índice
Arantzazu - Arrikrutz - Orkatzategi - Araotz - Arrola - Arantzazu
06-05-2014
(mapa)
(mapa) (230kb)

El capítulo titulado "Peregrinación a Arantzazu", de la serie de EITB "Rutas por Euskal-Herria", describe la ruta a pie desde Arrasate/Mondragón o sus inmediaciones hasta el santuario de la patrona de Gipuzkoa. Cuando lo vi, hace años, me pareció interesante. Sin más.

Posteriormente, me topé con esta página. Entre las fotos y lo bien que parece que se lo pasaron los del grupo, más algunos lugares de lo más curioso en los que estuvieron, ya le fui cogiendo más interés al asunto.
Finalmente, documentándome al respecto, di con esta otra página, con muchísimas fotos y con un par de coincidencias bastante llamativas con la anterior: tanto el itinerario como la fecha de realización están prácticamente clavados.

Cuando llegué a Arantzazu aquello estaba bastante tranquilo, y eso que un autobús había descargado a un numeroso grupo de escolares. Los chavales estaban atentos a lo que les decían sus profesores, organizándolos, y no daban voces. Igual es que todavía estaban medio dormidos.

Cogí por banda las escaleras que bajan desde el mismo aparcamiento hacia la pista de Bellotza y di comienzo a la excursión.

Arantzazu, escaleras hacia la pista de Bellotza
Arantzazu, escaleras hacia la pista de Bellotza (46kb)

A medio bajar, continué por la derecha la ladera hasta aterrizar al rato en la pista susodicha y, poco más tarde, llegaba al molino de Akuegi. Bonito lugar.

De Arantzazu a Akuegi
De Arantzazu a Akuegi (34kb)
De Arantzazu a Akuegi
De Arantzazu a Akuegi (57kb)
Molino de Akuegi
Molino de Akuegi (59kb)

No menos bonito me pareció el camino que sigue el canal cubierto que arranca de ahí mismo. Con la primavera en plena actividad y el día que hizo, nublado, estaba todo espectacular y con una temperatura muy buena para caminar.

De Akuegi a Gesaltza
De Akuegi a Gesaltza (47kb)
De Akuegi a Gesaltza, haya
De Akuegi a Gesaltza, haya (60kb)

Previo paso por un cruce de caminos controlado por un hermoso roble, me acerqué a Gesaltza y a su sumidero. Cuando me pareció que ya había visto lo que había que ver desde su exterior, di la vuelta y me encontré con el verdor impresionante de los árboles que viven en la zona. Tremendo. Algo así como el entorno de la "Source de la Bidouze".

De Akuegi a Gesaltza, cruce
De Akuegi a Gesaltza, cruce (57kb)
De Akuegi a Gesaltza
De Akuegi a Gesaltza (44kb)
Llegando a Gesaltza
Llegando a Gesaltza (28kb)
Gesaltza, llegando al sumidero
Gesaltza, llegando al sumidero (51kb)
Gesaltza, desde el sumidero
Gesaltza, desde el sumidero (57kb)
Gesaltza, cerca del sumidero
Gesaltza, cerca del sumidero (61kb)
Gesaltza
Gesaltza (30kb)

Unos minutos más tarde, pasaba por Arrikrutz, lugar que conoció tiempos mejores como cruce de caminos que era.
Pasó uno en BTT.

Llegando a Arrikrutz
Llegando a Arrikrutz (33kb)
Arrikrutz, caserío
Arrikrutz, caserío (38kb)

En esta página se dice, respecto a una piedra labrada que hay en ese grupo de caseríos, lo siguiente: "Y éste es el Santutxo o Humilladero de Arrikrutz. En este baserri se bifurcaba el camino que iba a Gipuzkoa por san Adrián y otro que se bifurcaba hacia Artia y cruzaba la sierra de Urkilla para pasar a la Llanada alavesa. En este Humilladero hay un 'Aguabenditero' y un limosnero y los grabados están bastante deteriorados. A cada lado había una estela, una de ellas desapareció y la otra está guardada en el baserri".

