índice
Peñacerrada - Samaniego - Torremontalbo - San Asensio - Cihuri - Peñacerrada
17-08-2013
(mapa)
(mapa) (107kb)

Tercera y última parte de un tríptico que surgió sin premeditación ni alevosía.

Al salir de Peñacerrada hacía fresco. Entré en calor subiendo el puerto de Rivas de Tereso (junto con el lugar de partida, el nexo de unión del tríptico).

San Vicente de la Sonsierra desde cerca de Ábalos
San Vicente de la Sonsierra desde cerca de Ábalos (34kb)

En Ábalos tenía para ver el palacio de los Marqueses de Legarda. No me hacía muchas ilusiones, pero, para cuando llegué a él, ya tenía claro que había valido la pena entrar en el pueblo. A pesar de que un panel informativo se limita a situar en el plano la ubicación de la iglesia y el ayuntamiento, para pasar a continuación a hacer lo propio con las bodegas, hay también casas blasonadas por aquí y por allá. La iglesia es Monumento Nacional.
Estaban entrando en el palacio dos personas: él, con pelo muy blanco; ella, con un sombrero alto.
Desde la verja hasta el edificio hay unos cuantos metros, y tampoco me había fijado todavía en el detalle de un par de maderas cruzadas en aquella fachada. Me quedé con las ganas de saber qué representan.

Ábalos, puente
Ábalos, puente (37kb)
Ábalos, casa blasonada
Ábalos, casa blasonada (45kb)
Ábalos, iglesia
Ábalos, iglesia (29kb)
Ábalos, palacio de los Marqueses de Legarda
Ábalos, palacio de los Marqueses de Legarda (42kb)
Ábalos, palacio de los Marqueses de Legarda, detalle
Ábalos, palacio de los Marqueses de Legarda, detalle (32kb)

No tenía pensado parar en Samaniego, pueblo que asocio al tremendo calor de la primera vez que pasé por él y al no menos tremendo viento de la segunda (durante el primer episodio del tríptico). Al final, paré, retrocedí unos cientos de metros y di una vuelta por sus calles. De nuevo, valió la pena.

Entre Ábalos y Samaniego, vistas
Entre Ábalos y Samaniego, vistas (30kb)
Samaniego, palacio de Samaniego
Samaniego, palacio de Samaniego (32kb)
Samaniego, Travesía de la iglesia
Samaniego, Travesía de la iglesia (24kb)
Samaniego, iglesia
Samaniego, iglesia (29kb)

Me gustó el recorrido camino de Baños de Ebro, sobre todo cuanto más me aproximaba a dicho pueblo. Por supuesto, los viñedos monopolizan el paisaje.

Baños de Ebro
Baños de Ebro (39kb)

Poco después, entraba en contacto con la N-232. Contaba con que era sábado y con el puente propiciado por el 15 de agosto para no encontrar mucho tráfico. Así fue.

En Torremontalbo quería volver a ver la torre fuerte, pero a ser posible desde algún lugar desde el que la misma se divisara más y mejor. Al llegar, estaba una señora regando el jardín. Resultó ser la Condesa de Hervías, la dueña del lugar. Dijo que todo el pueblo pertenece a la familia. En otros tiempos, el edificio aquel, al otro lado de la carretera, era la escuela; aquel otro, viviendas de los obreros...
Junto a la torre hay una capilla.
Aquello genera mucho gasto, pero el Gobierno de La Rioja no ayuda al mantenimiento de ese tipo de monumentos.
Tiene un perro negro, grande, al que un servidor recordaba porque me ladró bastante una vez, hasta que me dejó en paz al ver que no le hacía caso. A ella le viene muy bien, porque sus ladridos la advierten de que anda alguien por ahí.
Me fui contento por la foto y por la buena impresión que me causó la condesa, la mar de maja.

Torremontalbo, torre fuerte
Torremontalbo, torre fuerte (46kb)

Llegando a la altura de San Asensio, adelanté a un hombre que caminaba por el arcén. Llevaba mochila, pero su aspecto no era de senderista.

