índice
Ameyugo - Pancorbo - Tobera - Sobrón - Santa Gadea del Cid - Ameyugo
22-10-2014
(mapa)
(mapa) (96kb)

Dejé el coche en Ameyugo y di unas vueltas por el pueblo. Me gustó. Parece imperturbable a pesar de la cercanía de la N-I.

Ameyugo, casa con flores
Ameyugo, casa con flores (37kb)
Ameyugo, torreón de los Guevara
Ameyugo, torreón de los Guevara (17kb)
Ameyugo, calle
Ameyugo, calle (27kb)
Ameyugo, casa
Ameyugo, casa (35kb)

Unos paneles informan del paso por el lugar del Camino de Santiago por la ruta de Bayona. De hecho, han ofrecido a la Asociación de Amigos del Camino Vía de Bayona el Torreón de los Guevara, rehabilitado hace unos años, para instalar en él un centro de interpretación de dicha ruta.
Dándome por enterado, empecé a pedalear rumbo al Monumento al Pastor, dentro del mismo municipio. Allí estaba el hombre, con su perro y un zagal, contemplando filosóficamente el veloz tránsito de vehículos por la N-I, a la que me incorporé al poco, circulando por su ancho arcén.

Ameyugo, Monumento al Pastor
Ameyugo, Monumento al Pastor (36kb)
Ameyugo, Monumento al Pastor
Ameyugo, Monumento al Pastor (27kb)

Parada junto a la ermita de la Virgen del Camino para cruzar después la carretera y ver la del Santo Cristo, con una concha jacobea en su fachada y señalización del Camino en sus cercanías.

Pancorbo, ermita de la Virgen del Camino
Pancorbo, ermita de la Virgen del Camino (23kb)
Pancorbo, ermita del Santo Cristo
Pancorbo, ermita del Santo Cristo (50kb)

Un tren Alvia (creo) tuvo el detalle de atravesar el famoso desfiladero de Pancorbo cuando un servidor llegaba al mismo. Tiene su cosa pasar en bici por un lugar así, pero sospecho que tiene que estar aún mejor hacerlo a pie como peregrino.

Pancorbo, desfiladero y tren
Pancorbo, desfiladero y tren (29kb)

A unos metros de las primeras casas del pueblo, un cartelito dice que por el desvío junto al cual está se sube a la fortaleza de Santa Engracia. No tenía programado ir a verla, por no ser muy antigua, pero se me cruzaron los cables y tiré para arriba creyendo que se trataría de algo que parecía haber no muy lejos.
No, no era aquello. Y tampoco iba mentalizado para lo que me encontré. Qué rampas.
Al cabo de poco más de un kilómetro de sufrimiento, una bifurcación. El cartelito de turno dice que hay que seguir por la izquierda, es decir, por la pista pedregosa.
Otro kilómetro y pico renegando hasta una explanada que marca el final del acceso en vehículo. En ella, una furgoneta (o lo que fuera) de matrícula suiza y con un curioso aspecto de autocaravana casera, en plan bricolage. Como si hubieran plantado detrás de la cabina de una camioneta una caja cúbica y le hubieran puesto una puerta y alguna ventana. Tenía que haberle hecho una foto. Junto a ella estaba una chica, leyendo algo.
Eché a andar, a mirar qué había y si había valido la pena el esfuerzo.

Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia, vistas
Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia, vistas (21kb)
Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia
Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia (25kb)
Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia
Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia (28kb)

Lo que vi me sorprendió. No imaginaba que en semejante lugar hubiera habido esas instalaciones. Habrá cerca de un kilómetro de un extremo al otro.
Uno planta allí una serie de cañones y tiene controlado el desfiladero a su gusto.
Por haber, hay un buzón de montaña colocado en la parte más alta la cima del monte (el Castillete). En el buzón, una tarjeta de unos de Zeberio (Bizkaia).
Me crucé con el chico suizo, que terminaba su visita.
Una pena que esté todo en ruinas. En un panel se explica su historia y el motivo de su estado actual:

Contexto histórico

La construcción de la fortaleza de Santa Engracia coincide con el inicio de la Edad Contemporánea, etapa histórica marcada por el estallido de la Revolución Francesa (1789), que en España corresponde con el inicio del reinado de Carlos IV (1788-1808).

