índice
Muxika - Mungia - Bakio - Bermeo - Muxika
26-09-2015
(mapa)
(mapa) (142kb)

Primera parte de una miniserie de dos capítulos por la margen izquierda de la ría de Mundaka (o Reserva de la Biosfera de Urdaibai, que suena mejor).

Llovió un poco de camino a Muxika y el sirimiri volvió a ponerse en marcha, aunque con pocas ganas, mientras subía las respetables cuestas que conducen al barrio de Besagiz. En él se encuentra una encina, árbol singular, tal y como indicaba algún esporádico cartelito y como leí hace ya bastantes años.
Algunos caseríos, una ermita, una casa con aspecto de antigua, más caseríos y serias dudas a la vista de que la carretera bajaba a los que parecían los dos últimos caseríos.
Nadie a quien preguntar. ¿Me la habría pasado?
Bajé a esos dos caseríos del fin del mundo y allí detrás estaba la encina.

Muxika, barrio de Besagiz
Muxika, barrio de Besagiz (16kb)
Muxika, encina de Besagiz
Muxika, encina de Besagiz (29kb)

Volviendo, una mujer con dos pitufitos, todos en bici, me confirmó que se trataba del árbol.

Al acercarme a la casa antigua caí en la cuenta de que debía de tratarse de la casa torre de los Muxika, que había colocado por mi cuenta en el barrio de Ugarte, abajo. A los ladridos de un perro salió una chica rumana. Luego, otro perro y otro y otro más. La chica dijo que no me fiara mucho de ellos.

A la ermita le pasaba lo mismo que a la torre en cuanto a mis suposiciones y su ubicación real.

Muxika, ermita de Besagiz
Muxika, ermita de Besagiz (41kb)
Muxika, casa torre de los Muxika
Muxika, casa torre de los Muxika (35kb)

Había dejado de llover y no volvió a hacerlo.

Vistas desde el barrio de Besagiz, Muxika
Vistas desde el barrio de Besagiz, Muxika (19kb)

Vuelta al punto de partida para continuar o reiniciar la excursión afrontando el alto de Gerekiz. El comentario que acompaña a la altimetría, relativo a la cantidad de cicloturistas que pasan por él, se cumplió al pie de la letra (era sábado por la mañana). Mientras miraba unos apuntes, pasó un grupo de... (no recuerdo qué ponía en los maillots) y les seguí tan a gusto. Uno de los que iba a cola soltó un ¡¡Tranquilidad y sosiego!! que le quedó muy bien.
Los dejé al llegar a Ugarte, donde está el ayuntamiento de Muxika.

Muxika, barrio de Ugarte, ayuntamiento e iglesia
Muxika, barrio de Ugarte, ayuntamiento e iglesia (21kb)
Muxika, barrio de Ugarte
Muxika, barrio de Ugarte (27kb)

Hace cosa de unos meses (si no fue el año pasado) estuvo allí el expresidente de Uruguay, José Múgica.
La creencia de que sus antepasados eran de ese pueblo duró hasta que se averiguó que eran, en realidad, de Beasain (Gipuzkoa), del caserío Muxika, en el barrio de Astigarreta, cerca del alto de Mandubia; pero a los de Muxika ya no les pueden quitar el haber salido en la tele a cuenta de ese asunto.

Subí plácidamente Gerekiz, sin atormentarme cada vez que me adelantaba alguno.

Arriba, una ojeada al primer mapa local del día para encontrar la ermita juradera de San Esteban de Gerekiz, una de las más antiguas parroquias de Bizkaia. En el muro que da a la carretera han puesto las réplicas de dos lápidas funerarias tardo-romanas encontradas allí.

