índice
Hondarribia - Pasai Donibane por el litoral de Jaizkibel
01-06-2015
(mapa)
(mapa) (62kb)

Hasta unos pocos meses antes de hacer esta excursión apenas sabía nada del sendero del litoral de Jaizkibel. Había oído campanas, sin más.
Cuando busqué información, lo primero de lo que me enteré es de que hay dos rutas: una va por arriba, pasando por los fuertes de las guerras carlistas; la otra, por abajo, siguiendo la costa. Me apunté a esta última.

También, me quedó claro que fueron los del Club Vasco de Cámping los que balizaron el itinerario con una doble marca blanca.

Por lo tanto, nada mejor que empezar a documentarse con la lectura de los textos publicados por Jesús Mari Alquézar en Pyrenaica y en la propia web del CVC.
De esta forma, uno se encuentra con frases como ésta:

Progresar es sinónimo de aventura, que satisface y aturde, y aunque se titubee, no se debe retroceder.

que lo ponen en situación y lo mentalizan ante lo que pueda encontrarse sobre el terreno.

Además, entre las páginas de gente que conoce el terreno y lo describe con acompañamiento de muchas y buenas fotos, sugeriría visitar, entre otras, las siguientes:

beltri.blogspot.com.es/...por-el-litoral.html
escapadas2009.blogspot.com.es/...circular-por-jaizkibel.html
escapadas2012.blogspot.com.es/...jaizkibel-con-noche-en.html
kasisks.blogspot.com.es/...sendero-del-litoral-de.html
kasisks.blogspot.com.es/...el-litoral.html
unpaisenmimochila.blogspot.com.es/...litoral-ruta-de.html

La idea era terminar con una impresión parecida a la que tuvo el que escribió esta página.

Como pensé en incluir también a Ulia pero no tenía muy claro cómo iba a andar de tiempo y ganas, empecé en Hondarribia. Así, al llegar a Pasai Donibane decidiría si continuar hasta Donosti o ir a coger el tren a Rentería.

Tren hasta Irún y autobús hasta Hondarribia, hasta la última parada. Para entonces era el último pasajero, tras haber ido bajando los demás, estudiantes jóvenes en su mayoría.

Empecé a caminar con calma. Viendo la playa desierta, caminé por ella durante unos metros.

Hondarribia, playa
Hondarribia, playa (12kb)

Fueron quedando atrás el puerto, el castillo de San Telmo, el faro de Higer y el cámping del mismo nombre.
La continuación, empezando por la depuradora, era terreno desconocido.

Abbadie desde Hondarribia
Abbadie desde Hondarribia (13kb)
Hondarribia, puerto
Hondarribia, puerto (20kb)
Hondarribia, castillo de San Telmo
Hondarribia, castillo de San Telmo (24kb)
Faro de Higer y cala de Asturiaga
Faro de Higer y cala de Asturiaga (17kb)
Hacia el faro de Higer
Hacia el faro de Higer (59kb)
Faro de Higer
Faro de Higer (23kb)

El recorrido inicial me gustó. El tiempo, nublado, acompañaba.

En Artzu, me metí por el cañaveral para ver las ruinas del molino y su antepara. Bonito rincón.
Al salir de entre las cañas, había una moto que antes no estaba. Otro que tampoco estaba antes era un ligero sirimiri.
Sí estaba, y siguió allí, un montón de basura acumulada junto a un puente de madera.

De Higer a Artzu
De Higer a Artzu (20kb)
De Higer a Artzu, calas de Esteko y Baxuko
De Higer a Artzu, calas de Esteko y Baxuko (28kb)
De Higer a Artzu
De Higer a Artzu (61kb)
De Higer a Artzu, escalones tallados en la roca
De Higer a Artzu, escalones tallados en la roca (47kb)
Artzuko portua
Artzuko portua (28kb)
Artzu, cañaveral
Artzu, cañaveral (61kb)
Artzu, ruinas del molino
Artzu, ruinas del molino (55kb)

Estuve tentado de buscar el caserío Artzu, por ser antiguo, pero no sabía si queda muy lejos del camino y acabé descartándolo.

