índice
El Ribero - Espinosa de los Monteros - La Gándara - Fresnedo - El Ribero
23-10-2013
(mapa)
(mapa) (89kb)

Excursión repartida entre el norte de la comarca de las Merindades, en Burgos, y Cantabria.
El día comenzó muy nublado.

Como salí de El Ribero, me presenté enseguida en Espinosa de los Monteros, localidad en la que preveía que se me iba a ir la mayor parte del tiempo, al menos en comparación con las demás paradas que pensaba hacer.
Fui convenientemente preparado con una lista de lo mucho que tiene para ver, y con una cierta ruta para ir viéndolo todo sin dejarme nada.
Dicho y hecho. Casas, palacios, torres y castillo fueron cayendo en el saco.

Espinosa de los Monteros, calle Los Monteros
Espinosa de los Monteros, calle Los Monteros (26kb)
Espinosa de los Monteros, Torre de los Monteros
Espinosa de los Monteros, Torre de los Monteros (24kb)
Espinosa de los Monteros, casa junto a la Torre de los Monteros
Espinosa de los Monteros, casa junto a la Torre de los Monteros (28kb)
Espinosa de los Monteros, arquitectura tradicional
Espinosa de los Monteros, arquitectura tradicional (32kb)
Espinosa de los Monteros, Torre de Berrueza, entrada
Espinosa de los Monteros, Torre de Berrueza, entrada (48kb)
Espinosa de los Monteros, Torre de Cantimplor
Espinosa de los Monteros, Torre de Cantimplor (34kb)
Espinosa de los Monteros, flores
Espinosa de los Monteros, flores (51kb)
Espinosa de los Monteros, antiguo telar de velas para barcos
Espinosa de los Monteros, antiguo telar de velas para barcos (31kb)
Espinosa de los Monteros, Torre-palacio de los Fernández Villa
Espinosa de los Monteros, Torre-palacio de los Fernández Villa (26kb)
Espinosa de los Monteros, Torre de los Herradores
Espinosa de los Monteros, Torre de los Herradores (29kb)

En un momento dado, entablé conversación con un señor que también parecía estar haciendo turismo. Se trataba de un argentino de 86 años, de Buenos Aires, que había vivido allí años atrás. Dijo que no tenía plata, pero que cuando podía venía a Europa igualmente.

Espinosa de los Monteros, Plaza de Sancho García
Espinosa de los Monteros, Plaza de Sancho García (25kb)
Espinosa de los Monteros, Palacio de los Marqueses de Chiloeches
Espinosa de los Monteros, Palacio de los Marqueses de Chiloeches (30kb)

Junto a la torre de Pumarejo había un par de perros. Se acercó uno de ellos, negro, pequeño y que parecía buena persona; lo acaricié y, tras hacer la foto a la torre, se puso a ladrarme. Para que veas.

Espinosa de los Monteros, Torre Pumarejo
Espinosa de los Monteros, Torre Pumarejo (32kb)

Espinosa es una legendaria villa conocida sobre todo por sus "Monteros", cuerpo hidalgo que desde el año 1006 tenía el privilegio de custodiar durante la noche las estancias de los reyes de España.
Espinosa de los Monteros, casa del último Montero Real
Espinosa de los Monteros, casa del último Montero Real (30kb)
Espinosa de los Monteros, Torre de los Azulejos
Espinosa de los Monteros, Torre de los Azulejos (32kb)
Espinosa de los Monteros, Torre de los Azulejos, azulejos
Espinosa de los Monteros, Torre de los Azulejos, azulejos (33kb)
Espinosa de los Monteros, Quinta México
Espinosa de los Monteros, Quinta México (28kb)
Espinosa de los Monteros, río
Espinosa de los Monteros, río (44kb)

No contaba con poder visitar el interior, vacío y ruinoso, de la torre de los Velasco. Quién sabe si no costaría mucho rehabilitarla.

Espinosa de los Monteros, Torre de los Velasco, interior
Espinosa de los Monteros, Torre de los Velasco, interior (36kb)
Espinosa de los Monteros, Torre de los Velasco, entrada
Espinosa de los Monteros, Torre de los Velasco, entrada (41kb)
Espinosa de los Monteros, Torre de los Velasco
Espinosa de los Monteros, Torre de los Velasco (27kb)
Espinosa de los Monteros, Casona del General Narcide
Espinosa de los Monteros, Casona del General Narcide (25kb)
Espinosa de los Monteros, Palacio de los Marqueses Cuevas de Velasco
Espinosa de los Monteros, Palacio de los Marqueses Cuevas de Velasco (28kb)

Dos horas y pico después de haber llegado a Espinosa, salí hacia Las Machorras, adonde llegué con muy buen tiempo. Unas fotos a otras tantas curiosidades locales y me dispuse a subir el puerto de La Sía.