La historia de la fortaleza comienza con la Guerra de la Convención (1793-1794), cuando los ejércitos republicanos franceses entran en España por Irún. Se decide su construcción en el Desfiladero de Pancorbo ante la ausencia de plazas fuertes que contengan el avance del enemigo hacia el interior de la península. Las obras comienzan el 3 de septiembre de 1794 bajo la dirección del ingeniero jefe Fermín de Rueda, empleándose un total de 1.455 obreros, entre los que había 40 carpinteros y 150 canteros, además de 20 carros y 100 mulas.

Consecuencia de esa guerra fue el Tratado de San Ildefonso, por el que se establece una alianza con Francia que conducirá a la guerra contra Inglaterra y desembocará en la Guerra de la Independencia (1808-1814). El mariscal francés Moncey toma la fortaleza de Santa Engracia el 10 de marzo de 1808. No será recuperada hasta el 30 de junio de 1813 por el general O'Donnell, conde de La Bisbal, quedando prisioneros 700 franceses y su comandante.

Finalizada la guerra, Fernando VII instaura el Absolutismo (1814-1820), anulando la Constitución emanada de las Cortes de Cádiz de 1812. Este período terminará con el levantamiento de Riego, dando inicio al Trienio Liberal (1820-1823). La respuesta de las potencias europeas para restaurar el antiguo orden fue el envío de un ejército conocido como "Los Cien Mil Hijos de San Luis" al mando del Duque de Angulema, quien ordenó destruir la fortaleza el 23 de abril de 1823 para evitar el acantonamiento de tropas en ella.

Pancorbo, desfiladero desde la fortaleza de Santa Engracia
Pancorbo, desfiladero desde la fortaleza de Santa Engracia (22kb)
Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia
Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia (23kb)
Pancorbo, cima del monte Castillete
Pancorbo, cima del monte Castillete (23kb)

En otro (hay bastantes), se cuentan detalles curiosos, como estos:

En el siglo XVIII, las tropas se reclutaban por alistamiento voluntario y por quintas (se tomaba 1 hombre de cada 5), realizándose también levas de vagabundos y ociosos. Las condiciones exigidas eran tener entre 16 y 40 años, ser católico-apostólico-romano, medir como mínimo 1,40m y no ser lo que entonces se denominaba "extracción infame": mulato, gitano, verdugo o carnicero.

Existían claras diferencias entre las condiciones de vida de oficiales y soldados, e incluso entre estos. Cada 20 hombres correspondía una mesa, dos bancos, un baúl, una jofaina y una lámpara de aceite. Casi todo el sueldo se retenía para gastos de manutención y para la renovación del uniforme, que se realizaba cada 30 meses, por lo que en su escaso tiempo libre muchos se dedicaban a oficios artesanos. A partir de 1766 la tropa pasó de 1 a 2 comidas diarias, compuestas en buenas épocas por arroz, tocino, menestras y despojos de carnicería, aunque fundamentalmente su alimento era el pan.

Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia
Pancorbo, fortaleza de Santa Engracia (35kb)
Pancorbo desde la fortaleza de Santa Engracia
Pancorbo desde la fortaleza de Santa Engracia (27kb)

Satisfecho por lo encontrado, bajé a por la bici y emprendí el descenso con cierto temor al tramo de piedras.

Es un auténtico incordio, pero se puede pasar en bici de carretera. Yo lo hice.
Por poder, también se puede pinchar. Yo lo hice.

