índice
Espejo - San Pantaleón de Losa - Pedrosa de Tobalina - Herrán - Espejo
11-10-2014
(mapa)
(mapa) (111kb)

El año pasado pasé por primera vez en bici por Valdegobía, en el extremo occidental de Álava. Me gustó y quise repetir, pero en sentido contrario.
Ese era el principal aliciente de la excursión, además de volver a ver un par de cosas y visitar Herrán y Sobrón.
Eso creía...

De camino a Espejo con el coche se puso a llover. Sirimiri. Mal panorama.
Paró para cuando llegué y me puse en marcha sin novedad.

Espejo, casa de 1567
Espejo, casa de 1567 (29kb)
Espejo
Espejo (47kb)
Villamaderne desde cerca de Espejo
Villamaderne desde cerca de Espejo (14kb)
Vistas desde cerca de Espejo
Vistas desde cerca de Espejo (15kb)

Primera parada, Villanueva de Valdegobía. Pregunté en Turismo por si existía y, en su caso, dónde una presa de madera en el río Omecillo (no lejos anda el Tumecillo...).
No me hacía muchas ilusiones, pero la chica, bien maja, me dijo que sí, que quedaba cerca, y me orientó, aunque ya me dijo que hay que atravesar un terreno privado.

En el terreno en cuestión no había nadie (la casa estaba cerrada) y vi la presa, en un lugar que me gustó mucho.

Villanueva de Valdegobía, presa de madera en el río Omecillo
Villanueva de Valdegobía, presa de madera en el río Omecillo (46kb)

Ya me estaba yendo del pueblo cuando caí en la cuenta de que llevaba apuntadas un par de cosas más. La primera, el palacio de los Angulo, la encontré preguntando. Casi enfrente, una casa con dinteles esculpidos.

Villanueva de Valdegobía, palacio de los Angulo
Villanueva de Valdegobía, palacio de los Angulo (33kb)
Villanueva de Valdegobía, casa con dinteles esculpidos
Villanueva de Valdegobía, casa con dinteles esculpidos (32kb)
Villanueva de Valdegobía, puerta
Villanueva de Valdegobía, puerta (39kb)
Villanueva de Valdegobía, casa
Villanueva de Valdegobía, casa (28kb)

La segunda la localicé sin preguntar. Se trata de una tienda. Mejor dicho, "la" tienda. Un pequeño supermercado. El único en unos cuantos kilómetros a la redonda. Hablaron de ello en un informativo de EITB. Una chica rumana ha invertido sus ahorros en ponerla en marcha. Lógicamente, terminado el verano los clientes disminuyen, pero la chica no se quejaba. La pena es que salió en la foto con los ojos cerrados, porque los tiene muy bonitos.

Villanueva de Valdegobía, tienda
Villanueva de Valdegobía, tienda (21kb)

Anduve un rato por la parte alta del pueblo en vista de que había más casas interesantes.

Villanueva de Valdegobía, casas
Villanueva de Valdegobía, casas (27kb)
Villanueva de Valdegobía
Villanueva de Valdegobía (29kb)

Fue reemprender la marcha y ponerse a llover. Un sirimiri persistente y con pinta de largo recorrido.
Chubasquero y adelante.

De San Millán de San Zadornil a San Zadornil
De San Millán de San Zadornil a San Zadornil (16kb)

Al llegar a San Millán de San Zadornil me desvié hacia San Zadornil (ambos pueblos pertenecen a Burgos), no sin algunas dudas.
No era la primera vez que pasaba por el cruce pensando que algún día iría a ver la iglesia románica del segundo pueblo; pero, como no parecía que pudiera tratarse del ejemplo más espectacular de ese estilo artístico y la lluvia tampoco es que me animara gran cosa, empecé a pensar que estaba perdiendo el tiempo de mala manera.

San Zadornil
San Zadornil (17kb)
San Zadornil, iglesia románica
San Zadornil, iglesia románica (29kb)

Según llegué, vi que los soportales del ayuntamiento iban a ser mi destino casi inmediato a la espera de que dejara de llover.
El pueblo tenía vidilla, vi a varias personas.