Prados de Marla, terreno abonado para caminar feliz. Uno de los paneles que hay a lo largo del recorrido informa de la importancia del ganado para mantener aquello como está. Otro era diferente, sobre todo en el contenido, sorprendente, y más reciente (fue colocado el 9 de noviembre de 2013). Hablaba de la relación de Roland Garros con Jaizkibel. Por aquellos días se estaba disputando el torneo de tenis que lleva su nombre. No tenía ni idea de quién había sido ese personaje.
Aquí se cuenta con más detalle lo que pone en ese panel.

Marla
Marla (19kb)
Marla, panel dedicado a Roland Garros
Marla, panel dedicado a Roland Garros (19kb)
De Marla a Biosnar, llegando a Arlatz
De Marla a Biosnar, llegando a Arlatz (28kb)
Llegando a la punta Biosnar
Llegando a la punta Biosnar (32kb)

Pasada la punta Biosnar, empecé con prisas. La marea estaba subiendo y no era plan llegar a Erentzin Zabala, la playa de los fósiles, con pleamar.
Aligeré el paso. Por querer llegar ya, pretendí que esa playa empieza en el primer punto en el que vi que se podía descender hacia la línea de costa. Evidentemente, no era aquello, así que lo único que conseguí fue perder algo de tiempo, aparte de ver una gran cavidad, bastante llamativa.
Es un poco (bastante) raro eso de andar pendiente de las mareas en un día de monte, pero es lo que tocaba.

De Biosnar a Erentzin Zabala
De Biosnar a Erentzin Zabala (25kb)

Una vez en la playa en cuestión, me puse a buscar las curiosas formas que había visto en fotos. Creo que vi algunas; otras, como una especie de bolas con agujero, no. A las primeras de cambio empezaron los resbalones. Del primero fue testigo uno que andaba cogiendo lapas. Se ayudaba de un útil metálico. Me animé a coger una que vi desprevenida, pero no tiré con fuerza en el primer momento, la lapa reaccionó, se agarró a la roca tal y como reza el dicho, y la dejé en paz.
Cuando ya tuve claro qué piedras eran las de los resbalones anduve un poco más seguro.
Al cabo de unos minutos y de buenas maneras, pero con firmeza, el mar me dijo que me marchara. Y me fui.
Por poder, seguramente podía haberme quedado un rato más, pero la sensación de la marea subiendo no era precisamente la misma que se tiene en una playa.

Erentzin Zabala
Erentzin Zabala (40kb)
Erentzin Zabala
Erentzin Zabala (42kb)
Erentzin Zabala
Erentzin Zabala (50kb)
Erentzin Zabala
Erentzin Zabala (41kb)
Erentzin Zabala
Erentzin Zabala (44kb)
Dejando atrás Erentzin Zabala
Dejando atrás Erentzin Zabala (26kb)

Lo pasé bien en el valle de Erentzin.
Me entretuve viendo lo que hacía un pájaro, cogiendo altura varias veces para caer a continuación sobre otro, de diferente especie y mayor tamaño, y que no pareció inmutarse gran cosa por las maniobras del primero.
Y me dispuse a subir por la ladera oeste del valle. Gracias a la información previa, ya me había hecho una idea de cómo era la cosa y, por eso mismo, en conjunto me pareció algo menos aéreo de lo que esperaba. Como novedad, la escalera de aluminio que figuraba en algunas fotos había dejado paso a una cadena.
Otro pequeño muro hube de superarlo a pulso.

De Erentzin Zabala al valle de Erentzin, pinar
De Erentzin Zabala al valle de Erentzin, pinar (44kb)
Valle de Erentzin, cala
Valle de Erentzin, cala (26kb)
Valle de Erentzin
Valle de Erentzin (24kb)
Valle de Erentzin, cadena para superar un muro
Valle de Erentzin, cadena para superar un muro (41kb)
Valle de Erentzin, camino recorrido
Valle de Erentzin, camino recorrido (41kb)
Valle de Erentzin, ascenso
Valle de Erentzin, ascenso (31kb)

Lo siguiente no me hizo ninguna gracia. Salió el sol, se puso a calentar y empecé a pasarlo mal.
El tema del agua me preocupaba y aquello era una faena.