Me di cuenta precisamente al comenzar a bajar.
Tenía que haber hinchado la cámara para pasar en mejores condiciones el tramo malo, pero no lo hice y lo pasé fatal notando los golpes en la rueda pinchada y los patinazos de la que estaba bien, que me produjeron algunos problemas de equilibrio.
De nuevo en la bifurcación, ya me digné inflarla y terminé de bajar. Junto a la iglesia de Santiago arreglé el pinchazo y vi varias de las esculturas metálicas que hay repartidas por el pueblo, como una que representa a Don Quijote, Dulcinea y Sancho Panza.

Pancorbo, esculturas de Don Quijote, Sancho Panza y Dulcinea
Pancorbo, esculturas de Don Quijote, Sancho Panza y Dulcinea (37kb)

Visita al pueblo, que la merece.
La furgoneta de los suizos estaba en la plaza Mayor.

Pancorbo, iglesia de Santiago
Pancorbo, iglesia de Santiago (37kb)
Pancorbo
Pancorbo (35kb)
Pancorbo, fuente
Pancorbo, fuente (42kb)
Pancorbo, Torreón de la Cárcel
Pancorbo, Torreón de la Cárcel (25kb)
Pancorbo, Calle Real
Pancorbo, Calle Real (31kb)
Pancorbo, ayuntamiento
Pancorbo, ayuntamiento (27kb)

En la fachada del Ayuntamiento, una placa recuerda a Juan de Pancorbo (1512-1576), "compañero de Pizarro en la conquista del Perú y regidor perpetuo del Cuzco, al cumplirse el V Centenario del descubrimiento de América".
Llevaba anotada la Casa de Colón, pero las dos primeras personas a las que pregunté no me supieron dar razón de ella. Me mandaron al estanco, que ellos sabrían. En el estanco, pequeño, no había nadie, pero enseguida salió un hombre con un brazo en cabestrillo que me miró fijamente y en silencio mientras le preguntaba por la casa de marras. Todavía unos segundos en silencio... mirada fija... y, por fin, un gesto con las cejas antes de decir que no sabía y desaparecer... y reaparecer con una señora mayor que sí sabía cuál era. Resulta que esa casa tenía un arco, que se cayó, y ahora ha quedado un solar vacío en parte de lo que era la casa original, junto a lo que sigue en pie.

Pancorbo, soportales
Pancorbo, soportales (28kb)
Pancorbo, Calle Real
Pancorbo, Calle Real (29kb)
Pancorbo, Casa de Colón
Pancorbo, Casa de Colón (32kb)

Me quedaba por localizar una escuela con una entrada para niños y otra para niñas. La vi hace cosa de quince años atrás y luego me arrepentí de no haberle hecho una foto. Pregunté a una chica, no sabía; pregunté a otra, que llevaba en la mano un perro pequeño. Dijo que la tiraron y que en su lugar habían construido la que ahora se ve en funcionamiento.

Al cabo de tres horas y media de excursión, había recorrido la friolera de 16km, buena parte de los cuales correspondían al extra de la incursión a Santa Engracia y al recorrido por el pueblo.

Tras serias dudas y cálculos y recálculos, dejé atrás Pancorbo y seguí adelante con el plan previsto, pero con el presupuesto energético esquilmado y el horario hecho trizas.

A pesar de los pesares, entré un momento en Santa María Ribarredonda.

Santa María Ribarredonda, iglesia
Santa María Ribarredonda, iglesia (31kb)

Al poco, me despedía de la N-I para seguir por la N-232, con largas rectas hasta coger un desvío y comenzar el ascenso al Portillo de Busto. Amplias vistas desde arriba y plácido descenso por el otro lado.

Portillo de Busto, vistas
Portillo de Busto, vistas (27kb)

De haber tenido más tiempo, habría entrado en La Aldea del Portillo de Busto, pero me contenté con hacer una foto antes de continuar.