Arrikrutz, Santutxo o Humilladero
Arrikrutz, Santutxo o Humilladero (50kb)

Bajé hasta el centro de recepción de visitantes de las cuevas de Arrikrutz. Estaba cerrado. Tampoco tenía mucho interés en llegar hasta la entrada de las cuevas, así que seguí bajando, hasta cruzar el puente de Jaturabe. En sus inmediaciones, un par de coches y un grupo de chicos. Por su aspecto y por los comentarios que hicieron confirmaron lo que supuse: eran escaladores que iban a ejercitarse en las afamadas paredes de Sandaili.

Hacia la cueva de Arrikrutz
Hacia la cueva de Arrikrutz (53kb)
Recepción de la cueva de Arrikrutz
Recepción de la cueva de Arrikrutz (49kb)

De no haber releído en ese momento las notas que llevaba habría pasado de largo sin ver las estrechas escaleras que suben hacia el canal de agua. Que son estrechas ya lo sabía, pero lo son más de lo que lo parecen en las fotos de las páginas web citadas. En lugar de caminar unos pocos metros y coger el acceso más civilizado que hay más adelante, opté por subir por las escaleras de marras.

Jaturabe, escaleras
Jaturabe, escaleras (52kb)

El paseo junto al canal me gustó mucho. Un par de rincones, al comienzo del mismo, me recordaron muy mucho al "Río Misterioso" del Parque de Atracciones del Monte Igeldo (salvando todas las distancias, obviamente).

Jaturabe, cerca del canal de agua
Jaturabe, cerca del canal de agua (57kb)
De Jaturabe a Urruxola, canal de agua
De Jaturabe a Urruxola, canal de agua (53kb)
De Jaturabe a Urruxola, vistas
De Jaturabe a Urruxola, vistas (31kb)
De Jaturabe a Urruxola, canal de agua
De Jaturabe a Urruxola, canal de agua (52kb)
De Jaturabe a Urruxola, canal de agua
De Jaturabe a Urruxola, canal de agua (55kb)

Terminado el canal y llegado al barrio de Urruxola, unos burros me dieron la bienvenida junto a uno de los caseríos que quedan más abajo.

Urruxola, caserío Barrenetxe
Urruxola, caserío Barrenetxe (53kb)
Urruxola, burros
Urruxola, burros (44kb)

Las escaleras que suben hasta la iglesia (y que siguen haciéndolo después) debieron de construirlas (es un suponer) precisamente para eso, para que la gente que iba a misa no se manchara de mala manera.
En cualquier caso, ese lugar me gustó mucho. El pedazo roble que hay al lado queda muy bien.
Al parecer, la iglesia cuenta con bóveda de madera y pinturas e imágenes de interés. Unos cartelitos advierten de que la zona está videovigilada.

Urruxola, escaleras
Urruxola, escaleras (59kb)
Urruxola, pórtico de la iglesia
Urruxola, pórtico de la iglesia (20kb)
Urruxola, iglesia y roble
Urruxola, iglesia y roble (57kb)

Al llegar al caserío Garaikua (en la página de los vascofranceses lo denominan Estañukoa) me crucé con una pareja de senderistas. No les pregunté si sabían por dónde queda la fuente de agua sulfurosa que se conserva allí. En la fachada del caserío ya pone "Bainu etxe" debajo del nombre del mismo.
Maniobrando durante la búsqueda, vi a una oveja con su corderito. La madre se puso firme, atenta a los movimientos de un servidor. Un manzano en flor le daba el punto bucólico al lugar.

Orkatzategi desde Urruxola
Orkatzategi desde Urruxola (34kb)
Urruxola, caserío Garaikua
Urruxola, caserío Garaikua (40kb)
Urruxola, vistas desde el caserío Garaikua
Urruxola, vistas desde el caserío Garaikua (19kb)

Allí estaba la fuente, en la parte de atrás y sin manar agua, pero con el líquido elemento hasta cerca del borde del agujero del que sale.