En San Asensio, tras ver, según pasaba, un par de villas abandonadas, llegué a la plaza Mayor. Parecía otro lugar, como si toda la animación del pueblo se concentrara en torno a dicha plaza.
En el exterior de la iglesia colgaba el anuncio de la próxima beatificación (en octubre) de un paisano, Felipe González de Heredia Barahona.

San Asensio, villa Landa
San Asensio, villa Landa (35kb)
San Asensio, Ayuntamiento y plaza
San Asensio, Ayuntamiento y plaza (37kb)
San Asensio, calle Felipe Corres, casa blasonada
San Asensio, calle Felipe Corres, casa blasonada (30kb)
San Asensio, coche
San Asensio, coche (26kb)
San Asensio, calle José Iturmendi, casa blasonada
San Asensio, calle José Iturmendi, casa blasonada (23kb)
San Asensio, calle José Ceballos, casa blasonada
San Asensio, calle José Ceballos, casa blasonada (42kb)
San Asensio, calle Fernando Torres, portal
San Asensio, calle Fernando Torres, portal (24kb)

Tras preguntar por las casas más llamativas y localizarlas, salí del casco urbano para visitar el Santuario de la Estrella, reconvertido en centro educativo, según había leído.
Fui rodeando el recinto, pensando que estaría cerrado, hasta que di con la entrada.
Durante la mayor parte del tiempo que estuve dentro anduve descolocado. Unas personas mayores sentadas en las inmediaciones de un edificio me hicieron pensar que la parte de las instalaciones en que se encontraban era una residencia.
Hacía bastante calor, aquello estaba de lo más silencioso y me puse a mirarlo todo.
Un paseo arbolado y con hierba obligaba más que invitaba a recorrerlo.
¿A dónde irá esto? Al cementerio.

Flores por aquí, una piscina por allá y una fuente, la de Felipe II, aunque sin mucha pinta de que su agua fuera potable.
Una chica estaba terminando de vestirse en la piscina, salió, cerró con llave la puerta y me acerqué a preguntarle por la fuente. No sabía. Fui con ella hasta donde estaba un hombre que, por lo visto, era de allí. Me dijo de dónde podía coger agua (no de la fuente de marras) y que el mérito de que aquello estuviera tan bien cuidado era de los jubilados. De la parte educativa se encargan los Hermanos de La Salle.

San Asensio, santuario de Santa María de la Estrella
San Asensio, santuario de Santa María de la Estrella (24kb)
San Asensio, Santa María de la Estrella, paseo
San Asensio, Santa María de la Estrella, paseo (59kb)
San Asensio, Santa María de la Estrella, fuente de Felipe II
San Asensio, Santa María de la Estrella, fuente de Felipe II (30kb)
San Asensio, Santa María de la Estrella, estanque
San Asensio, Santa María de la Estrella, estanque (49kb)

Salí de allí pacificado a más no poder.

Volví a la N-232 para recorrerla durante escasos metros. Tal y como había leído, nada más pasar junto al desvío hacia el apeadero de San Asensio sale una pequeña carretera que conduce a Davalillo.
Por ella iba, todavía no muy convencido de que había acertado con el acceso, cuando paró un todoterreno al llegar a mi altura. Sus ocupantes, varios hombres, querían saber lo mismo que yo. Siguieron adelante. Si no volvían al poco sería buena señal.
Así fue. Los reencontré junto a la ermita del desaparecido pueblo de Davalillo, tras alguna rampa de hormigón bastante seria.
Dos de ellos (eran tres) no habían estado nunca; el tercero llevaba un cuarto de siglo sin volver.

Entre San Asensio y Davalillo, vistas
Entre San Asensio y Davalillo, vistas (30kb)
San Asensio, castillo de Davalillo
San Asensio, castillo de Davalillo (38kb)
San Asensio, castillo de Davalillo
San Asensio, castillo de Davalillo (34kb)

Subí al castillo mientras ellos se quedaron mirando el exterior de la ermita.
Ciertamente, tanto el edificio en sí como las vistas son imponentes.
El trío apareció al rato. Uno de ellos, el que parecía más ilustrado, me recomendó una visita a la ermita del cementerio de Tricio, mencionó la basílica de Santa María de la Piscina (estuve allí un par de semanas antes), cuya llave hay que pedir, según dijo, en el pueblo de Peciña, y añadió que el mejor románico se encuentra en Girona.

