índice
Ordizia - Urretxu - Bergara - Azkoitia - Mandubia - Ordizia
08-11-2015
(mapa)
(mapa) (175kb)

El "veranillo de San Martín" llevaba unos días de adelanto y para este domingo anunciaban viento sur y temperaturas veraniegas.
Sabiéndolo, todo es cuestión de hacerse a la idea.

Ordizia, Txindoki desde Malkasko
Ordizia, Txindoki desde Malkasko (18kb)

A primera hora andaba bastante gente corriendo y en bicicleta. Se supone que todos ellos al corriente de las previsiones meteorológicas.
Los que participaron aquel día en la Behobia-San Sebastián lo pasaron mal. Murió un corredor y varios más acabaron en la UCI.

Beasain, palacio Igartza
Beasain, palacio Igartza (23kb)
Beasain, casa Dolarea
Beasain, casa Dolarea (22kb)

No sé si fue por el viento sur o porque llevaba casi tres semanas sin tocar la bicicleta o porque daba por hecho que con esta excursión daba por terminada la temporada cicloturista, o por las tres cosas a la vez, el caso es que notaba las piernas más duras que ni sé.

El bidegorri pasa por Beasain, llega a Ormaiztegi y sigue durante un rato.
La empresa Irizar funcionaba antaño en unos terrenos del propio casco urbano de Ormaiztegi. Hoy se pueden ver autobuses con su carrocería por todo el mundo.

Ormaiztegi, portada de la iglesia y pila bautismal
Ormaiztegi, portada de la iglesia y pila bautismal (27kb)
Ormaiztegi, Museo Zumalakarregi
Ormaiztegi, Museo Zumalakarregi (60kb)
Ormaiztegi, instalaciones de Irizar
Ormaiztegi, instalaciones de Irizar (24kb)

En Alegia, barrio de Ezkio-Itsaso, hay una picota.

Ezkio-Itsaso, picota de Alegia
Ezkio-Itsaso, picota de Alegia (25kb)

Poco más adelante, la GI-632 sobrevuela durante unos metros la GI-2632 con el acompañamiento de un ruidillo proveniente de una central eléctrica que hay justo al lado. Como para pasar de noche sin saber de qué se trata.

Ezkio-Itsaso, de Alegia a Santa Lucía, bajo la GI-632
Ezkio-Itsaso, de Alegia a Santa Lucía, bajo la GI-632 (18kb)

Se me ocurrió subir un momento (a pie, por las escaleras) al santuario que sustituye -desde el otoño/invierno de 2012 y con motivo de las obras del TAV- al que se ubicaba en el lugar donde se produjeron unas (supuestas) apariciones de la Virgen, que profetizó la Guerra Civil a Francisco Goicoechea el 7 de julio de 1931, al inicio de la Segunda República Española, en estos términos:

Habrá una guerra civil entre católicos y no católicos en el País Vasco. Al principio los católicos sufrirán seriamente y perderán muchos hombres, pero al final triunfarán con la ayuda de los veinticinco ángeles de Nuestra Señora.

A partir de los primeros visionarios -dos niños de Ezkio-, el fenómeno fue extendiéndose sobre todo por Goierri y la zona de Burunda en Navarra. Y en la campa de Anduaga llegaron a juntarse 80.000 fieles en un solo día y cerca de un millón de personas en el año 1931. El antropólogo estadounidense William A. Christian realizó un interesante análisis del fenómeno cuyo resultado publicó en el libro: "Las Visiones de Ezquioga. La Segunda República y el Reino de Cristo".

A diferencia de lo que pasó con Fátima, en 1934, el obispo de Vitoria, Mateo Múgica, negó el carácter sobrenatural de los acontecimientos y el Vaticano falló a su favor.
El asunto derivó en un gran trauma para los protagonistas, tanto visionarios como creyentes, los cuales fueron víctimas de prohibiciones, encarcelamientos, ingresos en psiquiátricos y burlas.

Pío Baroja habló del asunto en la novela "El cura de Monleón".
Más recientemente, en 2001 se estrenó la película "Visionarios", basada en los hechos citados.

Ezkio, santuario mariano, exterior
Ezkio, santuario mariano, exterior (20kb)

Cuando llegué, había una pareja que se fue al poco. Yo tampoco estuve mucho rato.

En Santa Lucía (cabeza de municipio de Ezkio-Itsado) espera otra picota.

