índice
Amezketa - Zabalegi - Beoin - Arritzaga - Amezketa
17-03-2014
(mapa)
(mapa) (137kb)

Tenía ganas de hacer esta excursión. Por un lado, llevaba algún tiempo sin visitar las Malloas, salvo una reciente ascensión al Hirumugarrieta; por otro, quería resolver un pequeño enigma que duraba ya un par de décadas; además, me hacía ilusión pasar por Buruntzuzin; por último, la lectura de este artículo me hizo ver con otros ojos las instalaciones mineras de esa zona de Aralar.
Por pretender, también me atraía la idea de recorrer algunos montes que quedan entre el Camino de Minas y el Txindoki.
El recorrido incluiría algunos senderos que no conocía y de cuya existencia me enteré recientemente.

La cuestión era ir al punto de partida y después ya vería qué hacer.

Me presenté en el barrio San Martín, de Amezketa, una mañana fresca.

Txindoki y Aitzkorri desde el barrio de San Martín, Amezketa
Txindoki y Aitzkorri desde el barrio de San Martín, Amezketa (22kb)

Un poco de hormigón antes de coger un sendero con algún tramo empedrado al estilo de las antiguas calzadas.
Según avanzaba, asomaba a ratos al frente la gran mole del Zabalegi. Visto así, más que un monte parece un montón (el fino humor no está en absoluto reñido con la práctica del montañismo).

De Amezketa a Andregoena
De Amezketa a Andregoena (55kb)
De Amezketa a Andregoena
De Amezketa a Andregoena (61kb)
De Amezketa a Andregoena
De Amezketa a Andregoena (38kb)
De Amezketa a Andregoena
De Amezketa a Andregoena (57kb)
De Amezketa a Andregoena, Zabalegi al fondo
De Amezketa a Andregoena, Zabalegi al fondo (50kb)

Al cabo de una hora estaba junto a la borda de Andregoena, en un lugar que me gustó.
Mientras hacía una foto, pasó un hombre con dos perros y se sentó un poco más arriba, cerca de un poste señalizador. Le pregunté si era pastor o montañero y no era ni lo uno ni lo otro, sino el dueño del bar de San Martín. Luego vi que se dirigía hacia Larrondo, según el poste. Yo creía que iba a pasar por ese lugar de camino a Andregoena, así que lo dejé para la vuelta, según cómo andara de tiempo.

Andregoena, borda
Andregoena, borda (62kb)
Andregoena, hombre con perros
Andregoena, hombre con perros (41kb)
Dejando atrás Andregoena
Dejando atrás Andregoena (27kb)

Siguiendo las marcas, comencé a recorrer un estrecho sendero que discurre por la ladera W del Zabalegi.
Por mucho que miré, no atisbé por ningún lado otra senda que queda más abajo y que pensaba coger a la vuelta, a medio camino entre el Camino de Minas y el que estaba siguiendo en ese momento.

De Andregoena a Arangoene
De Andregoena a Arangoene (36kb)
De Andregoena a Arangoene, Amezketa y monolito de Anduitz
De Andregoena a Arangoene, Amezketa y monolito de Anduitz (27kb)
Camino de Minas y pista de Arinate desde cerca de Arangoene
Camino de Minas y pista de Arinate desde cerca de Arangoene (36kb)

Llegado a la borda de Arangoena, en penoso estado, tiré hacia la izquierda para subir al Zabalegi. Lo hice al principio por una zona herbosa, que dejé en vista de que dificultaba la marcha. Al poco, estaba por primera vez en la cima de ese monte.

Arangoene
Arangoene (28kb)
Txindoki desde Zabalegi
Txindoki desde Zabalegi (32kb)
Bedaio desde Zabalegi
Bedaio desde Zabalegi (29kb)

Acerté a bajar al collado que lo separa del Artubi y busqué, y encontré, un par de txabolas cupulares pequeñas. O se utilizaban para meter animales o había que entrar en ellas poco menos que a rastras.

Collado entre Zabalegi y Artubi, txabolas cupulares
Collado entre Zabalegi y Artubi, txabolas cupulares (52kb)

Siguiente cumbre, Artubi. Desde ella vi a dos que bajaban del Oako Harri hacia el collado de Astunalde. Se ve que estaban contemplando de paso el paisaje, porque bajaban despacio.
También vi el Zabalegi, claro, sólo que desde allí parece un tanto insignificante, nada que ver con lo que aparenta según se sube desde Amezketa.