La Aldea de Portillo de Busto
La Aldea de Portillo de Busto (29kb)
De Ranera a Tobera
De Ranera a Tobera (28kb)

Había pasado una vez por Tobera, en una excursión de infausto recuerdo, pero sin parar. Recordaba la impresión que me causó entonces el conjunto que forman, en las afueras, el puente, el humilladero y la ermita. Cosa de ver.
Esta vez, además de estar un rato en ese lugar, mirándolo todo, seguí el recorrido balizado que permite ver las cascadas y saltos de agua que hay en el casco urbano.

Tobera, puente, humilladero y ermita
Tobera, puente, humilladero y ermita (42kb)
Tobera, ermita
Tobera, ermita (33kb)
Tobera
Tobera (41kb)
Tobera, cascada del río Molinar
Tobera, cascada del río Molinar (51kb)
Tobera, cascada del río Molinar
Tobera, cascada del río Molinar (44kb)
Tobera, cascada del río Molinar
Tobera, cascada del río Molinar (41kb)
Tobera, paseo junto al río Molinar
Tobera, paseo junto al río Molinar (43kb)
Tobera, paseo
Tobera, paseo (63kb)
Tobera, vistas
Tobera, vistas (31kb)

Paré en Frías lo justo para coger agua. A fin de cuentas, estuve el año pasado viendo la ciudad.

Frías
Frías (35kb)
Frías
Frías (25kb)

A diferencia de entonces, me entretuve en Montejo de Cebas para, además de aclararme con respecto al edificio que fue balneario, visitar una necrópolis. No está mal el lugar, pero al personal no se le ha ocurrido nada mejor que tallar sus nombres (o cualquier cosa) en la piedra arenisca y ahora a ver quién arregla eso.

Montejo de Cebas, antiguo balneario
Montejo de Cebas, antiguo balneario (55kb)
Montejo de Cebas
Montejo de Cebas (40kb)
Montejo de Cebas, necrópolis
Montejo de Cebas, necrópolis (40kb)

Unas dudas antes de continuar hacia Garoña (la alternativa era ir por Quintana Martín Galíndez, con un recorrido algo más largo, pero más llano) y divisar a distancia, primero, la vetusta central nuclear y, después, el monasterio de San Martín de Don.

San Martín de Don, monasterio
San Martín de Don, monasterio (32kb)

Al llegar al puente sobre el Ebro, en las inmediaciones de Tobalinilla, vi que había arreglado algo el tema del tiempo disponible y que podía ver sin agobiarme mucho lo que quedaba.

Tobalinilla
Tobalinilla (35kb)
Tobalinilla, Punto de Reunión ante emergencias nucleares
Tobalinilla, Punto de Reunión ante emergencias nucleares (37kb)

Por de pronto, en Sobrón visité una de las dos fuentes medicinales, la de Soportilla, al otro lado del río. A la de La Salud no se puede acceder por impedirlo las vallas de una obra. Seguí durante unos metros un senderillo que acompaña al Ebro. Muy bonito.
Una mujer que regenta un bar comentó que hace unos días cayó un árbol y que su marido andaba atareado troceándolo y transportando la madera. La hija, pequeñita, andaba correteando por la hierba como si flotara.

Hoces de Sobrón, río Ebro
Hoces de Sobrón, río Ebro (39kb)
Sobrón Bajo, ermita
Sobrón Bajo, ermita (41kb)
Sobrón Bajo
Sobrón Bajo (46kb)
Sobrón Bajo, hostal cerrado
Sobrón Bajo, hostal cerrado (29kb)
Sobrón Bajo, junto a la fuente de Soportilla
Sobrón Bajo, junto a la fuente de Soportilla (54kb)
Sobrón Bajo, fuente de Soportilla
Sobrón Bajo, fuente de Soportilla (46kb)
Sobrón Bajo, puente sobre el Ebro
Sobrón Bajo, puente sobre el Ebro (51kb)
Sobrón Aventura
Sobrón Aventura (32kb)
Puentelarrá
Puentelarrá (23kb)

