kb)
De San Miguel a Ata
De San Miguel a Ata (31kb)

Y contentos, porque uno comentó que había subido la víspera por allí y había 30cm de nieve.
En el grupo había desde gente mayor hasta un pitufo de tres años (casi cuatro) y una rubita con coleta que tendría la misma edad o poco más. Abundaban familias con hijos, lo que le daba al asunto un ambiente muy majo.
Por haber, también había un perrito.

Tardé muy poco en percatarme de un par de cosas.
Por una parte, un servidor tenía serias dificultades para caminar de manera fluida. Qué forma de resbalar, qué manera de hacer equilibrios para no caer, qué rectificados a pie cambiado. Y la nieve colándose en la bota derecha.
(Hacía tiempo que no me fijaba en el estado de las suelas de las botas y, cuando lo hice al final de la excursión, comprendí que anduviera como lo hice por la nieve aquella tarde).
Por otra, el ritmo que se seguía era más bien vivo. Hombres y mujeres, adolescentes, pequeñajos, allí no perdía comba nadie.
El único que se salía cada dos por tres de la fila era uno que andaba haciendo fotos. Me pareció que tenía mérito.
Claro, que si se trata de buscar méritos, no sé qué habría que decir de Mariano Zubiria, el portador. Entre la imagen propiamente dicha, el mástil y unos correajes, el hombre carga con un peso de unos 15kg. Y caminaba como si nada. Los demás, sin ese peso extra, lo mismo. Yo me conformaba con seguirles el paso.

Se ve que muchos de los participantes repiten año tras año, y que tienen costumbre de caminar, y de hacerlo por el monte.
Probablemente, ya desde la cuna, en vez de patucos les ponen botas; y a la hora de tomar la papilla, en lugar de babero les ponen las polainas.
Por cierto, se veían muchas polainas. Es lo que tiene contar con información privilegiada.

Breve parada antes de bajar a Ata, casi despidiéndonos definitivamente de la nieve.

De San Miguel a Ata, descanso
De San Miguel a Ata, descanso (55kb)
De San Miguel a Ata
De San Miguel a Ata (60kb)

Ata me gusta mucho. No pasaba por ese valle desde hacía años y no sabía cuánto del mismo recorreríamos antes de desviarnos hacia Burnigurutze.
Fue un rato majo.
Todavía faltaba bastante (me temo) hasta Erroldan Harria cuando la comitiva dejó la pista por la izquierda.
De todas formas, aunque hubiera sabido que quedaba cerca no me habría desviado para verlo. Cualquiera les dejaba escaparse a estos.

Valle de Ata
Valle de Ata (39kb)

Camino más o menos embarrado hasta Burnigurutze, donde se lleva a cabo el "beso" de la imagen con la cruz que da nombre al lugar. Después, un rato de espera para reagruparnos y, a la voz de "¡al asalto de Baraibar!", dada por Mariano, se reanudó la marcha.

De Ata a Burnigurutze
De Ata a Burnigurutze (58kb)
Burnigurutze, beso de la imagen y la cruz
Burnigurutze, beso de la imagen y la cruz (72kb)
Burnigurutze, descanso
Burnigurutze, descanso (62kb)

Un tramo de hayedo con cierta pendiente fue escenario de numerosos resbalones. Me fui al suelo una vez. Un chaval que me adelantó mientras me levantaba se cayó a los pocos metros de idéntica forma a como lo había hecho yo. Ya le dije que no valía copiar.
Que levante la mano el que no se cayó ni una vez.

De Burnigurutze a Baraibar
De Burnigurutze a Baraibar (63kb)
De Burnigurutze a Baraibar
De Burnigurutze a Baraibar (68kb)
De Burnigurutze a Baraibar
De Burnigurutze a Baraibar (56kb)

Diversos desvíos con sus consiguientes tramos de pista o camino de anchuras variables nos fueron aproximando a la carretera.
Poco antes, y gracias a que los árboles no tenían hojas, se podía contemplar una panorámica de la zona que había recorrido por la mañana, con las referencias de la borda de Arotzenea y la muralla rocosa que preside Aitzarrateta.

De Burnigurutze a Baraibar, cerca de Aitzarrateta
De Burnigurutze a Baraibar, cerca de Aitzarrateta (31kb)

Lo del punto kilométrico 5 de la NA-7510 es, en apariencia, algo muy normal. Eso es lo que da a entender ver a un grupo de senderistas que sortea de uno en uno un paso de una alambrada mientras suena un irrintzi y que se reúne de forma informal con algunas personas que les están esperando y que se fotografían en grupos, en parejas o en solitario (qué ilusión me hizo esa foto) junto a un individuo que porta una curiosa imagen dorada.
Pero las apariencias engañan. Lo que se produce en realidad en ese lugar es una toma de posesión. Ese grupo, en apariencia (siempre en apariencia) tan pacífico como inofensivo, toma posesión de la carretera y no la suelta por nada del mundo.
Ya pueden venir coches por delante o por detrás (bueno, al principio algunos que bajaban ya consiguieron pasar).
Que esperen a que pasemos los que suben; que nos sigan los que bajan. Esa parecía ser la consigna tácita.
Imagino que la gente que sabe de qué va la cosa se alegrará de ver pasar al Ángel.
Los que ignoren de qué se trata se rascarán la cabeza y en paz.

De Burnigurutze a Baraibar, km 5 de la carretera
De Burnigurutze a Baraibar, km 5 de la carretera (25kb)
Junto a la imagen de San Miguel
Junto a la imagen de San Miguel (38kb)
Camino de Baraibar por la carretera
Camino de Baraibar por la carretera (39kb)
Artxueta, de por allí venimos
Artxueta, de por allí venimos (26kb)

Ya muy cerca de Baraibar, el encuentro con la cruz procesional local y con más personas.
Llegados al pueblo, se efectuó el sencillo ritual de la bendición de campos "lau haizeetara", orientándose el grupo sucesivamente a cada uno de los puntos cardinales mientras se leen unos versículos de los Evangelios.
Tras eso, a la iglesia, donde se da a besar la imagen.

Llegando a Baraibar
Llegando a Baraibar (22kb)
Baraibar, ritual de bendición de campos 'lau haizeetara'
Baraibar, ritual de bendición de campos 'lau haizeetara' (31kb)
Baraibar, llegando a la iglesia
Baraibar, llegando a la iglesia (27kb)

A continuación había misa.

Tenía muchas ganas de participar y ya lo he hecho. Me ha gustado y puede que repita.
Puestos a pedir, habría disfrutado más sin tanta preocupación en bastantes momentos por dónde ponía el pie.
Por otra parte, esta tradición ¿es una romería? ¿se puede considerar como una peregrinación? ¿se trata de una procesión? Me temo que no es ni lo uno ni lo otro ni lo de más allá.
Sea lo que sea, espero que perdure por muchos años. Visto lo visto, hay cantera.

Al día siguiente, la crónica periodística parecía una copia de la del año precedente, limitándose a cambiar un poco el orden y el contenido de las frases.

[subir]