Urruxola, caserío Garaikua, fuente de agua sulfurosa
Urruxola, caserío Garaikua, fuente de agua sulfurosa (54kb)
Urruxola, manzano en flor junto al caserío Garaikua
Urruxola, manzano en flor junto al caserío Garaikua (57kb)

Como no tenía muy claro cuál es el collado de Urruxola, tras alcanzarlo seguí adelante un poco hasta ver que tenía que dar la vuelta. Lo hice a la altura de un caserío junto al que me observaba un gatito negro.

Hacia el collado Urruxola, vacas
Hacia el collado Urruxola, vacas (54kb)
Hacia el collado Urruxola
Hacia el collado Urruxola (46kb)
Cerca del collado Urruxola, gato
Cerca del collado Urruxola, gato (37kb)

Sube que te sube, camino de Orkatzategi, nuevo paralelismo con Igeldo a la vista de la tubería que baja desde algo más arriba. Me recordó al trazado del famoso funicular del Parque de Atracciones. Parecía (vuelta a salvar todas las distancias habidas y por haber) que iba a aparecer en cualquier momento cargado de turistas.

Del collado Urruxola a Orkatzategi
Del collado Urruxola a Orkatzategi (61kb)
Del collado Urruxola a Orkatzategi
Del collado Urruxola a Orkatzategi (46kb)
Urruxola desde la subida a Orkatzategi
Urruxola desde la subida a Orkatzategi (32kb)
Del collado Urruxola a Orkatzategi, langa
Del collado Urruxola a Orkatzategi, langa (54kb)
Del collado Urruxola a Orkatzategi, tubería
Del collado Urruxola a Orkatzategi, tubería (61kb)

Sin mayor novedad, pasando cerca del depósito de Araozta y junto a algún túmulo prehistórico, enfilé el camino a la cima del citado monte (Orkatzategi, no Igeldo).
Me había olvidado del pantano de Urkulu, así que fue casi un sorpresa su aparición allá abajo. Con un poco de imaginación, se le puede encontrar forma de estrella de mar.
Anboto por allí, Udalaitz por allá... y un montón de montes que no supe reconocer.
Cerca del buzón hay algo que también parece serlo, pero es una mini caseta metálica con una vela (apagada) en su interior. Por su situación y orientación, parece puesta para que se vea la luz de la vela desde el barrio Urruxola.

Orkatzategi, cima
Orkatzategi, cima (40kb)
Embalse de Urkulu desde Orkatzategi
Embalse de Urkulu desde Orkatzategi (19kb)
Orkatzategi, yeguas y ovejas
Orkatzategi, yeguas y ovejas (27kb)
Depósito de Araozta y Aloña
Depósito de Araozta y Aloña (27kb)

Bajando hacia Aitzulo, pareció que iba a salir el sol. Falsa alarma, afortunadamente.
Y tres buitres volando en círculo a no mucha altura, no sé qué habrían visto.

De Araozta a Aitzulo
De Araozta a Aitzulo (33kb)

No sabía que las marcas se dirigen directamente a Aitzulo, así que en algún momento me desvié por si alguna hondonada que queda cerca del camino era el punto de entrada al lugar en cuestión.

Hace impresión, ciertamente.
Como empecé a bajar hacia su abertura inferior por donde no era, por la izquierda, acabé rectificando algo apurado y se me quitaron las ganas de acercarme hasta la repisa de esa ventana.

Aitzulo
Aitzulo (22kb)
Aitzulo
Aitzulo (30kb)
Aitzulo
Aitzulo (30kb)

Las mismas marcas blancas y amarillas que lo han llevado a uno allí lo sacan por otro lado y lo van acercando a los grupos de caseríos que conforman Araotz.