San Zadornil, casa
San Zadornil, casa (32kb)
San Zadornil
San Zadornil (25kb)

De la iglesia me llamó la atención su torre-campanario. Como en un panel pone que han descubierto unas pinturas en su interior, pensé que podía hacer tiempo viéndolas. Una señora me dijo en qué casa tienen la llave. Llamé y la mujer que abrió dijo que la pillaba en mal momento, que estaba cocinando... que a ver su marido... Dejó la puerta abierta y desapareció. Esperé mientras la lluvía caía mansamente.
Al rato, salió el marido, Ramón, que me había visto llegar al pueblo cuando él hacía lo propio tras andar por el monte.

Abrió la iglesia y vi las pinturas, descubiertas hace cosa de tres o cuatro años. Explicó detalles de la restauración de que había sido objeto el templo, como, por ejemplo, que habían reducido la altura de la torre-campanario, más que nada para eliminar la parte que a alguien se le ocurrió añadir para incrustar en ella un reloj.
Andan entretenidos preparando un nacimiento con luces y tal. Al lado, un armario con diversos libros y objetos litúrgicos, todo ordenado y presentable.
Otro armario, con casullas, capas, etc. recuerda muy mucho a los que hay en la colegiata de Valpuesta.

San Zadornil, pinturas en la iglesia
San Zadornil, pinturas en la iglesia (22kb)

De la iglesia pasamos a un edificio que hay al lado, antigua escuela, y cuya apariencia no da pistas sobre su contenido. Se trata de un museo etnográfico.

En ese pueblo, cosa que pillan en desuso y que se puede restaurar, cosa que acaba restaurada y en el museo.
Lejos de almacenar o amontonar objetos de cualquier manera, lo tienen todo muy bien organizado, clasificado por temas, mostrando cómo eran la vida y costumbres en el lugar.

Hay desde molinillos de café, planchas de hierro y almireces hasta una sierra para cortar troncos en vertical para obtener tablones o un trillo que restauró laboriosamente el propio Ramón.
Un manitas de Cillaperlata construyó varias maquetas que representan en pequeño tamaño una noria, un par de molinos, una trilladora y otra máquina agrícola. Además de que ya de por sí están bien hechas, se enchufan y se ponen en marcha. La monda. En particular, lo de la trilladora y la otra máquina es para quedarse pasmado.

San Zadornil, museo etnográfico, trilladora
San Zadornil, museo etnográfico, trilladora (31kb)
San Zadornil, museo etnográfico
San Zadornil, museo etnográfico (29kb)

La gente del pueblo está jubilada, eran mayormente agricultores (alguno, ganadero); pero está claro que no son de los que se quedan apalancados en un sofá o en la silla de un bar.

La de Turismo de Villanueva me había dicho que la Casa del Parque que hay en San Zadornil está cerrada, pero Ramón dijo que, al parecer, van a abrirla próximamente. Eso permitirá hacer visitas a la iglesia y al museo, por ejemplo. Lo del "parque" hace referencia al Parque Natural de los Montes Obarenes.

Tras subir un momento a la torre-campanario a sugerencia de Ramón, di por terminada una visita tras limitada en expectativas como sorprendente y valiosa en la práctica.

San Zadornil, desde la torre-campanario de la iglesia
San Zadornil, desde la torre-campanario de la iglesia (19kb)

A las buenas impresiones con las que dejé el pueblo se le añadió que había dejado de llover.
A cambio, llevaba tres horas y media de excursión y había recorrido menos de 20 kilómetros, lo que, unido a que el día es cada vez más corto en estas fechas, empezó a inquietarme.

De San Millán de San Zadornil a Tobillas
De San Millán de San Zadornil a Tobillas (14kb)

En parte por eso, no paré en Tobillas, donde ya vi en otra ocasión su iglesia, la más antigua (o una de las más) en activo del País Vasco, ni me acerqué a alguna de las cuevas artificiales de la zona (también tenía vista alguna de ellas).

Tobillas
Tobillas (21kb)
Bóveda, casa
Bóveda, casa (24kb)
De Bóveda a San Pantaleón de Losa, mojón kilométrico
De Bóveda a San Pantaleón de Losa, mojón kilométrico (38kb)

El puerto de La Horca es de los que se deja subir. En su cima se entra en Castilla y León.
Y a su pie se encuentra San Pantaleón de Losa. Según subía a su famosa iglesia, bajaba un coche con una mujer. Igual era una turista, pero pensé que se trataba de la que hace las visitas guiadas.
Junto a la entrada, unos escombros. A saber qué están arreglando.