Txindoki y Zabalegi desde Artubi
Txindoki y Zabalegi desde Artubi (32kb)
Balerdi desde Artubi
Balerdi desde Artubi (30kb)

Me dirigí al Balerdi. Como las otras dos veces que había estado, me fui poniendo nervioso a medida que me acercaba a la cresta que separa de su cima. Una diferencia fue que en los casos anteriores llegaba cansado tras la travesía de las Malloas; otra, la principal, fue que esta vez me entró miedo al llegar al comienzo del tramo más peliagudo. Fue pensar en dejarlo y no hubo manera de darle la vuelta, sobre todo a la vista de la ladera oriental.
Nada, en esas condiciones no estaba como para seguir adelante.

Vistas desde la cresta del Balerdi
Vistas desde la cresta del Balerdi (32kb)
Balerdi, cresta
Balerdi, cresta (42kb)

Me quedé esperando, por si me calmaba y, también, por si venían los dos que había visto poco antes, para ver cómo evolucionaban en ese tramo y hacerles alguna foto; pero no aparecieron, así que di media vuelta.
Quien no haya estado nunca, se puede hacer una idea de cómo es el panorama viendo alguna foto de gente en ese tramo.
Me quedó el consuelo de haber estado ya antes y de haber dicho la última de ellas que aquella era, precisamente, la última vez que iba.

Oako Harri y Artubi
Oako Harri y Artubi (34kb)

A medio camino del Artubi, ya más tranquilo, empecé a darle vueltas a la cabeza y, sin muchas esperanzas al principio y algunas más después, acabé viéndolo de otra forma.
Media vuelta otra vez, hasta el punto anterior, en el que dejé casi todo lo que llevaba encima, y le eché mano a la primera piedra.
Al rato estaba en la cima.

Al mirar en el buzón por si había alguna tarjeta, apareció algo más voluminoso. Convenientemente envuelta en dos fundas de plástico, había una libreta y un lápiz. El objetivo, según constaba en las primeras páginas, es que el personal escriba algo, indicando desde dónde ha iniciado la ascensión y esas cosas; además de calificar a Balerdi y a Txindoki como las cimas más bravas (me hizo gracia esto) y aéreas de Aralar.
Curioso.
La primera anotación era de octubre de 2013; las dos últimas, de la víspera. No se especificaba si esa era la primera libreta, pero sí que pondrían otra cuando se llenara.
Los que habían llegado desde el valle de Araitz se referían a la ruta que habían seguido como "la culebra", por los lazos que va haciendo el sendero hasta alcanzar el collado de Astunalde.
Numerosas eran también las referencias a "extremar las precauciones" a la hora de bajar. Ahora bien, a ese monte más bien se va y de él se viene, no es que se suba y se baje.
Varios preguntaban por la cruz... ¡Cierto! Al llegar había echado en falta algo, pero no caía en la cuenta de qué era. Igual la quitaron los Gentiles.

Balerdi, buzón y libreta
Balerdi, buzón y libreta (36kb)
Valle de Araitz desde el Balerdi
Valle de Araitz desde el Balerdi (31kb)

La distracción con la lectura de los comentarios me vino bien para despreocuparme entretanto de la vuelta, que discurrió sin novedad. Al ir a recoger mis cosas, pensé en lo divertido que habría sido que alguno de los buitres que se veían por la zona se hubiera llevado algo... y lo entretenido que habría sido averiguar su identidad y domicilio para ir a reclamárselo.

Al bajar a Astunalde continué descendiendo, tras algunas dudas, para visitar la majada de Buruntzuzin y volver al collado. Las dudas se reprodujeron y acabé retrocediendo (otra vez), pensando que seguramente lo tendría mejor más tarde, desde Arritzaga. No tenía muy claro si Buruntzuzin queda más cerca de Arritzaga o de Astunalde. Se trataba de bajar y subir ahora o de subir y bajar después. Al final, elegí esto último y me dirigí al cercano Oako Harri (Uakorri).