De Erentzin a la concha, pinar
De Erentzin a la concha, pinar (68kb)
De Erentzin a la concha, roca
De Erentzin a la concha, roca (68kb)

Las oquedades conocidas como "las habitaciones", junto a la concha, estaban semiocultas por la vegetación.
Algunas de las formas que hay poco antes y poco después de la susodicha concha me gustaron mucho.

También me resultó agradable la travesía del laberinto blanco.

La concha
La concha (35kb)
El mundo desde la concha
El mundo desde la concha (30kb)
Rocas, cerca de la concha
Rocas, cerca de la concha (44kb)
Laberinto blanco
Laberinto blanco (32kb)
Laberinto blanco, detalle
Laberinto blanco, detalle (21kb)
Laberinto blanco, detalle
Laberinto blanco, detalle (29kb)
Laberinto blanco
Laberinto blanco (39kb)

Llegué a Labetxu, el famoso valle de Labetxu, el valle de los colores. Anduve un rato por Labetxu. Hice unas fotos en Labetxu. Metí la pata en Labetxu. Y salí de Labetxu creyendo que aquello no era Labetxu.
Lo de meter la pata fue literal. Había un agujero, disimulado por la vegetación, cerca del arroyo, y el pie se fue para allá abajo. El caso es que no "metí la pata hasta el fondo" por la sencilla razón de que, con toda la pierna dentro, no llegué a pisar el fondo. Un señor agujero. ¿Sería el escondite de algún tesoro?
Y la confusión a la hora de identificar el lugar provino de que la mayoría de las fotos que había visto las habían hecho llegando en sentido contrario. Y de que era mi primera vez por aquellos andurriales, claro.

Llegando a Labetxu
Llegando a Labetxu (29kb)
Bajando a Labetxu
Bajando a Labetxu (39kb)
Bajando a Labetxu
Bajando a Labetxu (57kb)
Labetxu
Labetxu (40kb)
Labetxu
Labetxu (39kb)
Labetxu, detalle del vivac
Labetxu, detalle del vivac (36kb)

Al menos, me aclaré al verlo desde el otro lado, desde la plataforma elevada que hay junto al vivac (que me recuerda a un pájaro).
Despejada esa duda, surgieron otras al plantearme cómo se habrían hecho las fotos que había visto de algunos de los rincones de ese valle, si con la ayuda de un potente zoom o acercándose físicamente.

Labetxu, vivac
Labetxu, vivac (30kb)

Tardé un rato en ver por dónde continuaba el camino, en ascenso hay una pared en la que esperaba alguna cuerda anudada para ayudar a superar tramos complicados.

De Labetxu a Gaztarrotz, muro
De Labetxu a Gaztarrotz, muro (37kb)
De Labetxu a Gaztarrotz, cuerda
De Labetxu a Gaztarrotz, cuerda (48kb)
De Labetxu a Gaztarrotz, paso encajonado
De Labetxu a Gaztarrotz, paso encajonado (55kb)
Dejando atrás Labetxu
Dejando atrás Labetxu (31kb)

Después, descenso a Tximistakurratua, con su brecha, sus pequeñas grietas (para que uno no se distraiga) y sus filigranas, previas al ascenso junto a la gran brecha de Akerregi.

Bajando a Gaztarrotz
Bajando a Gaztarrotz (23kb)
Tximistakurratua
Tximistakurratua (27kb)
Tximistakurratua, filigranas
Tximistakurratua, filigranas (59kb)

Digo lo de gran brecha por haberla visto en fotos, porque no la vi, y eso que es de lo más "voluminoso" de cuanto hay en ese litoral.
"Tenía que ser" aquello, se intuía que era lo que quedaba en paralelo al sendero. Supuse que sería visible desde su cabecera, pero al llegar arriba me encontré con un poste que orientaba acerca de las dos direcciones que se podían tomar en aquella bifurcación (o hacia Artola o hacia Azabaratza), y que me descolocó.
La bifurcación brillaba por su ausencia, aparentemente.
Abundancia de marcas blancas en una roca, lo que daba a entender que, además del sendero que se veía, había algún otro oculto por los helechos.
Efectivamente, tras seguir un rato el camino hacia Artola y volver atrás renegando, me metí entre los helechos y pronto di con el senderillo que baja hasta la chabola de Akerregi.