San Asensio, castillo de Davalillo
San Asensio, castillo de Davalillo (30kb)
San Asensio, castillo de Davalillo, torre del Homenaje
San Asensio, castillo de Davalillo, torre del Homenaje (33kb)
San Asensio, castillo de Davalillo, interior
San Asensio, castillo de Davalillo, interior (26kb)
San Vicente de la Sonsierra desde el castillo de Davalillo
San Vicente de la Sonsierra desde el castillo de Davalillo (28kb)
San Asensio, ermita de Davalillo desde el castillo
San Asensio, ermita de Davalillo desde el castillo (33kb)

Despedida, descenso a por la bici y vuelta a lidiar con la N-232, que se mostró bastante formal mientras anduve por ella, y con el calor, que parecía empeñado en pasarse cuatro calles.

La siguiente parada fue relativamente breve. Quería ver en Briones una cosa que se me escapó unos días atrás, así como preguntar por algo que entonces vi.
Estaban en fiestas.
En cuanto dejé la bici me rodearon unas niñas pequeñas.

-¿Qué es eso? -señalando a las punteras de los pedales-. ¿De dónde vienes?
-Yo "haystao" en... "haystao" en... -nada, que no le salía dónde.
-(...) pipas (...) -es que era la más pequeña y no sé qué decía de su bolsita de pipas peladas.

Conseguí un momento de tregua y fui a ver la botica vieja. Se conserva tal cual. Su interior se ve desde una puerta de cristal en el portal de la casa en que se encuentra. Está muy bien.
Junto a dicho portal había tres mujeres. Les pregunté por una pintada que hay en la fachada de la casa Abadía que da a la calle Mayor ("W IL DUCE"). No sabían, pero pasaron la pregunta a dos señoras mayores que se acercaban. Una de ellas explicó que eso viene de la Guerra Civil, de cuando el pueblo se llenó de soldados italianos.
Aclarado.

Briones, botica vieja
Briones, botica vieja (45kb)
Briones, plaza
Briones, plaza (55kb)

Un rato más con las pitufitas antes de continuar.

Briones
Briones (33kb)

No sé dónde habría acabado de no haber llevado encima un mapa casero y no recordar que tenía que coger un desvío cerca de Gimileo. Por cierto, pasando junto a este pueblo volví a adelantar al caminante al que había visto cerca de San Asencio unas tres horas antes.

Tras coger el desvío en cuestión hay que coger inmediatamente otro, en el que aparece indicado, ahora sí, Ollauri. Entonces caí en la cuenta de que había pasado por esa carretera varias veces, pero ni se me había ocurrido entrar en el pueblo ni sospechaba lo que pudiera tener de interés.

Las primeras a las que pregunté fueron un par de niñas en la calle Mayor, pero no estaban muy al tanto de los nombres de los palacios y demás.
El siguiente fue un hostelero que estaba saliendo de un bar. Algo dijo de un plano, pero me señaló a una pareja que estaba dentro. La chica me dio razón de todo lo que buscaba. De hecho, en una de las casas (la antigua posada) había vivido ella. Dijo que es habitual que llegue gente (por aquello de las bodegas) comentando que se han pasado de largo el pueblo y que se han aclarado al llegar a Casalarreina, por ejemplo. Cosas de la señalización deficiente.
Frente al bar estaba la iglesia y, tal y como había visto en San Asensio, también allí colgaba el retrato de alguien al que beatificarán en octubre. Pensé que sería el mismo; pero no, se trataba de Gonzalo Barrón Nanclares, de Ollauri.

Ollauri, calle Mayor, palacio del Conde de Portalegre
Ollauri, calle Mayor, palacio del Conde de Portalegre (29kb)
Ollauri, casa de D. Federico Paternina
Ollauri, casa de D. Federico Paternina (34kb)
Ollauri, palacio de los Marqueses de Terán
Ollauri, palacio de los Marqueses de Terán (38kb)

Fui viendo los diferentes palacios y acabé junto al Ayuntamiento, en la Plaza de la Paz. En esto, hete aquí que aparece el hostelero de antes, saliendo de un bar (a un par de manzanas del otro) de dicha plaza y desplegando un plano, que me dio.