Buruntzuzin, Arinate y Txindoki desde Astunalde
Buruntzuzin, Arinate y Txindoki desde Astunalde (29kb)

Para cuando lo coroné era evidente que estaba haciendo calor, bastante calor.
En el buzón había dos tarjetas, lo que no es muy normal. Se ve que el numeroso grupo (13 firmas) del club alpino "Manu Yanke" de Agurain que había dejado la suya el día 14 no se había molestado en recoger la del pasaitarra que había pasado por allí el 23-F. Sin comentarios.

A continuación, a por el Beoin. Me lo tomé con calma, parando varias veces. La combinación de calor y fuerte pendiente así lo aconsejaban.
Junto al buzón, una amplia ladera cubierta de nieve por aquello de no recibir los rayos del sol.

Beoin y Urgoiti
Beoin y Urgoiti (22kb)
Urgoiti desde Beoin
Urgoiti desde Beoin (28kb)
Malloas orientales desde Beoin
Malloas orientales desde Beoin (29kb)

Lo de subir el Oako Harri y el Beoin no tenía más razón de ser que el hecho de que están ahí, de camino o en las cercanías de un monte en el que aterricé en 1995, desorientado en medio de la niebla y la lluvia, tras haberme confiado y alejado de la línea que siguen las Malloas. En la cima había un buzón, pero con un nombre, Urgute, que no aparecía en el mapa que llevaba, el de Imanol Goikoetxea de 1986. Qué momento. Inolvidable, pero no por lo agradable. Aquel día lo pasé muy mal.
(El mapa en cuestión, obviando ese detalle y el hecho de que algunas sendas que en él aparecen sean ahora poco menos que intransitables por su falta de uso, me parece muy bueno.)

Dos eran los candidatos a ser la cima en cuestión, a saber, los que en el citado mapa aparecen como Egurtegi y Urgoiti.

Pues nada, del Beoin me dirigí al que, siempre según ese mapa, es el Egurtegi.
Por cierto, desde el collado entre Oako Harri y Beoin parece que no cuesta nada ir de este último al Egurtegi, pero a mí me pareció que sí cuesta, y más con calor. A cambio, tenía el aliciente de aclarar el asunto y, de paso, terminar con las ascensiones propiamente dichas en lo que quedaba de excursión.
El buzón parece reciente, pero se ve que han reutilizado la placa, que lleva fecha de 1978 y el nombre de Urgoiti.

Aldaon y Urgute desde Urgoiti
Aldaon y Urgute desde Urgoiti (24kb)

Así que iba a tener que seguir investigando a base de subir también el que figura con el nombre de Egurtegi en el mapa de marras.
Primero, una bajada de las que sirven para fabricar agujetas de forma industrial y, después, el ascenso hacia el monte en el que me esperaba la respuesta... o no.
La cuestión era que siguiera allí el buzón que vi en su momento. Y sí, era el mismo o, al menos, lo era la placa, de 1962. El nombre lo pone bien claro: Urgute.
Pues ya está, ya sé dónde estuve perdido aquel infausto día.
Por cierto, el buzón contenía otra tarjeta, en este caso de una pareja de un club de Gernika (aunque con un ¡Aupa Bermeo! en el reverso).

Urgute, buzón
Urgute, buzón (37kb)
Aldaon e Hirumugarrieta desde Urgute
Aldaon e Hirumugarrieta desde Urgute (21kb)

Nuevo descenso fuerte, el último, rumbo al Camino de Minas.
Pero antes de alcanzarlo, el placer casi olvidado de caminar por terreno llano y, sorpresa, una pareja joven con la que me crucé.
No les pregunté de dónde venían ni a dónde iban a esas horas (alrededor de las 16:15). ¿A quién se lo pregunto ahora?
Puede que se dirigieran al collado que hay entre Aldaon e Hirumugarrieta para descender a continuación hacia Gaintza. Quién sabe.

De Urgute al Camino de Minas
De Urgute al Camino de Minas (35kb)
Urgute desde cerca del Camino de Minas
Urgute desde cerca del Camino de Minas (29kb)
Piedra tallada
Piedra tallada (46kb)

Cogí agua de una fuente, con algunas dudas acerca de si sería potable, y fui bajando hacia Arritzaga.