Pasada una borda y antes de alcanzar el barrio de Zubia, algún artista se ha entretenido en crear una especie de esculturas a base de troncos secos y piedras.

De Aitzulo a Araotz, borda
De Aitzulo a Araotz, borda (56kb)
Araotz, barrio de Madina
Araotz, barrio de Madina (29kb)
Araotz, esculturas
Araotz, esculturas (34kb)
Araotz, llegando al barrio de Zubia
Araotz, llegando al barrio de Zubia (25kb)

Las marcas se encargan de alargar un poco la cosa antes de bajar a la carretera. Se agradece, porque así se pasa junto al molino de Errotabarri y se puede uno deleitar con la visión de las plácidas aguas del río Saratxo.

Zubia, río Saratxo
Zubia, río Saratxo (53kb)

En la carretera, unos pocos metros de más hasta el barrio de Ugaran por aquello de coger agua y, también, por hacerlo (tras quitar unas cuantas telarañas) de una curiosa fuente que menciona la segunda de las páginas citadas.
De paso, un lavadero junto al río.

Ugaran, lavadero
Ugaran, lavadero (47kb)
Ugaran, fuente
Ugaran, fuente (42kb)
De Ugaran a Sandaili, casa
De Ugaran a Sandaili, casa (41kb)

Carretera abajo, el mini aparcamiento de Sandaili estaba lleno de coches. A la ida y a la vuelta de la famosa cueva, con su ermita y la pila de agua relacionada con ritos de fertilidad, vi las evoluciones de varios escaladores.

Sandaili
Sandaili (57kb)
Sandaili, escaleras y pila de agua
Sandaili, escaleras y pila de agua (48kb)
Sandaili, cueva y ermita
Sandaili, cueva y ermita (18kb)
Sandaili, escaladores
Sandaili, escaladores (44kb)

Después, tocaba cruzar la presa del embalse de Jaturabe y remontar la ladera opuesta por un senderillo estrecho, húmedo y empinado. Un rollo. Y una buena sudada.
Para compensar, se ve al otro lado la oquedad que alberga a Sandaili.

Jaturabe, barandilla de acceso a la presa
Jaturabe, barandilla de acceso a la presa (55kb)
Embalse de Jaturabe
Embalse de Jaturabe (24kb)
De Jaturabe a Madina
De Jaturabe a Madina (65kb)
Sandaili desde el camino de Jaturabe a Madina
Sandaili desde el camino de Jaturabe a Madina (52kb)

Un momento de alivio al llegar a un pequeño valle colgado que no sé si me gustó porque es bonito o por suavizarse el terreno, o por ambas cosas.
Y vuelta a empezar con otro caminito, en un plan parecido al anterior.

De Jaturabe a Madina, valle colgado
De Jaturabe a Madina, valle colgado (50kb)

De pronto, un balido. Otro. Otro más. Parecían de cordero más que de oveja. Como sonaban cada vez más cerca, pronto vería de qué se trataba.
Así fue. El protagonista era un cordero que se había caído del prado que tenía al lado (a saber qué estaría haciendo), se había enredado en unas zarzas (se había enzarzado) y casi no podía moverse.

Cuando me vio, se apretó contra la pared de tierra, escondiendo la cabeza. Igual pensaba que le iba a reñir.

Madina, cordero entre zarzas
Madina, cordero entre zarzas (48kb)

Por si no me había quejado lo suficiente con el camino, me costó lo suyo acercarme al animal y eso que lo tenía a unos pocos metros. El suelo estaba lleno de maleza que habían ido echando después de cortarla.
Desenredé al cordero, lo aupé al prado, se quedó un rato quieto, mirándome, y echó a correr a toda velocidad, venga a balar, hacia donde estaban sus congéneres.

Me puse un par de medallas y alcancé oficialmente el barrio de Madina.