-Aquí las tienes todas.

Sin palabras.

Ollauri, antigua posada
Ollauri, antigua posada (20kb)
Ollauri, patio
Ollauri, patio (40kb)

Me faltaba coger agua y se me ocurrió ir con la botella al parque de la Fuente del Caño. Para mi sorpresa, la fuente que da nombre al lugar no tiene agua.
A cambio, me quedé maravillado con el parque en sí, sobre todo con unos sauces junto al río, en plan paradisíaco.

Ollauri, parque de la Fuente del Caño
Ollauri, parque de la Fuente del Caño (44kb)
Ollauri, parque de la Fuente del Caño
Ollauri, parque de la Fuente del Caño (59kb)

Por si acaso, le pregunté a una mujer que estaba tomando el sol con su marido (supongo) por si había fuente. Dijo que no.
Se ve que debió de pensar que un servidor no se había percatado del todo de la clase de gente que vive en Ollauri, así que me llamó cuando me iba y me dio una botella de agua fría (se ve que tenían alguna nevera portátil o similar).

De mayor quiero ser de Ollauri.

Con tan buenas impresiones, que se acumulaban a las que ya llevaba en el día, me resultó más fácil sobrellevar el calor camino de Cihuri. A eso también contribuía algo de viento que no llegaba a molestar.

Antes de llegar, crucé el "Río Oja o Glera". Eso ponía en el letrero de turno.
"Según el estudioso Merino Urrutia, el Oja, a su paso por las aldeas de Ezcaray, se denomina río Mayor, superada Posadas toma el nombre de Oja, después de Ezcaray el de Glera y, tras Castañares, el de La Hilera. Mientras que el término Oja ha permanecido en los mapas, cada localidad ha ido haciéndose con una nueva nomenclatura".
Que conste.

Lo primero que me encontré en Cihuri, antes siquiera de atravesar el puente sobre el río Tirón, fue un parque con un letrero indicando "Paseo del Molino". Como era lo que había leído, dejé la bici, pregunté a un grupo numeroso que estaba tan a gusto a la sombra, sentados a una larga mesa, si por un camino que iba junto al río se llegaba a la casa del Priorato, dijeron que sí y me puse en marcha.

En menos de diez minutos me planté ante la casa en cuestión, delante de la cual hay un puente espectacular. Me había hablado de él uno en Casalarreina, en la anterior excursión.
Puestos a añadirle alicientes, unos chavales estaban saltando al río desde el puente.
Al rato, cuando estaba saliendo del pueblo por el otro lado, vi que podía haber llegado en bici hasta el puente; pero el paseo había valido la pena (mejor no digo nada del calor...).

Cihuri, Casa del Priorato
Cihuri, Casa del Priorato (25kb)
Cihuri, puente del Priorato
Cihuri, puente del Priorato (34kb)
Cihuri, puente del Priorato, chaval saltando
Cihuri, puente del Priorato, chaval saltando (39kb)
Cihuri, paseo del Molino
Cihuri, paseo del Molino (56kb)

Por si acaso, pregunté a uno por la carretera a Sajazarra. El hombre iba con una niña rubia. Pero rubia, rubia. El caso es que el pelo le brillaba de una forma increíble. No tuve más remedio que preguntarle al hombre si aquel pelo era natural. Dijo que sí.

Los dos o tres kilómetros hasta coger la LR-209 se me hicieron largos.
Otro par de kilómetros por esa carretera y me presenté en Sajazarra, donde espera otro castillo imponente dentro del mismo casco urbano. En este no se puede entrar. Y tampoco pude atravesar la Puerta del Arco porque la zona estaba en obras. Pero el pueblo cuenta con varias casas blasonadas y con un pequeño puente llamado romano.