Majada de Arritzaga
Majada de Arritzaga (35kb)
Majada de Arritzaga
Majada de Arritzaga (21kb)

Cruzada la regata por un puente y pasada la majada, aparece un poste señalizador en una bifurcación. Seguí por la derecha para llegar, por fin, a Buruntzuzin, que me gustó mucho, aunque en parte fuera por las ganas que tenía de pasar por allí, y cogí agua en otra fuente que me pareció más fiable que la anterior.

Camino de Minas, cerca de Arritzaga
Camino de Minas, cerca de Arritzaga (28kb)
Collado de Astunalde desde Buruntzuzin
Collado de Astunalde desde Buruntzuzin (32kb)
Buruntzuzin
Buruntzuzin (23kb)
Buruntzuzin
Buruntzuzin (47kb)

Bajé en un momento a las instalaciones mineras que he conocido de toda la vida como las de Arritzaga, aunque varios paneles explicativos las denominaban "de Buruntzuzin". Han creado un espacio expositivo con algunas herramientas de las utilizadas en su momento que le dan bastante ambiente al asunto.
Y allí siguen, junto al cargadero, algunos elementos que se citan en los paneles.

Minas de Buruntzuzin

En las minas de cobre de Buruntzuzin se trabajó hasta mediados del siglo XX. En su explotación participaron compañías locales y alemanas (durante la segunda guerra mundial).

De las bocaminas situadas en la parte superior de Buruntzuzin llegaba el mineral al cargadero en vagonetas, y de aquí bajaba a su vez hacia Amezketa mediante un sistema de cableado y poleas.

Aparte del cargadero, se pueden observar el lavadero de mineral y restos de varias estructuras asociadas a esta actividad (taller, compresores, etc.)

Todos ellos testigos de la actividad minera desarrollada en este enclave de Aralar.

Instalaciones mineras de Buruntzuzin
Instalaciones mineras de Buruntzuzin (25kb)
Exposición sobre la explotación minera en Buruntzuzin
Exposición sobre la explotación minera en Buruntzuzin (35kb)
Instalaciones mineras de Buruntzuzin, cargadero, cables y vagoneta
Instalaciones mineras de Buruntzuzin, cargadero, cables y vagoneta (42kb)
Instalaciones mineras de Buruntzuzin
Instalaciones mineras de Buruntzuzin (26kb)

Hala, a seguir bajando por el Camino de Minas, cuya espectacularidad aumenta según se va introduciendo uno en el barranco, hasta que cogí un desvío marcado por un cairn que había visto en una foto. Casi me lo salto. Me fijé en él al darme cuenta de que la zona se asemejaba a la de la foto.
Como al otro lado del camino hay una hermosa piedra que parece puesta a propósito, levanté otro cairn, coronado por una piedra alargada y triangular que apunta al desvío. Para haberlo hecho sin planos ni cemento quedó bastante apañado.

Camino de Minas
Camino de Minas (37kb)
Camino de Minas
Camino de Minas (34kb)
Camino de Minas, saltos de agua
Camino de Minas, saltos de agua (44kb)
Camino de Minas, desvío a Andregoena
Camino de Minas, desvío a Andregoena (40kb)

Según iba por ese sendero, me pareció que ya había tenido suficiente dosis con el tramo de la mañana (entre Andregoena y Arangoene), con la única diferencia de que en este otro se pasa por varias pedreras y que me despisté un momento en una zona herbosa.
Igual habría tardado menos siguiendo por el Camino de Minas hasta Berazeaga para ir desde allí (en 20 minutos, según un poste) hasta donde había dejado el coche, por ser camino más fácil, pero también me hacía ilusión conocer esa otra senda.

Del Camino de Minas a Andregoena, vagoneta junto al camino
Del Camino de Minas a Andregoena, vagoneta junto al camino (39kb)
Del Camino de Minas a Andregoena, monolito de Anduitz
Del Camino de Minas a Andregoena, monolito de Anduitz (18kb)
Del Camino de Minas a Andregoena
Del Camino de Minas a Andregoena (53kb)

Todo un alivio verme de vuelta en Andregoena, de donde bajé a paso ligero para no acabar con problemas de visibilidad.
De lo que no me libré hasta varios días después fue de molestias en los dorsos de las manos por el sol que les había dado durante el día.

Andregoena
Andregoena (48kb)
De Andregoena a Amezketa
De Andregoena a Amezketa (38kb)
[subir]