Ezkio, Santa Lucía, picota
Ezkio, Santa Lucía, picota (22kb)

Las obras del TAV también han obligado a modificar el comienzo del trazado de la carretera que de Santa Lucía sube a Ezkio. La seguí durante un kilómetro para volver a ver el caserío Igartubeiti, reconvertido en museo para que el personal conozca cómo funcionaban esos edificios.
Había una mesa larga con manzanas de diversas variedades expuestas. Se ve que llevaban allí varios días, pues algunas manzanas estaban pudriéndose.

Ezkio, caserío Igartubeiti
Ezkio, caserío Igartubeiti (30kb)
Itsaso desde el caserío Igartubeiti
Itsaso desde el caserío Igartubeiti (20kb)

Para cuando llegué a Zumarraga, tras subir el alto previo, me parecía que sobre los hombros llevaba una pajarera llena. Cosas del viento sur.

En primer lugar, fui a la casa natal de Miguel López de Legazpi, de quien dice la Wikipedia que fue almirante y gobernador español del siglo XVI, primer gobernador de la Capitanía General de las Filipinas y fundador de las ciudades de Cebú (1565) y Manila (1571).
Es uno de los cinco guipuzcoanos ilustres representados por otros tantos bustos en la fachada del edificio de la Diputación de Gipuzkoa, en la bonita plaza Gipuzkoa de Donostia-San Sebastián.

Zumarraga, casa Legazpi
Zumarraga, casa Legazpi (41kb)

Tras andar a mis anchas por la casi desierta plaza Euskadi, amenizado el paseo por un par de txistularis apostados en los soportales del ayuntamiento, intercepté a un nativo para preguntarle por la plaza Navarra, donde han puesto el escudo del pueblo.
Me acompañó. Llegados a dicha plaza (cerca de la otra), me presentó a un señor que había sido secretario en el ayuntamiento. El escudo está bien visible.
A cuenta de que una de las casas que hay junto al ayuntamiento es la casa Uzkanga, el ex secretario comentó que los Uzkanga eran unos hermanos que hicieron fortuna en las Américas y que, cuando volvieron, se trajeron, entre otras cosas, unos plantones de sequoia que crecieron y crecieron hasta convertirse en los hermosos ejemplares que se pueden contemplar junto al río.

Zumarraga, Plaza de Euskadi, monumento a Legazpi
Zumarraga, Plaza de Euskadi, monumento a Legazpi (20kb)
Zumarraga, Plaza de Euskadi
Zumarraga, Plaza de Euskadi (27kb)

Urretxu está al lado de Zumarraga.
Allí no tuve necesidad de preguntar. Un lugareño fue el que tomó la iniciativa al verme olfatear el aire mientras trataba de situarme.
Él acababa de estar con uno que acababa de cerrar la iglesia, con lo que acababa así la posibilidad de ver la bóveda de madera de la misma.
El Museo de Minerales cierra los domingos, con lo que ya son un par de cosas las que quedan para otro día.

Urretxu, palacio Areizaga
Urretxu, palacio Areizaga (35kb)
Urretxu, casa natal de Iparragirre
Urretxu, casa natal de Iparragirre (32kb)
Urretxu, casa Faktorekoa
Urretxu, casa Faktorekoa (31kb)

Ese fin de semana lo tenían dedicado precisamente a ese tema, el de los minerales, y habían montado una carpa en la plaza Iparragirre para que los niños aprendieran cosas relativas a ese tema.

Urretxu, exposición de minerales para niños
Urretxu, exposición de minerales para niños (31kb)

La carpa se encargaba, indirectamente, de semi ocultar la estatua del famoso cantautor José María Iparragirre, cuya casa natal queda muy cerca, en la calle que lleva su nombre. Esa calle me dejó muy buena impresión durante un paseo nocturno que di por Urretxu hace unos años. De día no es lo mismo, pero las casas señoriales que la adornan no dejan por ello de ser menos interesantes, como también lo es el palacio Ipeñarrieta, uno de los edificios más importantes del pueblo, pero al que no fui por quedar alejado del centro y por haber estado una vez (en la nochebuena de 2010, a pie y nevando, para más señas). Lo construyó un secretario de Felipe II y en él se alojaron personajes importantes, reyes incluidos.
Por cierto, antes de llegar al citado palacio hay que pasar por un mundo mejor (es que ése es el nombre de una urbanización que hay de camino).