Morga, ermita juradera de San Esteban de Gerekiz
Morga, ermita juradera de San Esteban de Gerekiz (41kb)

Bajando, me dio la impresión de que me crucé con el grupo al que había seguido antes.
Dejé pronto la BI-2121 para subir a Meakaur, en la entrada de cuya iglesia hay un frontis con un nicho en el que se dice que fue enterrado el octavo señor de Vizcaya, Manso López. Miré y remiré, pero nada vi. Pregunté y una mujer dijo que eso debe de estar dentro, si es que hay algo, porque dentro tampoco se ve nada de particular.

Morga, barrio de Meakaur, iglesia de San Martín, entrada
Morga, barrio de Meakaur, iglesia de San Martín, entrada (24kb)

Seguí subiendo, hasta Meaka, de donde bajé a Oñarte, lo que significaba que un desvío que había visto poco antes era el que tenía que haber cogido. Eso mismo parecía decirme un perro que estuvo venga a ladrar hasta que di media vuelta.

Morga, barrio de Meaka
Morga, barrio de Meaka (17kb)
Morga, barrio de Oñarte
Morga, barrio de Oñarte (23kb)

Del desvío en cuestión se baja y se baja, por una carretera un tanto retorcida, y se enlaza con la BI-4118.

Morga, carretera desde Oñarte y carretera a Ganbe
Morga, carretera desde Oñarte y carretera a Ganbe (33kb)

En el barrio de Botiola, en Fruiz, se ve que estaban en fiestas, con banderines en la calle y un pequeño escenario. Pregunté por un par de caseríos. Un chico dijo que no sabía, que no vivía allí, pero que su hermana podría informarme. Salió ella, embarazadísima, y dijo dónde estaba uno de los caseríos y señaló alguno más, pero no tenía claro dónde quedaba el otro.

Fruiz, barrio de Botiola, caserío Legarreta
Fruiz, barrio de Botiola, caserío Legarreta (27kb)

Una pareja que estaba levantando un murete no sabía.
Un casero que apareció con su minitractor, paró el vehículo en medio de la calle y señaló a distancia el caserío Legarreta, en un barrio que queda más abajo.
Retrocedí hasta allá, vi el caserío y a continuar.

Por el lado por el que llegué a Fruiz parece un pueblo recién construido, sin carácter.
(Demasiado tarde me enteré de que su iglesia tiene una portada románica...)

Empezó a calentar.

En Gamiz pregunté a un cicloturista por la torre de Ugarte. No sabía, pero se ofreció a buscarla en el móvil. Le di las gracias, pero entré a preguntar en una farmacia de donde me mandaron a la derecha. Se baja una cuesta y aparece la torre.

Gamiz, torre de Ugarte
Gamiz, torre de Ugarte (30kb)

En Mungia, empecé preguntando por el caserío Landetxo Goikoa. Resultó que estaba en la otra punta, así que se quedó para el final.

El centro estaba lleno de gente, con una fiesta en favor del euskera. A los más pequeños los tenían entretenidos con un espectáculo de títeres.
La mayoría de las cosas que quería ver (salvo el caserío citado) fueron apareciendo en las inmediaciones, así que muy bien.

Mungia, solar en que estuvo la iglesia de Andra Mari
Mungia, solar en que estuvo la iglesia de Andra Mari (41kb)
Mungia, ayuntamiento
Mungia, ayuntamiento (32kb)
Mungia, fiesta en favor del euskera
Mungia, fiesta en favor del euskera (34kb)
Mungia, iglesia de San Pedro
Mungia, iglesia de San Pedro (29kb)

Como Torrebillela funciona como Casa de Cultura, entré a curiosear un momento.

Mungia, Torrebillela
Mungia, Torrebillela (33kb)
Mungia, Torrebillela, interior
Mungia, Torrebillela, interior (36kb)
Mungia, Katetxea
Mungia, Katetxea (24kb)
Mungia, parque
Mungia, parque (58kb)
Mungia, monumento a Lauaxeta
Mungia, monumento a Lauaxeta (44kb)

Tras ver el monumento a Lauaxeta, pregunté de nuevo por Landetxo Goikoa y llegué a él. Era el último caserío vizcaíno que me faltaba por ver de los citados por un reportaje publicado en El Correo en abril.