Bárcenas, casa
Bárcenas, casa (35kb)
De Bárcenas a Las Machorras
De Bárcenas a Las Machorras (25kb)
Las Machorras, pintada contra la fractura hidráulica o fracking
Las Machorras, pintada contra la fractura hidráulica o fracking (23kb)
Las Machorras, escultura
Las Machorras, escultura (47kb)
Saliendo de Las Machorras
Saliendo de Las Machorras (24kb)

Qué bien lo pasé. Disfruté mucho con el paisaje pasiego.
Por momentos, soplata viento fuerte, pero mayormente de espalda.
Paré varias veces para hacer fotos. Resulta que la nueva edición del Código de Buenas Maneras del Globero permite parar cuantas veces se quiera durante la ascensión de un puerto si el mismo ya se ha subido anteriormente. Como era el caso, llegué arriba con los papeles en regla y la conciencia tranquila.

Subiendo a La Sía
Subiendo a La Sía (49kb)
Subiendo a La Sía
Subiendo a La Sía (36kb)
Subiendo a La Sía, cerca con adornos
Subiendo a La Sía, cerca con adornos (19kb)
Subiendo a La Sía
Subiendo a La Sía (47kb)
Subiendo a La Sía
Subiendo a La Sía (34kb)
Subiendo a La Sía
Subiendo a La Sía (26kb)

El chollo terminó cuando coroné y entré en Cantabria. El viento soplaba bastante más fuerte. Al ir a estrenar un chubasquero amarillo, casi lo desgracio porque una ráfaga inesperada pretendió enredarlo en unas zarzas.

Tras hacer unas fotos que la niebla ("Niebla. Niebla en La Sía." como empieza un poema de Gerardo Diego) impidió la otra vez, sujetando la cámara como buenamente podía, inicié un descenso que se me hizo muy largo, sobre todo a partir del primer susto (a cargo del viento, claro).

Puerto de La Sía, vistas
Puerto de La Sía, vistas (24kb)
Bajando La Sía, vistas
Bajando La Sía, vistas (33kb)
Bajando La Sía, vistas
Bajando La Sía, vistas (35kb)
La Gándara
La Gándara (23kb)

Antes de seguir bajando hacia La Gándara, me acerqué al collado del Asón, a pesar de Eolo y de sus muchachos.
Ahora hay un aparcamiento para autobuses, una especie de acera para que los turistas se acerquen al mirador...
Me hice una foto con el disparador automático junto a la escultura del pingüino (o lo que sea). Recogí la cámara del sillín de la bici y, en cosa de un par de segundos, la bici estaba en el suelo, tirada por una racha repentina. Por poco...

Hacia el collado de Asón
Hacia el collado de Asón (36kb)
Vistas desde el collado de Asón
Vistas desde el collado de Asón (33kb)

En La Gándara, un letrero de "Torre de Quintana" y otro de Quintana a 1 km. Pues a verla, aunque antes paré en un señor parque, con árboles grandes, cerca de un colegio con los niños de recreo en el patio.
El kilómetro en cuestión es cuesta abajo, con una pendiente más que respetable y algún bache dispuesto a dar la sorpresa. Nada, adelante.
En Quintana, otro letrero con un "0,7". Hay que seguir bajando, la pendiente aumenta durante el tramo inicial... (unos obreros me confirmaron que era por allí) y la torre, por fin, hace su aparición.

Sobre la torre hay una antigua leyenda, según la cual, un señor de la Casa de los Velasco y Duque de Frías, mantuvo disputas bélicas motivadas por causa de un comportamiento altanero con el Conde de Mortara, vecino de la localidad cercana de la Gándara.

La atalaya de Quintana fue atrincherada y reformada durante las Guerras Carlistas, pasando varias veces a manos de ambos bandos. Conoció una mayor utilización castrense en la primera guerra, y así, en 1836, los liberales vencieron, junto a la torre de Quintana, a las tropas carlistas.

La Gándara, parque
La Gándara, parque (67kb)
Quintana, torre de los Velasco
Quintana, torre de los Velasco (33kb)
Quintana, hotel Casona de Quintana
Quintana, hotel Casona de Quintana (37kb)
Quintana
Quintana (30kb)

El tercer plato me sacó de allí, aunque un tanto perjudicado.

La chica del Centro de Interpretación del Parque Natural de los Collados del Asón me dijo que el mirador lo tenía a 300 metros y que para ir al nacedero tenía que cruzar el puente y luego tirar a la izquierda. Aseguró que el río Gándara siempre lleva agua, incluso en verano.

Por de pronto, fui al mirador. De esos aéreos, me recordó al del Salto del Nervión, en el Monte Santiago.