Junto a la brecha de Akerregi
Junto a la brecha de Akerregi (27kb)
Junto a la cabecera de la brecha de Akerregi, vistas
Junto a la cabecera de la brecha de Akerregi, vistas (20kb)
Junto a la cabecera de la brecha de Akerregi, marcas
Junto a la cabecera de la brecha de Akerregi, marcas (32kb)
De Akerregi a Azabaratza, helechos
De Akerregi a Azabaratza, helechos (46kb)
Chabola de Akerregi
Chabola de Akerregi (24kb)

Cerca, lo que parecía una fuente. Igual tenía que haber cogido agua de allí. Igual estaría lamentándome ahora de haberlo hecho. Cualquiera sabe.
No vi a quien preguntar si era potable, no rellené la botella y seguí adelante.
Ni se me ocurrió ir un poco hacia el Este para ver la famosa brecha.
Hay quienes, en lugar de rodearla, destrepan y trepan... Como estos: primera versión, segunda versión.

Entre lo de Labetxu y lo de Akerregi me estaba cubriendo de gloria.

Se me hizo larga la aproximación hasta Azabaratza.
Unas chabolas por aquí, otras tres más adelante, y otra más al pie de una pista por la que subían a considerable distancia dos o tres personas.
De esa pista salía un desvío por el que aterricé, finalmente, en Azabaratza. Tienen bien montado aquello. Estuve un rato sentado.

De Akerregi a Azabaratza, calas
De Akerregi a Azabaratza, calas (43kb)
De Akerregi a Azabaratza, chabola
De Akerregi a Azabaratza, chabola (44kb)
Azabaratza
Azabaratza (33kb)
Azabaratza
Azabaratza (14kb)

Me había hecho a la idea de que la traza por la que se atraviesa la placa que hay a continuación es más ancha de lo que realmente es. Un grueso cable metálico la ocupaba durante un tramo y molestaba bastante.

Azabaratza, placa
Azabaratza, placa (31kb)
Azabaratza, pasarela
Azabaratza, pasarela (41kb)

El ascenso a Txakilarri me resultó duro. Qué pendiente. Tuve que hacer varias paradas para descansar.

Roca fálica y Azabaratza
Roca fálica y Azabaratza (25kb)
De Azabaratza a Kostatxiki
De Azabaratza a Kostatxiki (25kb)

Tenía entendido que después viene Kostatxiki, donde el camino no baja del todo sino que continúa a media ladera. Así fue, aunque me volvió a costar subir después.
Una vez arriba, ya sin agua, dejé de ver las marcas blancas.
Luego tocaba el valle de Galea, creo, pero no tenía claro si había que bajar y subir o se podía atravesar sin grandes desniveles.

En la cabecera de Akerregi había perdido un rato hasta encontrar el camino, pero por lo menos había señales. Aquí no, o no las vi.

Las pocas esperanzas que me quedaban de llegar a Pasai Donibane con tiempo como para continuar hasta Donosti se estaban esfumando... y se acabaron cuando dejé lo que faltaba del sendero del litoral (creo que lo principal que me perdí era bajar y subir Gran Canto, con el aliciente del dolmen) para tirar hacia un caserío que no quedaba lejos en busca de agua.

Mucho me temo que los cinco o seis buitres que levantaron el vuelo a escasos metros en cuanto cambié de rumbo estaban esperando a que un servidor sufriera un soponcio para merendárselo.

Saludé a los primeros cuadrúpedos del día (vacas y terneras) y llegué al caserío Inalurreta esquivando gallinas y recibido por un par de perros ladradores pero no agresivos.