Al lado, un sencillo monumento al gran Telmo Zarraonaindia, "Zarra". Pensé que igual nació en Mungia (pues no, era de Erandio).

Mungia, monumento a Zarra
Mungia, monumento a Zarra (48kb)
Mungia, caserío Landetxo Goikoa
Mungia, caserío Landetxo Goikoa (26kb)

Pregunté a dos que iban en BTT por la salida hacia Bakio y me orientaron.
Una de las indicaciones pasaba por atravesar una calle no recuerdo si peatonal o en sentido contrario. Pretendí evitarlo por una calle paralela y allí me lié con calles cortadas, más direcciones prohibidas y no sé qué más.
Total, aterricé en una calle en la que no me aclaraba.
Entonces, cual Ángeles de la Guarda, reaparecieron los dos beteteros. Tras el preceptivo te has equivocado y el oportuno síguenos, en un pis-pas me pusieron en el buen camino, a la vista de una rotonda, con la indicación de seguir la direccción Bakio-Bermeo.
Cuando estaba terminando mi segunda vuelta a la rotonda (no había letreros), nueva aparición de los beteteros para mandarme hacia abajo, rumbo norte. No sé qué acabaron pensando de un servidor.

Se sube a Elordui, se baja y aparece un letrero avisando de que comienza Larrauri.

De Mungia a Bakio
De Mungia a Bakio (24kb)
De Mungia a Bakio
De Mungia a Bakio (26kb)

Lo siguiente que pensaba ver era la ermita de San Miguel de Zumetxaga, ubicada en Larrauri, precisamente. Había visto en el mapa que ese barrio queda a 1km de la BI-631, pero el letrero citado daba a entender que el barrio es extenso, así que me puse a preguntar. Tras varios intentos infructuosos, un miembro de un trío se tomó el asunto con interés, empezó a preguntar a diestro y siniestro y cayó en la cuenta de dónde está la ermita.
Me mandó seguir hacia Bakio y preguntar en una gasolinera cercana a dicha localidad.
Lo dijo tan convencido que me convenció, a pesar de que me extrañaba que Zumetxaga quedara tan lejos.
Pues nada, a obedecer, agradecido.

Subida, bajada y gasolinera a la vista.
Dentro, el empleado y una clienta. Puse a ambos al corriente de sus obligaciones, adquiridas (sin que ellos lo supieran) unos minutos antes en Larrauri. A saber, informar puntualmente acerca de por dónde ir a Zumetxaga.
La chica lo sabía. Había subido con su chico (que estaba echando combustible a la furgoneta).
Lo del acceso era fácil, estaba a unos pocos metros de la gasolinera.
Pero la descripción que hizo de la subida daba bastante miedo. Pintó el comienzo como algo tremebundo, incluso si se sube a pie, aunque luego la pendiente se suaviza. Calculaba al menos dos kilómetros. El chico (ya estábamos fuera del local) estuvo de acuerdo.
Añadieron que por el otro lado se baja a Larrauri... Vaya, hombre.
Ya puestos, hablaron de alguna otra cuesta bastante fuerte, cerca de Bakio, por la que suben los cicloturistas. No sabían el nombre.
Muy majos los dos.

No tenía ni idea de que hubiera que subir tanto, por lo que ni se me ocurrió mirar si existía la altimetría de San Miguel de Zumetxaga en el sitio web de referencia de estas cosas.
No sé qué habría hecho de haber visto el gráfico y leído los comentarios que lo acompañan antes de presentarme junto al cartelito que reza San Miguel.
[Cuando lo hice, me pareció aún más duro de lo que había pensado mientras subía; es que normalmente sucede lo contrario, que la altimetría te dice que no era para tanto.]
Situado ante la rampa inicial, mentalizado a todo correr y acordándome de que tenía que sentarme lo más adelante posible en el sillín, sólo tenía una pregunta que lanzar al viento: ¿cuánto duraba aquello antes de humanizarse?
Afortunadamente, fue antes de que un servidor se desintegrara.