San Pantaleón de Losa
San Pantaleón de Losa (23kb)

Mientras recogía la bici, di el relevo a una pareja que llegaba en su todoterreno.

En cuestión de unos pocos minutos salió el sol, y eso que bajando de La Horca empezaba a chispear.

En Pedrosa de Tobalina tocaba volver a ver su fotogénica cascada (con poca agua esta vez) y no dejar escapar como el año pasado una curiosa ventana románica de su iglesia.

Pedrosa de Tobalina, iglesia, ventana románica
Pedrosa de Tobalina, iglesia, ventana románica (39kb)
Pedrosa de Tobalina, cascada
Pedrosa de Tobalina, cascada (38kb)

Al lado de Pedrosa, La Orden, también con iglesia románica.

La Orden de Tobalina, iglesia románica
La Orden de Tobalina, iglesia románica (37kb)

Luego se sube hasta la altura de Rufrancos y se va bajando, dejando la Sierra de Árcena a la izquierda.

Cerca de Rufrancos, Sierra de Árcena
Cerca de Rufrancos, Sierra de Árcena (19kb)

Llegué a Herrán por un acceso que no aparecía en el mapa, desde La Revilla de Herrán.
Había estado dos veces, ambas procedente de Lalastra, siguiendo el camino que recorre el desfiladero del río Purón; pero ninguna de las dos veces visité Herrán en condiciones.
Dejé la bici y me puse a recorrer el pueblo.
Había leído que una torre que funciona como turismo rural tiene en su interior unas pinturas murales góticas, así que mi gozo en un pozo al ver cerrada la Torre Árcena y su restaurante.

Herrán
Herrán (33kb)
Herrán, torre de Árcena
Herrán, torre de Árcena (26kb)

En el pueblo hay unos cuantos gatos, pero parecen bastante desconfiados.

Herrán, gatos
Herrán, gatos (42kb)

La casa-palacio de los Angulo es bien grande, su fachada sur resulta llamativa.

Herrán
Herrán (36kb)
Herrán
Herrán (36kb)
Herrán, palacio de Angulo
Herrán, palacio de Angulo (34kb)

En la terraza de un bar que es de lo primero que se encuentra el que viene por la senda del Purón había una serie de personas. Pregunté por lo de las pinturas, por preguntar.

-"Aquí es".

Pues sí. Como había llegado por detrás de esa otra torre no me había percatado de que lo era realmente y tampoco se me había ocurrido que pudiera ser ésa la que contuviera las pinturas.
La chica de la barra dijo que su madre me enseñaría las pinturas, pero que en ese momento estaba comiendo, así que podía volver en unos diez minutos.
Al cabo de un cuarto de hora no había nadie tras la barra, pero sí un matrimonio junto a cuya casa había intentado fotografiar un rato antes a una gata. La mujer había dicho que el felino de marras no se dejaba acariciar.
Otro paseo y, a la vuelta, de nuevo la barra vacía y el matrimonio que seguía tomando café.
Otro paseo. Al menos, así vi con calma el antiguo lavadero, con una fuente; también, un pequeño parque infantil junto a un pequeño puente sobre el Purón, y algunas cosas más.

Herrán, lavadero
Herrán, lavadero (53kb)
Herrán
Herrán (47kb)
Herrán, puente
Herrán, puente (53kb)

Nuevo intento y ahí estaba la chica de antes, sin prisa. Me empecé a intranquilizar al ver que el tiempo pasaba.
Al final no fue su madre sino ella misma la que nos acompañó (a una pareja de senderistas y a un servidor) a ver las pinturas.
Por lo que dijo, parece que Herrán fue antaño un importante lugar de paso. Las pinturas las descubrió su padre hace cosa de trece o catorce años. La torre estuvo sin tejado durante un tiempo, así que puede que las pinturas se conservaran gracias a estar tapadas.

Herrán, torre
Herrán, torre (37kb)
Herrán, torre, pinturas murales góticas
Herrán, torre, pinturas murales góticas (32kb)

Todo un espectáculo.
Parecen estar representados San Pedro, Santa Águeda, la Vera Cruz...
En esta página se habla de ello.
Y esta es la página web de la casa rural que alberga la torre.

Al volver a pasar junto al palacio de los Angulo, vi a una mujer junto a la entrada y hablamos un rato. Se quejaba de lo mucho que cuesta, en todos los sentidos, mantener un edificio así (tiene categoría de monumento), y de que no reciben ayudas. Quitaron una parra que cubría parte de la fachada principal, pero no pueden reformar nada así como así.