Urretxu, monumento a Iparragirre
Urretxu, monumento a Iparragirre (64kb)
Urretxu, Casa de Cultura e iglesia de San Martín de Tours
Urretxu, Casa de Cultura e iglesia de San Martín de Tours (26kb)
Urretxu, casa Galdosenea, ayuntamiento y plaza Iparragirre
Urretxu, casa Galdosenea, ayuntamiento y plaza Iparragirre (39kb)

Se deja Urretxu y pronto comienza la ascensión a Deskarga por su lado fácil. Aparte de ser domingo, desde que han abierto un nuevo tramo de autovía en la GI-632 que evita parte del puerto el tráfico escasea que da gusto. Era la primera vez que pasaba por ahí desde ese cambio. De hecho, creía que era mayor la distancia que había quedado libre de camiones y demás, pero bajando hacia Antzuola se vuelve a juntar todo, por ahora, en el trazado de toda la vida.

Bajando Deskarga
Bajando Deskarga (30kb)

Breve parada en Antzuola para volver a ver un par de cosas y me presenté en Bergara.

Antzuola, recinto con cisnes
Antzuola, recinto con cisnes (38kb)
Antzuola, casa gótica
Antzuola, casa gótica (32kb)
Antzuola, plaza
Antzuola, plaza (31kb)

La de Bergara era una cuenta pendiente desde hacía años.
A pesar de haber estado unas cuantas veces, no le había dedicado tiempo a una visita más o menos sistemática. Iba a haberlo hecho el pasado mes de julio, cuando empecé y terminé allí otra excursión, pero entonces acabé tarde y cansado y no era plan.
Al menos, esa vez vi el hórreo de Agarre, así que eso que me ahorraba. Bueno, también vi el palacio Ozaeta y la torre de Gabiria y esta vez repetí (es que quedan más cerca que el hórreo).

Bergara, torre Gabiria
Bergara, torre Gabiria (43kb)
Bergara, palacio Ozaeta
Bergara, palacio Ozaeta (34kb)
Bergara, palacio Arrizuriaga
Bergara, palacio Arrizuriaga (47kb)

Si tuviera playa y/o puerto deportivo, sería una localidad turística de primer orden.
Si estuviéramos en el siglo XVIII, todo el mundo hablaría maravillas de su riqueza arquitectónica, científica y educativa.
Si el patrimonio único, incluso a nivel europeo, que atesora se encontrara en alguna capital extranjera, provocaría la envidia y la admiración del mundo mundial.

Pero estamos en el siglo XXI, el "Abrazo de Vergara" no puso fin a ninguna de las dos guerras mundiales sino a la primera de las carlistas y las estrellas de cine no acostumbran vestir los otrora famosos "azules de Vergara", con lo que la villa es una perfecta desconocida para el gran público.

Bergara, calle Bidekurutzeta
Bergara, calle Bidekurutzeta (30kb)
Bergara, casa Moiua Barrena
Bergara, casa Moiua Barrena (40kb)

Al que no le quede de paso y le dé pereza acercarse que se quede tranquilo donde está, que él se lo pierde.
El que vaya, que lo haga con tiempo disponible y con capacidad de asombro.

Bergara, Real Seminario
Bergara, Real Seminario (30kb)
Bergara, ayuntamiento
Bergara, ayuntamiento (21kb)
Bergara, torre Ondartza y casas Moiua Barrena y Jauregi
Bergara, torre Ondartza y casas Moiua Barrena y Jauregi (26kb)

Había tomado la precaución de llevar un plano con un itinerario numerado para no liarme y no dejarme ninguno de los alrededor de treinta puntos de interés que había marcado. Empecé a tirar de la lista y me encontré con varias cosas más de las que no tenía noticia, como el magnolio catalogado como árbol singular.
Tampoco sabía que Angiolillo, el anarquista que mató a Cánovas del Castillo en Mondragón, fue encarcelado y juzgado en Bergara, donde fue ajusticiado un 20 de agosto, fecha en la que todos los años una misteriosa mano anónima deposita una rosa cerca de la entrada principal del cementerio, donde se ubicaba el cementerio civil.