En otra ocasión había estado en el Monasterio del Espino, del siglo XV, donde un cura me mostró entonces el claustro y la iglesia. Cuando llegué esta vez ya vi que las cosas habían cambiado, tal y como daban a entender unos carteles alusivos al uso de ese lugar (de parte de él) para celebración de banquetes de boda y similares.
Lo fundaron los Benedictinos en 1410. En la iglesia está enterrado el confesor de Isabel La Católica. Tras la desamortización, estuvo casi 50 años abandonado. Los Redentoristas (actuales propietarios) tuvieron que hacer bastantes arreglos cuando llegaron. Lo utilizaron como seminario y, posteriormente, como lugar de encuentros, retiros, etc.
Según estaba haciendo una foto desde el exterior de una verja, ésta se abrió. Pensé que me habían pillado y que saldría alguien a ver quién andaba por ahí, pero el que salió fue un coche que tiró hacia Santa Gadea, lo mismo que hice yo a continuación.

Santa Gadea del Cid, Monasterio de Nuestra Señora del Espino
Santa Gadea del Cid, Monasterio de Nuestra Señora del Espino (39kb)

De Santa Gadea del Cid tenía buen recuerdo de la única vez que había estado. La villa fue declarada Conjunto Histórico-Artístico Nacional en 1973.
Como entonces no subí al castillo, eso fue lo primero que hice. Viniendo desde Puentelarrá da el pego, parece que queda en pie mucho más de lo que realmente se conserva. Lo mejor, la panorámica del pueblo desde arriba.

Santa Gadea del Cid, castillo
Santa Gadea del Cid, castillo (37kb)
Santa Gadea del Cid, castillo, torre del homenaje
Santa Gadea del Cid, castillo, torre del homenaje (24kb)
Santa Gadea del Cid desde el castillo
Santa Gadea del Cid desde el castillo (31kb)

No sabía cuántos kilómetros quedaban hasta Ameyugo, pero no debían de ser más de media docena, así que no me agobié demasiado recorriendo varias calles, saliendo y entrando por el Arco de las Eras y, sobre todo, disfrutando como un enano de la plaza porticada. Cuando llegué a ella había tres hombres, se fueron al rato y me quedé solo. Qué gozada de sitio.

Santa Gadea del Cid, calle y Arco de las Eras
Santa Gadea del Cid, calle y Arco de las Eras (26kb)
Santa Gadea del Cid, Arco de las Eras
Santa Gadea del Cid, Arco de las Eras (25kb)
Santa Gadea del Cid, Plaza del Ayuntamiento
Santa Gadea del Cid, Plaza del Ayuntamiento (22kb)
Santa Gadea del Cid, plaza porticada e iglesia
Santa Gadea del Cid, plaza porticada e iglesia (26kb)
Santa Gadea del Cid, calle de la Fuente
Santa Gadea del Cid, calle de la Fuente (22kb)
Santa Gadea del Cid, plaza porticada
Santa Gadea del Cid, plaza porticada (23kb)
Santa Gadea del Cid, plaza porticada
Santa Gadea del Cid, plaza porticada (23kb)
Santa Gadea del Cid, casa
Santa Gadea del Cid, casa (23kb)
Santa Gadea del Cid, Puerta de la Encima
Santa Gadea del Cid, Puerta de la Encima (22kb)

Cuando me fui quedaba algo menos de luz de lo que esperaba.
Tampoco contaba con el falso llano ascendente que culminaba en una subida de medio kilómetro al 8% (eso ponía en una señal); pero todo pasa y luego tocaba bajar, pasar por debajo de la N-I y recorrer en plan relajado el par de kilómetros finales hasta Ameyugo.

Ameyugo la nuit
Ameyugo la nuit (19kb)
[subir]