Sajazarra, puente romano
Sajazarra, puente romano (38kb)
Sajazarra, castillo
Sajazarra, castillo (35kb)
Sajazarra, castillo
Sajazarra, castillo (22kb)
Sajazarra, castillo
Sajazarra, castillo (31kb)

Los nombres de las calles están hechos con azulejos. Aparece el nombre acompañado por dos escudos: el local y el preconstitucional (el del águila con el "una, grande, libre" y el yugo y las flechas de los Reyes Católicos).
Había cogido agua al llegar y repetí la jugada antes de irme. No hace falta decir el motivo.

Sajazarra, Plaza del Ayuntamiento
Sajazarra, Plaza del Ayuntamiento (45kb)
Sajazarra, plaza Mayor, casa de los Ruiz de Loizaga
Sajazarra, plaza Mayor, casa de los Ruiz de Loizaga (34kb)
Sajazarra, calle
Sajazarra, calle (38kb)
Sajazarra, castillo, puerta
Sajazarra, castillo, puerta (44kb)
Sajazarra, castillo
Sajazarra, castillo (36kb)

Se supone que a un kilómetro y medio en dirección a Castilseco se encuentra la ermita de Santa María de Cillas, patrona de Sajazarra y con restos románicos; pero al cabo de dos kilómetros no vi ni rastro de ella, así que di media vuelta. Igual es que no está junto a la carretera principal.

De nuevo se me hicieron largos los pocos kilómetros que separan el cruce entre la LR-209 y la LR-202, y el desvío a Cihuri.

Entre Sajazarra y Cihuri, rebaño de ovejas
Entre Sajazarra y Cihuri, rebaño de ovejas (32kb)

Al poco, Anguciana. Cuenta con una torre fuerte y, también aquí, un parque junto al Tirón. Hay un edificio, adosado a la torre, en el que todavía se puede leer "Capilla", "Salón de actos" y algo más. Pregunté y me dijeron que aquello fue de los Franciscanos.
La torre de la iglesia parece como si la hubieran terminado de cualquier forma. Al menos, les han facilitado a las cigüeñas la colocación de un nido.

Anguciana, torre fuerte
Anguciana, torre fuerte (28kb)
Anguciana, casa con galería de madera
Anguciana, casa con galería de madera (38kb)
Anguciana, casa
Anguciana, casa (34kb)
Anguciana, iglesia
Anguciana, iglesia (24kb)
Anguciana, río Tirón
Anguciana, río Tirón (40kb)
Saliendo de Anguciana
Saliendo de Anguciana (35kb)

Rodeé Haro y cogí dirección Labastida, de donde inicié, una vez más en las últimas semanas, la ascensión al asequible puerto de Rivas de Tereso, ya como de la familia. Y esta vez con poco viento.

Haro, la atalaya desde abajo
Haro, la atalaya desde abajo (33kb)
Haro, Monumento a la Vendimia
Haro, Monumento a la Vendimia (23kb)

Tenía que haber comido algo, pero por culpa del calor soportado durante la tarde ya no me entraban las barritas de cereales, así que me dispuse a subir cansándome lo menos posible, dando por hecho que acabaría algo apajarado, como así fue.

Viendo la hora que era, tras bajar el puerto me dirigí a Loza. Tras dejar la carretera de Lagrán, en un kilómetro escaso se llega al pueblo.
Como durante todo el día había encontrado gente maja, amable y simpática, en Loza no podían serlo menos. Me dijeron cuál es la casa de los Sarmiento y me dejaron más o menos como estaba en relación con el "prado de Urkiza". Al parecer, Urkiza es el nombre de una pequeña elevación entre Loza y Peñacerrada, y se dice que en un prado se solían reunir las brujas en otros tiempos; pero no tenían muy claro lo del prado. Unos chavales estaban dispuestos a acompañarme, pues se llega en cinco minutos en bicicleta, pero luego lo pensaron mejor, pues con mi bici no podría meterme por donde ellos van con las suyas.

Loza, casa-torre de los Sarmiento
Loza, casa-torre de los Sarmiento (24kb)

Bajé a Peñacerrada por un camino de parcelaria, asfaltado, que me señalaron.

Peñacerrada
Peñacerrada (17kb)
[subir]