Madina
Madina (28kb)
Madina, yegua pastando
Madina, yegua pastando (27kb)

Lo que vino después no coincidía con lo que llevaba apuntado.
Yo iba siguiendo todo formal las marcas (blancas y amarillas), que parecían empeñadas en subir lo más posible. En cada bifurcación, tiraban por donde había más pendiente. Me pareció que llevaba más tiempo de la cuenta en ese plan, sobre todo porque no había cruzado la valla que figuraba en los apuntes.
Apareció un hombre, buscando a dos yeguas. Le pregunté por el caserío Aizkirri Garaikoa y lo señaló allá abajo, en una dirección que me confirmó que no iba bien.
De todas formas, dijo que por donde iba también llegaría a Arantzazu, aunque dando un rodeo.

De Madina a Estepasakon
De Madina a Estepasakon (47kb)

Pues bueno, a seguir obedeciendo a las marcas.
Tras pasar junto a lo que parecía un refugio privado, Goikogañeta, termina la subida y se sigue por terreno más o menos llano por un pinar.
Una borda por aquí, otras dos más adelante y se llega a Estepasakon, en un cruce de caminos con un refugio público y algunas mesas entre los árboles.
El coche del hombre al que había visto antes estaba allí, tal y como me había dicho, y él reapareció al poco. No había encontrado a las yeguas y se disponía a subir, ahora motorizado, a donde tenía las otras y el caballo.

De Madina a Estepasakon
De Madina a Estepasakon (23kb)
De Madina a Estepasakon
De Madina a Estepasakon (39kb)
De Madina a Estepasakon, bordas
De Madina a Estepasakon, bordas (55kb)

Un poste señalizador junto al cruce apuntaba convenientemente a Arantzazu, lugar que situaba, también convenientemente, a poco más de 7 km, con un tiempo estimado de 3 horas y media. Este último dato indispuso levemente mi estado de ánimo (por ponerme, me puso de mala leche, pero queda más fino lo otro).
Metidos en gastos, no me costaba nada acercarme al lugar de San Juan de Artia, que el poste ubicaba a unos más que asequibles 400 metros. Allí se encuentran las ruinas de una antigua venta.

Arantzazu desde San Juan de Artia
Arantzazu desde San Juan de Artia (29kb)

Cerca estaba el hombre de las yeguas (de las yeguas y del caballo, pues el bicho estaba "entretenido" con una de las hembras, dejándose llevar por algún impulso primaveral). Nada, que las otras dos yeguas andarían por ahí.
Nos despedimos por tercera y última vez.

Enlacé enseguida con el camino de Arantzazu y empecé a hacer cábalas acerca de las horas que quedaban de luz, la posible presencia de lobos, osos y demás fauna salvaje por los alrededores y esas cosas.

Nueve minutos después, otro poste en una bifurcación. Por la derecha continuaba "mi" camino a Arantzazu, ya a tan sólo 6,8 km y 3 horas, pasando por Artaso; por la izquierda, una nueva oferta de acceso al mismo lugar, pero a 4 km y hora y media de caminata.
Antes de que apareciera uno a todo correr y cambiara los datos ya había tirado por el de la izquierda.

El cielo se había ido cubriendo cada vez más, así que no me extrañó oír el inconfundible sonido de la lluvia que se acercaba. Me dispuse a mojarme, confiando en que el chaparrón no durara mucho, pero lo único que me mojé fueron las botas, y no demasiado, al vadear un arroyo, que era el que producía tan inconfundible sonido.
Tuvo su emoción tratar de asentar una piedra (no lo conseguí del todo), apoyarme en el palo y demás prolegómenos antes de saltar. Previamente, la bonita estampa de una pequeña cascada en una no menos pequeña presa.

De San Juan de Artia a Arendui, presa
De San Juan de Artia a Arendui, presa (56kb)

De un sendero había pasado a una pista y de ésta a otra en mejores condiciones. Finalmente, la civilización en forma de caserío. Pregunté por el nombre: Arendui. Curioso.