La Gándara desde el mirador
La Gándara desde el mirador (33kb)
La Gándara, mirador
La Gándara, mirador (37kb)

Luego, crucé el puente, tiré a la izquierda (está señalizado) y en menos de kilómetro y medio prácticamente llano se acaba el asfalto, a escasos metros del nacedero.

De pronto, un bocinazo.
Era un camión que estaba circulando por la carretera por lo que había pasado unos minutos antes para ir al Collado del Asón. Hacía impresión verlo desde abajo.

Lo del nacedero, con un edificio dedicado a la piscicultura, era para tomárselo con calma. El tiempo también contribuyó a que me pareciera bucólico.

La Gándara, camino del nacimiento del río Gándara
La Gándara, camino del nacimiento del río Gándara (29kb)
La Gándara, nacimiento del río Gándara
La Gándara, nacimiento del río Gándara (52kb)
La Gándara, nacimiento del río Gándara
La Gándara, nacimiento del río Gándara (61kb)
La Gándara, cerca del nacimiento del río Gándara
La Gándara, cerca del nacimiento del río Gándara (53kb)

Lo siguiente era dejarme caer en estado contemplativo por la CA-256 en dirección a Ramales de la Victoria.

En Hazas de Soba, con un señor mayor:

-¿Cómo se llama aquella casa blasonada?
-Va a llover.

En el exterior de la casa por la que le preguntaba andaba un perro con el morro atado con algo así como cinta de embalar...

Hazas de Soba, casona de García del Hoyo Arredondo
Hazas de Soba, casona de García del Hoyo Arredondo (32kb)

En Veguilla, pregunté a una mujer que bajaba caminando por un pueblo que llevaba rato viendo a la derecha, donde aparentemente no debería haber nada. Dijo que es Villar.

Villar
Villar (29kb)

Al chico de una pareja que llegó en coche le pregunté por un edificio que ahora es el Ayuntamiento del municipio de Soba. En origen fue una escuela que financió el indiano Jerónimo Sainz de la Maza a principios del siglo XX.

Veguilla, ayuntamiento del Valle de Soba
Veguilla, ayuntamiento del Valle de Soba (21kb)
Veguilla
Veguilla (22kb)

Aunque la idea original era haber seguido hasta Ramales y pasar por Lanestosa (el pueblo más occidental del País Vasco), ya vi que iba a andar mal de tiempo, así que, tras una breve parada en Regules, fui atento al desvío que conduce al puerto de Los Tornos pasando por La Revilla y Fresnedo.
No había anotado cuántos kilómetros tiene por ese lado el puerto, así que me hice a la idea de que sería largo.

Regules
Regules (38kb)
La Revilla
La Revilla (25kb)

Cogí agua en una fuente de Fresnedo, tras hacer lo propio un señor mayor. Le pregunté por el tema de los kilómetros y dijo que me quedaban siete; cuatro hasta enlazar con la N-629 y tres más hasta coronar.

Fresnedo
Fresnedo (20kb)
Fresnedo, casa
Fresnedo, casa (23kb)

De tiempo no iba mal, pero tampoco me sobraba mucho. Aunque pretendí tomármelo con calma, unos pinchazos en la rodilla derecha me preocuparon bastante.

El tráfico por la N-629 resultó muy tranquilo, al menos a esa hora.
Unas fotos desde el mirador y otra más junto al cartel del puerto, antes de ponerme el chubasquero para empezar a bajar.

De Fresnedo al puerto de Los Tornos
De Fresnedo al puerto de Los Tornos (26kb)
Vistas desde el mirador del puerto de Los Tornos
Vistas desde el mirador del puerto de Los Tornos (23kb)

En Agüera, paré en una de las primeras casas a preguntar por el puente romano.

-¿Por dónde vienes?
-Por ahí.
-Te lo has pasado, está donde la zona de descanso, enfrente.
-¿Cuánto hay desde aquí?
-Un kilómetro.
-... (creo que no mostré mucho entusiasmo).
-No te cuesta nada.
-¿A qué hora oscurece?
-A las ocho y media.

Esto último me convenía, pero no me lo creí; no se lo cree nadie; de hecho, luego comprobé que para las 19:15 el sol ya se había metido.
Agradecí que la cuesta fuera tan llevadera, sobre todo por la rodilla, y en poco más de 1 km apareció el puente.

Agüera, puente romano
Agüera, puente romano (45kb)

Se me hizo largo el final. Me alegré bastante al ver a distancia los focos de la rotonda de El Crucero.

En El Ribero, volví a ver al hombre al que hacía conocido una semana antes. Comentó que aún se celebra misa en la capilla del palacio, misa que los señores podían seguir desde su habitación, que comunicaba con la capilla y que se encuentra (viendo el palacio desde fuera) donde se ve una ventana con rejas.

[subir]