Terneras y vaca
Terneras y vaca (31kb)
Llegando al caserío Inalurreta
Llegando al caserío Inalurreta (24kb)

Los dos baserritarras a los que vi dijeron que podía coger agua de un grifo que tenían en el exterior. Les di las gracias y me marché sin preguntarles por dónde continuar, así que volví a los pocos minutos, aunque no por haberme desorientado (pues ya había alcanzado la cercana carretera) sino porque me había dejado olvidado el palo por el entusiasmo de haber conseguido agua. De hecho, ni recordaba si lo había dejado allí.
Me di cuenta al juntar las manos en la espalda para adoptar una apariencia de paseante relajado que no hiciera sospechar que me acababa de fugar del sendero del litoral.

De vuelta a la carretera, pegué el cambiazo del citado sendero al Talaia propiamente dicho, lo que me sirve para decir que así tengo una visión más amplia, más completa, de la red de senderos que recorren Jaizkibel y tal y cual... (si cuela, cuela).

Antes de ver más vacas y terneras, me salieron al paso un par de burros buscando caricias.

De Inalurreta a Mitxintxola
De Inalurreta a Mitxintxola (45kb)
De Inalurreta a Mitxintxola
De Inalurreta a Mitxintxola (47kb)
De Inalurreta a Mitxintxola, burros
De Inalurreta a Mitxintxola, burros (42kb)

Al poco, los prados de Mitxintxola y un hombre por delante, mirando algo por la izquierda, por la derecha... y que acabó desapareciendo entre la vegetación a la izquierda.
Todo intrigado, llegué al lugar en cuestión: había un sendero.

Mitxintxola
Mitxintxola (17kb)

Más vida humana en forma de chica con tres perros antes de afrontar la Cresta del Gallo y sus pasos aéreos (estos sí me lo parecieron). No hice uso de todas las cuerdas que han puesto, pero sí de algunas, como la que ayuda a bajar unos escalones grandes y gracias a la cual los bajé como un señor. Como estaba bastante cansado, me vino muy bien.

De Mitxintxola a la cresta del Gallo
De Mitxintxola a la cresta del Gallo (25kb)
Cresta del Gallo
Cresta del Gallo (23kb)

Espectaculares las vistas de la bocana del puerto de Pasaia.

Bocana del puerto de Pasaia
Bocana del puerto de Pasaia (21kb)

Alcanzada la cala de Alabartza, de camino hacia el casco urbano de Donibane, un chico subió a pulso los primeros escalones de un... (no me fijé bien en qué era) del paseo antes de poder apoyar los pies en ellos y llegar arriba. Todo ante la atenta mirada de una chica que, sin duda alguna, le había calentado la cabeza para que lo hiciera.

De nuevo sirimiri.

Semáforo Talaia
Semáforo Talaia (26kb)
Bocana del puerto de Pasaia desde cerca de Alabartza
Bocana del puerto de Pasaia desde cerca de Alabartza (16kb)

Volví a rellenar la botella en la fuente que hay junto al castillo. Todavía me quedaba suficiente y ya estaba en terreno civilizado, pero es que el mal rato pasado por su falta lo tenía aún reciente.

Pasai Donibane, castillo de Santa Isabel
Pasai Donibane, castillo de Santa Isabel (29kb)

Durante el recorrido a lo largo del pueblo pasaron varios coches. Tiene que ser un agobio conducir por esa calle única.
Según el cartel con las tarifas para cruzar a San Pedro en el gasolino, hay que pagar 0,70 euros por persona. Exactamente lo mismo tienen que pagar las bicicletas. ¿Y si las bicis no tienen dinero?

Llegando a Pasai Donibane
Llegando a Pasai Donibane (17kb)
Pasai Donibane, plaza de Santiago
Pasai Donibane, plaza de Santiago (44kb)
Puerto de Pasaia
Puerto de Pasaia (24kb)

En Lezo persistía el sirimiri. La basílica del Santo Cristo estaba cerrada.

Lezo
Lezo (38kb)
Lezo, plaza
Lezo, plaza (25kb)

A los diez minutos de llegar a la estación de Rentería hizo lo propio un tren que me devolvió al punto de partida.

Rentería, villa Fermín
Rentería, villa Fermín (29kb)
[subir]