Los comentarios de la altimetría concuerdan fielmente con la realidad.
Terminando la zona de descanso, había varios de esos bloques de plástico que se llenan de agua cerrando el paso a los coches.

Arriba había gente, bastante más de la que uno espera encontrarse en sitios así. La mayoría habían llegado a pie.
Tal vez, la explicación esté en que unos días después (el 29 de septiembre) se celebraba la festividad de San Miguel. De hecho, la ermita tenía abiertas dos de sus puertas.
Por haber, también había una excavadora trabajando en el otro lado.

Mungia, ermita de San Miguel de Zumetxaga
Mungia, ermita de San Miguel de Zumetxaga (37kb)
Mungia, ermita de San Miguel de Zumetxaga, entrada
Mungia, ermita de San Miguel de Zumetxaga, entrada (23kb)
Mungia, ermita de San Miguel de Zumetxaga
Mungia, ermita de San Miguel de Zumetxaga (51kb)
Mungia, ermita de San Miguel de Zumetxaga, ventana
Mungia, ermita de San Miguel de Zumetxaga, ventana (34kb)
Bakio desde cerca de la ermita de San Miguel de Zumetxaga
Bakio desde cerca de la ermita de San Miguel de Zumetxaga (30kb)

Vi coches que se disponían a bajar por donde había subido, pero no tuve posibilidad de avisarles del cierre con los bloques de plástico.
Normalizada la respiración y visitada la ermita, me dispuse a bajar. Sólo entonces vi el paisaje que se divisa en dirección a la costa. Premio.

No llegué a cruzarme con los coches que habían bajado por ese lado porque habían esquivado el cierre por un lateral.

En Bakio, vi que la Oficina de Turismo está ahora en un lugar distinto de lo que indicaba el plano que llevaba. Abrirían en media hora.
En ese tiempo vi un par de cosas, como el ayuntamiento, Quintatorre y el palacio Elexpuru.
Lo del palacio fue otra sesión de cuestas, aunque no tan duras como las de Zumetxaga, de las que estaba todavía convaleciente.

El edificio está medio oculto entre árboles. Me pasé el acceso hasta que vi que tenía que ser por ahí.
Cerrado y deshabitado, no daba impresión de estar abandonado, al menos no del todo.
En las inmediaciones, viñedos de txakolí.

Bakio, monumento a los txistularis y ayuntamiento
Bakio, monumento a los txistularis y ayuntamiento (47kb)
Bakio, Quintatorre
Bakio, Quintatorre (36kb)
Bakio, parroquia
Bakio, parroquia (20kb)
Bakio, palacio Elexpuru
Bakio, palacio Elexpuru (34kb)
Bakio, junto al palacio Elexpuru
Bakio, junto al palacio Elexpuru (48kb)
Bakio, viñedos de txakolí
Bakio, viñedos de txakolí (34kb)

Vuelta a Turismo, ya abierto. Interrogué a la chica acerca de la ubicación de una serie de cosas. Es que el plano del pueblo que está disponible en Internet en la web del ayuntamiento no incluye un índice del patrimonio monumental, aunque sí aparecen los nombres de algunas de las casas y villas.
Algo me aclaró, pero ella tampoco tenía medios para responder a todas las cuestiones, así que se quedó con deberes y me pidió la dirección de correo electrónico para notificar lo que averiguara.
(Y cumplió. El 8 de octubre escribió dando cuenta de dónde está esto y dónde lo otro. Bien por Izarra.)

Fui viendo más cosas, como Rosario Enea o Villa Clotilde, además de otras villas que no aparecían destacadas en la página web y que me gustaron mucho.