Salí de Herrán una hora más tarde de mi primera entrada en el bar de la torre y con los esquemas mentales bastante alterados en vista de que andaba bastante más tarde de lo previsto.
A pesar de todo, me puse a buscar el pópilo, un lugar con enterramientos antiguos entre los que abundan las tumbas de niños. Me habían explicado dónde están, pero no di con ellas, tal vez por las prisas.

Parada breve en Gabanes para fotografiar su casa-torre.

Gabanes, casa-torre
Gabanes, casa-torre (31kb)

Recurrí al plato grande para ir más rápido. Normalmente lo tengo de adorno.

Sierra de Árcena desde cerca de Barcina del Barco
Sierra de Árcena desde cerca de Barcina del Barco (22kb)

Junto al desvío de Mijaralengua, un letrero mencionando la presencia de un menhir. Para otro día, que no estaba el horno para bollos.

Central nuclear de Santa María de Garoña
Central nuclear de Santa María de Garoña (29kb)
Cerca de San Martín de Don, río Ebro
Cerca de San Martín de Don, río Ebro (33kb)
Río Ebro desde el puente de Tobalinilla
Río Ebro desde el puente de Tobalinilla (22kb)
Hoces de Sobrón
Hoces de Sobrón (27kb)
Llegando a la presa del embalse de Sobrón
Llegando a la presa del embalse de Sobrón (25kb)

Sobrón era uno de los puntos importantes del recorrido, incluida la visita de la parte alta, Sobrón Alto, así que tiré para arriba confiando en ver aquello rápido y bajar a toda prisa para ver la parte baja, la del balneario.
El cálculo que había hecho, fiándome del mapa de carreteras de Burgos, era de 1,5km de subida (o menos). Se va por una pista de hormigón y la pendiente es fuerte desde las primeras de cambio.
En un momento dado, aparecieron unas cuantas setas al borde de la carretera. De hermoso tamaño como eran, habría estado bien saber si eran comestibles, pero no era el momento.
El caso es que aquello siguió en plan serio, se fueron sucediendo las rampas duras y ni rastro de civilización.
Está bien subir puertos, superar pendientes fuertes y todo eso, pero tampoco era el momento.
Por mucho que refunfuñé, el pueblo no apareció hasta que le dio la gana, tras más de 2km de sufrida ascensión.
(Luego, vi que en la sección "A Tope" de la web de altimetrías figuran los datos de la misma. Más me habría valido mirarlo antes.)
No sé si me agobiaron más las cuestas o el hecho de que veía que el tiempo se iba y que iba a andar mal para volver a Espejo con luz.

Hay que bajar un poco hasta el pequeño casco urbano, cruzando una valla (estaba abierta) que se supone que debe dejarse cerrada para que no pase el ganado.
Unas fotos y para abajo. Bueno, primero para arriba, recurriendo al tercer plato para salvar la primera de las cuestas, por si acaso.

Sobrón Alto
Sobrón Alto (27kb)
Sobrón Alto, casa
Sobrón Alto, casa (24kb)
Sobrón Alto, casa
Sobrón Alto, casa (27kb)

Me fastidió bastante ver Sobrón Bajo a todo correr. Tendré que volver.
Había gente en la zona en que se encuentra un bar que está en funcionamiento. Al lado, un edificio abandonado: "Los Tres Hermanos".

Sobrón Bajo
Sobrón Bajo (40kb)

Bajé por una escalinata toda elegante hasta un puente sobre el Ebro en el que varios pescadores probaban suerte y di por terminada la visita.

Sobrón Bajo, escalera
Sobrón Bajo, escalera (59kb)

De nuevo plato grande y mirar al reloj cada dos por tres.

Para cuando llegué a Bergüenda, ya vi que iba a llegar bien, así que paré un momento para fotografiar el puente. Una señora mayor dijo que el agua se estaba llevando las piedras de la base.

Bergüenda, puente
Bergüenda, puente (21kb)

Cogí agua en Espejo antes de emprender el regreso a Vitoria, en el que tuve que parar en Pobes porque las barreras de la vía estaban bajadas. Al poco pasó un Alvia (eso me pareció). En ese pueblo se celebró al día siguiente una feria popular centrada en la alubia pinta alavesa.

[subir]