De San Juan de Artia a Arendui
De San Juan de Artia a Arendui (59kb)
De San Juan de Artia a Arendui
De San Juan de Artia a Arendui (54kb)
Caserío Arendui
Caserío Arendui (26kb)

Las marcas llevan a rodearlo casi por completo y atajan por un camino cuesta abajo hasta el caserío Arrola.

Arrola, vaca
Arrola, vaca (50kb)
Arrola, bola de nieve
Arrola, bola de nieve (27kb)

A los ladridos de dos perros asomó un hombre con el que estuve hablando un rato. Dijo que son dos caseríos, aunque parezca un único edificio.
A cuenta de un comentario sobre el monte que se ve frente a Arantzazu, Aitzabal, dijo que en su cima había antes una cruz de madera que parece haber pasado a mejor vida; pero es que hay montes en los que había cruces de madera, pero de madera fuerte, y las han serrado. No se lo explicaba.
Eso me llevó a recordar que la práctica de poner cruces en las cimas de los montes surgió a raíz de la sugerencia en tal sentido de un Papa, no recordaba cuál, pero no muy antiguo, de un siglo para atrás o así. Él recordó a su vez que la cruz que hay actualmente en Aloña sustituyó a otra en mal estado que se colocó a comienzos del siglo XX.
(Posteriormente, comprobé en la Wikipedia que "En 1899 el papa León XIII llamó a levantar cruces en todas la cimas de los montes más altos de la cristiandad para dar de esta forma la entrada al nuevo siglo XX. Como no podía ser de otra forma el llamado fue obedecido fielmente en el catolicismo vasco").

A todo esto, la llegada a Arrola me había devuelto la sensación de que iba bien, pues la imagen del camino que sigue desde allí se me hacía conocida gracias a la web de los vascofranceses.

De Arrola a Aizpilloste
De Arrola a Aizpilloste (37kb)
Dejando atrás Arrola
Dejando atrás Arrola (24kb)

De todas formas, pronto volví a separarme del itinerario descrito en ambas páginas, pues en el collado Aizpilloste tiré hacia donde indicaban las marcas y dejé el rodeo por Lopitzen Aitza.

De Aizpilloste a Arantzazu
De Aizpilloste a Arantzazu (49kb)

No lo lamenté. Bastante rodeo había dado ya por Estepasakon y San Juan de Artia. Además, parte de lo que me perdía lo había recorrido apenas un mes antes.
Y estaba claro que iba a oscurecer antes de lo normal.

De Aizpilloste a Arantzazu
De Aizpilloste a Arantzazu (22kb)

Aterricé en la pista de Bellotza, en la que me recibió un coleóptero, llegué al puente que queda bajo el santuario y al cabo de un rato estaba de vuelta en el punto de partida.

Pista de Bellotza, coleóptero
Pista de Bellotza, coleóptero (65kb)
Pista de Bellotza, puente
Pista de Bellotza, puente (39kb)
De la pista de Bellotza a Arantzazu
De la pista de Bellotza a Arantzazu (60kb)
De la pista de Bellotza a Arantzazu
De la pista de Bellotza a Arantzazu (55kb)
Pista de Bellotza desde Arantzazu
Pista de Bellotza desde Arantzazu (30kb)
Arantzazu
Arantzazu (27kb)

Había comenzado la jornada con intención de subir después a Urbia y regresar a Arantzazu pasando por Duru.
Y también había pensado hacer una visita rápida a la universidad de Oñati.
Sí, sí...

Al montar en el coche, se me ocurrió fijarme mejor en un dedo que había sufrido el pinchazo de una zarza durante el incidente con el corderito y que me seguía doliendo: tenía dentro una punta de zarza.

Todavía una anécdota más. Apenas recorridos un par de kilómetros por la carretera, apareció delante del coche un corzo. Menos mal que iba despacio. Lo seguí en el mismo plan mientras el pobre animal corría (y derrapaba) en busca de una vía de escape, que encontró unas decenas de metros más adelante.

[subir]