Paré un momento a echar cuentas. Vista la hora que era, o dejaba un par de cosas sin ver y salía pitando en dirección a San Pelayo o dejaba la visita a Bermeo (Mundaka, Sukarrieta y Busturia ya las había descartado; de Murueta, Forua y Gernika ni me acordaba) para otro día y me tomaba el resto de la excursión con cierta calma.
Elegí lo segundo.

La localización de la casa Lafita acabó conviertiéndose en cuestión de honor. Debía de estar a la izquierda de la playa, al otro lado del río.
Como seguía en rehabilitación tras lo de Zumetxaga, bonitas cuestas me condujeron a un edificio con bonito nombre, "Torre del Sol" -desde el que hay unas bonitas vistas de Bakio-, y junto a un coche con una bonita chica y su novio (supongo).
Pregunté a la pareja, muy majos. Eran nativos, pero no sabían cuál es la casa Lafita. Pusieron interés en el asunto (como el de Larrauri) y sugirieron si no sería una que queda a la derecha, llegando a la Torre del Sol. Eso había pensado también yo (más que nada por mantener la esperanza).
Al bajar, hice una foto de ese edificio, las pilas dijeron basta, me puse a cambiarlas y coincidió que le dio a uno por salir de la casa. Sí, aquella era Lafita. Añadió que antes había, junto a la entrada, una placa que la identificaba, como la hay en otros edificios del pueblo. Medalla.

Bakio desde el edificio Torre del Sol
Bakio desde el edificio Torre del Sol (30kb)
Bakio, casa Lafita
Bakio, casa Lafita (30kb)

Cerca de la playa, un busto de Sabino Arana, fundador del nacionalismo vasco. Como en Mungia, en el caso de Zarra, me equivoqué al pensar que había nacido allí (era bilbaíno).

Y en la playa, más surfistas que gente tomando el sol. Algunas chicas en bikini desafiaban al viento algo fresco. Lo de la temperatura (no recuerdo cuántos grados) lo dijeron por megafonía, pero no la del ambiente sino la del agua, y recordaban que había bandera roja. Qué modernos.

Bakio, mirando al mar
Bakio, mirando al mar (17kb)
Bakio, surfistas en la playa
Bakio, surfistas en la playa (19kb)
Bakio, casa junto a la playa
Bakio, casa junto a la playa (42kb)

De allí al mirador de Askada, que ganó un premio arquitectónico en 2005. La de Turismo me había mostrado una foto aérea en la que se ve cómo los bancos y demás mobiliario del mirador conforman el nombre de Bakio.
Por cierto, también me había enseñado una foto en blanco y negro (en un libro) de hace décadas del palacio Elexpuru. Costaba reconocer el entorno, con un par de columnas y una escalinata hoy oculta por la vegetación.

Bakio, vistas desde el mirador de Askada
Bakio, vistas desde el mirador de Askada (23kb)

Con el susto de Zumetxaga todavía vivo, pensé si no sería mejor subir a San Pelayo por la BI-3101 y dejarme de aventuras, pero acabé siguiendo el plan original, subiendo por "los acantilados".
No conocía esa vertiente y me gustó, sobre todo la parte más llana del tramo de pinar (y no sólo por ser casi llana, que conste).
Estaba en lo peor, en los rampones previos al bar, cuando apareció un coche por detrás. A paso de tortuga me hice a un lado, aprovechando un pequeño ensanchamiento de la calzada, y me gané un "gracias" casi a dúo por parte de dos chicas del coche. Tan contento.

De Bakio a San Pelayo
De Bakio a San Pelayo (28kb)
De Bakio a San Pelayo
De Bakio a San Pelayo (56kb)

Hacía años que no pasaba por la zona y encontré todo cambiado, el aparcamiento, la nueva variante... No recordaba ni siquiera si la ermita de San Pelayo queda hacia Bermeo o hacia Bakio (lo pone en la página de la altimetría), así que eché el alto a un coche que salía del aparcamiento.