Bergara, iglesia de San Pedro y torres de Olaso y Ondartza
Bergara, iglesia de San Pedro y torres de Olaso y Ondartza (35kb)
Bergara, jardín del Seminario
Bergara, jardín del Seminario (42kb)
Bergara, torre Ondartza, escudos
Bergara, torre Ondartza, escudos (40kb)

Capítulo aparte merece el Real Seminario:

Desde finales del siglo XVI, el solar del Real Seminario ha acogido instituciones docentes y científicas relevantes.
Su origen está en el colegio que fundaron los Jesuitas (1503-1767), uno de los nueve que crearon en el País Vasco.
A finales del siglo XVIII, fue uno de los polos de investigación científica más afamados de Europa y en sus instalaciones se descubrieron un elemento químico -el wolframio- y el método para hacer maleable el platino.
En el XIX fue Instituto Superior Guipuzcoano -el primero y durante décadas el único Instituto del territorio- y Escuela Industrial, la única (...) que existía en el País Vasco.
La actividad del Real Seminario en los siglos XVIII y XIX convierte a Bergara en la cuna de la ciencia en el País Vasco.

Bergara, jardín de la torre Olaso y Juzgados
Bergara, jardín de la torre Olaso y Juzgados (43kb)
Bergara, magnolio
Bergara, magnolio (53kb)
Bergara, palacio Azkarate Marutegi
Bergara, palacio Azkarate Marutegi (32kb)

Más de lo mismo:

Al siglo XVIII se le denominó el Siglo de las Luces.
Se desarrolló una forma de pensar que se concretó en un movimiento cultural denominado Ilustración.
En el País Vasco el movimiento ilustrado se articuló en la "Sociedad Bascongada de Amigos del País", fundada entre otros por los caballeros Xabier María de Munibe -Conde de Peñaflorida-, Joaquín de Eguia y el bergarés Miguel José de Olaso Zumalabe, Secretario perpetuo de la Bascongada. La Sociedad, que celebró su primera sesión oficial en el año 1765 en nuestra villa, creó (...) el "Real Seminario Patriótico Bascongado de Bergara".
El Real Seminario -destinado a ser el semillero de los hombres ilustres del país- fue un centro de educación e investigación científica de primer orden. Acogió, en calidad de profesores e investigadores, a notables científicos europeos: Louis Joseph Proust, los hermanos Juan José y Fausto Elhuyar, Pierre François Chabaneau, Anders Nicolaus Thumborg, etc. Por otra parte, los eminentes químicos Lavoisier, Black, Bergman o Scheele, el renombrado botánico Adamson y el innovador matemático y físico Lagrange mantuvieron fluidas relaciones profesionales con el centro bergarés.

Bergara, casa Jauregi, relieve figurativo
Bergara, casa Jauregi, relieve figurativo (87kb)
Bergara, torre Olaso
Bergara, torre Olaso (32kb)
Bergara, casa gótica, natal de Koldo Eleizalde
Bergara, casa gótica, natal de Koldo Eleizalde (40kb)

Y otro poco más:

Aunque cuenta con un rico patrimonio histórico-artístico, son el real Seminario y su singular y rica colección científica los elementos que hacen única a Bergara.

Ilustración, Seminario, Ciencia. Queda claro, ¿no?

Bergara, palacio Errekalde
Bergara, palacio Errekalde (61kb)
Bergara, iglesia de San Pedro desde el palacio Errekalde
Bergara, iglesia de San Pedro desde el palacio Errekalde (36kb)
Bergara, jardín del palacio Errekalde
Bergara, jardín del palacio Errekalde (73kb)

En pocos metros a la redonda de la plaza que cierran, por un lado, el Ayuntamiento y, enfrente, el Seminario hay tal concentración de edificios importantes (palacios, torres, etc.) que es como si en su momento se hubieran propuesto poner a Bergara a la cabeza de algún ranking arquitectónico y no hubieran querido ni sabido parar.
Cada uno de ellos cuenta con la pertinente placa explicativa, como también la tienen los que quedan algo más alejados. Así, por poner algunos ejemplos, se informa de cosas como las siguientes:

Bergara, puerta del palacio Aroztegi
Bergara, puerta del palacio Aroztegi (29kb)
Bergara, casa Arrese, balcón
Bergara, casa Arrese, balcón (35kb)

En cambio, no había placa en el palacio Irizar, escenario del "Abrazo de Vergara" (propiciado, dicho sea de paso, por Eugenio de Aviraneta).