Bakio, ermita de San Pelayo
Bakio, ermita de San Pelayo (29kb)

Hay que ver lo que ha cambiado la apariencia de esa ermita y de su entorno desde que la vi por primera vez. También es verdad que han pasado bastantes años desde entonces.
De paso y a lo tonto, vi en el mismo día dos (San Miguel de Zumetxaga y San Pelayo) de las cuatro iglesias o ermitas románicas de Bizkaia. Si me hubiera enterado a tiempo, habría visto otra más, con el pórtico de la iglesia de Fruiz. No sé cuál es la cuarta.

La variante, con su señal de 1km al 10% (a esas alturas ya no me dolían esas visiones), me pareció bastante monótona. Igual cuando crezca algo de vegetación tendrá mejor pinta.

Breve parada en un mirador para ver a distancia la famosa ermita de San Juan de Gaztelugatxe. A base de ganar más y más fama, se va a convertir (si no lo es ya) en un lugar al que habrá que ir en invierno o con mal tiempo para poder estar más o menos tranquilo, sin el agobio de la turba.

Según bajaba hacia Bermeo, paré en el arcén para consultar unos apuntes. Hicieron lo propio (pero no en el arcén sino en plena carretera, ellas son así) dos chicas que iban en coche para preguntar si había algún otro acceso a San Juan de Gaztelugatxe además del que se coge en el alto.

De San Pelayo a Bermeo
De San Pelayo a Bermeo (22kb)

Al coger el desvío hacia el cabo Matxitxako una señal advierte del mal estado de la carretera. Un fastidio. Dos kilómetros y medio cuya mayor parte está bastante estropeada. Me tragué algunos baches. Y no eran horas apropiadas para pinchar.

Carretera al cabo Matxitxako
Carretera al cabo Matxitxako (44kb)

Al menos, no había mucha gente.
El antiguo faro tiene ahora, de cara al mar, una especie de ventana con una visera. La puerta estaba cerrada. Tenía toda la pinta de ser un observatorio.
(Lo es desde hace un año, cuando se inauguró el esperado observatorio (...) para el avistamiento de aves marinas y de cetáceos, sobre todo, en las épocas de inmigración y en las invernadas.
Ya puestos, la prensa aprovechaba la ocasión para recordar que el antiguo faro comenzó a funcionar en 1852 como una de las de mayor alcance de la época, al proyectar hasta 35 kilómetros de luz fija blanca visible. El actual, ubicado en una cima localizada junto al viejo (...) entró en funcionamiento en el año 1909.)

Cabo Matxitxako
Cabo Matxitxako (30kb)
San Juan de Gaztelugatxe desde el cabo Matxitxako
San Juan de Gaztelugatxe desde el cabo Matxitxako (18kb)
Faro de Matxitxako
Faro de Matxitxako (21kb)

Bajé a Bermeo.
Al pasar por el centro, se me ocurrió acercarme a Turismo, por si había suerte y estaba abierto. Cerraban a las 19 y eran las 18:57.
Le pedí a la chica algún plano en el que se viera dónde está lo que hay que ver. El que tienen en internet ayuda poco o nada.
Los pocos minutos invertidos en Bermeo me ahorrarán bastantes más el día que vuelva con tiempo.

De Matxitxako a Bermeo
De Matxitxako a Bermeo (25kb)
Bermeo
Bermeo (21kb)

Ya no paré hasta volver a Muxika salvo para esperar a que dejaran de pasar coches cuando se acabó (llegando a Forua) un bidegorri que cogí pasado Murueta y de cuya existencia no me percaté hasta que vi pasar a alguien por él en bici.

La banda sonora de la jornada corrió a cargo de Radio Tarifa, en concreto con su canción Sin palabras. No tiene mucho que ver con el folklore vizcaíno, pero me vino a la cabeza una y otra vez y no hice el menor esfuerzo por evitarlo.
(Si no te hace mucha gracia, no fuerces las cosas; pero dale una segunda oportunidad más adelante. Si te acaba gustando, te gustará mucho.)

[subir]