Bergara, palacio Irizar
Bergara, palacio Irizar (29kb)
Bergara, jardín del palacio Irizar
Bergara, jardín del palacio Irizar (35kb)

En varios lugares hay referencias a personajes relacionados con Carlos V, lo que explica la presencia en sus casas del escudo imperial.
Turismo había cerrado diez minutos antes de que un servidor llegara. Como dicha oficina se encuentra en el palacio Errekalde disfruté como un enano en el jardín que lo rodea.
Como en la placa del palacio Aroztegi también se dice que su puerta puede contemplarse en el interior del edificio, y éste funciona como sala de exposiciones, entré a ver la puerta y, por el mismo precio, a hacer lo propio con las fotos de temática deportiva que estaban expuestas.

Bergara, palacio Egino Mallea
Bergara, palacio Egino Mallea (31kb)
Bergara, casa Zuloaga-Bereterio
Bergara, casa Zuloaga-Bereterio (35kb)
Bergara, iglesia de Santa Marina de Oxirondo
Bergara, iglesia de Santa Marina de Oxirondo (39kb)

Aunque al principio pensé que iba a tardar menos, acabé dedicando dos horas y media a ver Bergara. Un tiempo muy bien invertido.
Lo único que eché de menos fue una máquina del tiempo (aunque fuera de esas de echar monedas) para regresar al siglo XVIII, vestirme a la usanza de la época y dar una vuelta por la villa palpando el ambiente de sus plazas y calles.
Al final, me quedé sin saber si el recorrido que había llevado a cabo y las cosas que había visto habían hecho de mí una persona más ilustre o más ilustrada. El caso es que me han quedado ganas de volver.

Bergara, palacio Laureaga, reja, 'ni la busques ni la temas'
Bergara, palacio Laureaga, reja, 'ni la busques ni la temas' (38kb)
Bergara, palacio Laureaga y casa Usondo
Bergara, palacio Laureaga y casa Usondo (37kb)
Bergara, desde el puente Zubieta
Bergara, desde el puente Zubieta (38kb)
Bergara, casa Usondo, palacio Laureaga y puente Zubieta
Bergara, casa Usondo, palacio Laureaga y puente Zubieta (45kb)
Bergara, torre Moiua
Bergara, torre Moiua (54kb)
Bergara, palacio Errotalde
Bergara, palacio Errotalde (69kb)

Reemprendí el pedaleo propiamente dicho subiendo Elosua.
No soplaba casi viento, pero hacía bastante calor.
Paré varias veces para hacer fotos y en una de las paradas recordé que también en una ocasión anterior había hecho lo propio. Es que esa vertiente tiene unas vistas muy logradas.

De Bergara a Elosua, caserío Aranerdikoa
De Bergara a Elosua, caserío Aranerdikoa (33kb)
De Bergara a Elosua, vistas
De Bergara a Elosua, vistas (31kb)
De Bergara a Elosua, vistas
De Bergara a Elosua, vistas (26kb)
De Bergara a Elosua, vistas
De Bergara a Elosua, vistas (21kb)

A falta de poco más de un kilómetro lo del calor se empezó a convertir en pájara. Y los ojos llenos de sudor...
Ya había notado algún síntoma mientras daba vueltas por Bergara, pero me había parecido tan ilógico que tardé en comer algo. Tampoco bebí nada durante ese tiempo, lo que, añadido al líquido que perdí babeando ante tanta maravilla, pudo explicar lo que pasó.

Alto de Elosua
Alto de Elosua (31kb)

El merendero que hay entre el alto y el barrio de Elosua estaba de bote en bote.

De Elosua a Azkoitia, vistas
De Elosua a Azkoitia, vistas (21kb)
De Elosua a Azkoitia
De Elosua a Azkoitia (43kb)
De Elosua a Azkoitia, barrio de Elosua
De Elosua a Azkoitia, barrio de Elosua (24kb)
De Elosua a Azkoitia, vistas
De Elosua a Azkoitia, vistas (23kb)
De Elosua a Azkoitia
De Elosua a Azkoitia (46kb)

Bajé a Azkoitia sin ninguna prisa.
En "El caballero de Erlaiz", Baroja habla de la Sociedad Bascongada de Amigos del País en diversos momentos en que la narración se sitúa en Azkoitia.

Azkoitia, palacio Isasaga
Azkoitia, palacio Isasaga (36kb)

Fui a ver los frontones que diseñó Oteiza, cogí agua y atravesé el centro del pueblo sin parar mucho, por haber estado cinco años atrás.

Azkoitia, frontones Jorge Oteiza
Azkoitia, frontones Jorge Oteiza (25kb)
Azkoitia, frontones Jorge Oteiza
Azkoitia, frontones Jorge Oteiza (31kb)

Por no salir por donde lo hice entonces, me puse a buscar la salida que va a dar al final (o comienzo) de la variante, contando con que habría algún letrero que lo indicara. Acabé en las inmediaciones de la vía verde del Urola, retrocedí y acabé por encontrar la calle buena.
De una forma bastante tonta había perdido unos valiosos minutos y me vi, por enésima vez en esta temporada, con el tiempo justo (muy justo) para volver a casa antes de que se hiciera de noche.

Azkoitia, ayuntamiento y plaza
Azkoitia, ayuntamiento y plaza (30kb)
Azkoitia, palacio Insausti
Azkoitia, palacio Insausti (26kb)

Todavía estuve unos momentos dudando entre volver por Mandubia o por Zumarraga. Elegí lo primero y tiré hacia Azpeitia sin prestar mucha atención a Loiola al pasar a su altura.

Otro rato de nervios en Azpeitia al no recordar dónde se coge la carretera a Beasain ni estar indicado en los letreros (hasta que se llega al desvío mismo). Pregunté a un señor y con lo que me dijo recordé dónde es.

Una pena pasar por Urrestilla con prisas.
En algún lugar entre Azpeitia y dicho barrio debe de andar el Hotel Larrañaga, ubicado en un caserío que pretendía ver y que tendrá que esperar.

De Azpeitia a Mandubia, Urrestilla
De Azpeitia a Mandubia, Urrestilla (23kb)

Me dediqué a comer. No sé si fueron las secuelas de la medio pájara de Elosua, o las prisas, o que tenía por delante Mandubia, pero liquidé casi todo lo que llevaba.

Foto en Matxinbenta, barrio al que tengo simpatía y que tiene la particularidad de pertenecer tanto a Beasain como a Ezkio-Itsaso.

De Azpeitia a Mandubia, dejando atrás Nuarbe
De Azpeitia a Mandubia, dejando atrás Nuarbe (21kb)
De Azpeitia a Mandubia, Matxinbenta
De Azpeitia a Mandubia, Matxinbenta (37kb)

Cuando la Prueba Villafranca -la carrera ciclista de un día más antigua del Estado- seguía el itinerario de toda la vida, el ganador se solía decidir casi siempre en las suaves rampas de Mandubia, que es un puerto digno de ser subido con más tiempo y calma.

En la venta de la cima andaba todavía bastante gente. Se ve que habían comido bien, con larga sobremesa, y no tenían prisa por marcharse.
La temperatura era agradable, ni el calor de unas horas antes ni mucho fresco.

Embalse de Arriaran desde Mandubia
Embalse de Arriaran desde Mandubia (13kb)
Mandubia, venta
Mandubia, venta (25kb)

En lugar de bajar a Salbatore por el camino más corto, lo hice por la carretera que pasa por los barrios de Astigarreta, Garin y Arriaran, más que nada para volver a ver el caserío Muxika, del que eran los ancestros de José Mugica, ex presidente de Uruguay.
El Ayuntamiento de Muxika (Bizkaia) tomó la delantera a la hora de auto señalarse como el origen de los antepasados de Mugica y él estuvo visitando el pueblo.
El protagonismo les duró hasta que los documentos y los investigadores pusieron las cosas en su sitio, momento en el que Beasain les adelantó por la izquierda, por la derecha, por arriba y por abajo sin poner intermitente. Mugica también estuvo después en ese caserío.

Astigarreta, caserío Muxika
Astigarreta, caserío Muxika (31kb)

En algunas zonas arboladas del descenso ya no se veía bien. En otras, el suelo estaba mojado.

Llegando a Garin
Llegando a Garin (22kb)
Garin
Garin (18kb)
Embalse de Arriaran
Embalse de Arriaran (15kb)

Una llamada a casa desde Salbatore y relax total por el bidegorri a partir de ahí. Que oscureciera cuando quisiera (lo hizo de inmediato). Que anocheciera si tenía que hacerlo (no tardó).
Gracias a la nocturnidad, pude apreciar las luces de colores que han puesto bajo el puente de Igartza.

Beasain, palacio Igartza y puente
Beasain, palacio Igartza y puente (21kb)
Beasain, ayuntamiento
Beasain, ayuntamiento (19kb)

Ya en Ordizia, algunos me miraron raro. Puede que fuera por la misma nocturnidad, o por el viento sur...

[subir]