índice
Lourdes - Campan - Tourmalet - Luz - Lourdes
13-08-2012
(mapa)
(mapa) (149kb)

Años atrás, allá por 2005, subí por primera vez el Tourmalet. Lo hice saliendo de Campan. Repetí en 2008 por la otra vertiente y en 2010 decidí que volvería al año siguiente; pero en 2011 apenas pisé Francia con la bici.
Cuando me lo volví a plantear, en agosto de 2012, fue poco menos que visto y no visto. Resolví enseguida la gran duda de por qué lado subir y fijé sin muchos rodeos el día de la excursión, que sería circular (ciertamente, el recorrido se asemejaba bastante a una circunferencia) y no el "subir y bajar" de las otras veces, en las que dediqué el resto del día a hacer turismo por algún otro lado.

Como la víspera habían terminado los Juegos Olímpicos de Londres, esta salida me servía para superar el vacío insondable que sigue irremediablemente a poco más de dos semanas viendo deporte a todas horas.

De camino, me atiborré de barritas de cereales. Paré cuando empezaron a salirme por las orejas.

Llegué a Lourdes a una hora prudencial y aparqué sin problemas donde tenía previsto, en un aparcamiento gratuito cercano a la estación de tren.

Saqué la bici, pasé por el Boulevard de la Grotte, atestado de tiendas de contenido religioso, y llegué en un santiamén a la zona de las basílicas.
La idea era visitar aquello antes de que las multitudes lo inundaran. Además, no sabía a qué hora estaría de regreso a la tarde, pero sí que para entonces mis efluvios corporales podrían poner en fuga al más fervoroso de los peregrinos.

Había bastante más gente de lo que pensaba. Otro elemento que superaba lo que esperaba era el calor. Mal asunto.

Lourdes, explanada de los santuarios
Lourdes, explanada de los santuarios (21kb)

El punto de acogida a discapacitados cuenta con una oportuna rampa para las sillas de ruedas... que luego tienen que vérselas con un hermoso árbol. Sin comentarios.

Lourdes, acceso al punto de acogida a discapacitados
Lourdes, acceso al punto de acogida a discapacitados (38kb)

En las inmediaciones de la gruta de Massabielle, la de las apariciones de la Virgen a Bernadette Soubirous, andaban un par de chicas con unos carteles pidiendo silencio, haciendo el pertinente "chist" incluso a personas que estaban calladas, en plan simpático; pero cuando coincidieron ambas, comentaron algo en voz baja. Me faltaron reflejos para hacerlas callar en broma.
Dentro de la variedad étnica del personal, destacaba la abundancia de indios (de los de la India) o bengalíes o lo que fueran, como unos que cargaban con un velón enorme.

Lourdes, gruta de Massabielle
Lourdes, gruta de Massabielle (49kb)
Lourdes, basílica
Lourdes, basílica (29kb)

No conocía la basílica subterránea San Pío X ni sabía si estaría abierta, así que me llevé una sorpresa al ver que se estaba celebrando una misa en esos momentos y que a la misma asistía un gentío. Sólo por uno de los lados de la basílica, grande como ella sola, había unas cuantas filas de bancos vacíos.
Durante uno de los cantos, el que dirigía a un grupo que ejercía de coro gesticulaba como si estuviera haciendo gimnasia, qué brío.

Lourdes, basílica subterránea San Pío X
Lourdes, basílica subterránea San Pío X (41kb)

De nuevo en el exterior, vi pasar a un cura con sotana (había unos cuantos en la zona) manipulando algo. Lo que unas décadas atrás hubiera sido un rosario era ahora un teléfono móvil.

Lourdes, explanada de los santuarios y cura
Lourdes, explanada de los santuarios y cura (30kb)
Lourdes, castillo
Lourdes, castillo (26kb)

Fuera ya de la zona de las basílicas y bicicleta en mano, fui a ver dos lugares relacionados con la vida de Bernadette: el Moulin de Boly, donde nació, y el Cachot o calabozo, donde vivió con su familia tras quebrar el molino del que se mantenían.

Lourdes, casa natal de Bernadette Soubirous
Lourdes, casa natal de Bernadette Soubirous (32kb)
Lourdes, le Cachot
Lourdes, le Cachot (29kb)

Me acerqué a la torre de Garnavie y junto a ella vi algo en el suelo. Se trataba de un gato que estaba tan feliz, enroscado sobre una bolsa de papel de estraza, tomando el sol.

Lourdes, torre Gavarnie
Lourdes, torre Gavarnie (30kb)
Lourdes, plaza Peyramale
Lourdes, plaza Peyramale (30kb)

Dejé para mejor ocasión una visita al castillo y, tras pedir un plano en la oficina de turismo, regresé al coche para comenzar a pedalear.

El comienzo no fue muy agradable. La D-937 no tiene arcén y la consecuencia es un incordio mutuo entre el cicloturista y los vehículos a motor.
Suave ascenso al col de Bidalet antes de cambiar la D-937 por la D-935, pero las condiciones venían a ser las mismas. Allá a lo lejos asomaba el Pic du Midi de Bigorre, con su observatorio astronómico. A su pie (en su hombro, más bien) queda el Tourmalet.

De Lourdes a Bagnères-de-Bigorre
De Lourdes a Bagnères-de-Bigorre (27kb)
Cerca de Bagnères-de-Bigorre, el Midi de Bigorre a lo lejos
Cerca de Bagnères-de-Bigorre, el Midi de Bigorre a lo lejos (31kb)
Bagnères-de-Bigorre
Bagnères-de-Bigorre (26kb)

A partir de Bagnères-de-Bigorre el tráfico disminuyó algo. A cambio, aumentan las pulsaciones al ver letreros con nombres como La Mongie o Tourmalet.

Beaudéan
Beaudéan (22kb)
Beaudéan, casa
Beaudéan, casa (34kb)
Beaudéan
Beaudéan (34kb)

De Campan recordaba los muñecos que había junto a muchas casas y a los que la otra vez no di mucha importancia. Poco antes de llegar al pueblo, un gran cartel daba a entender que los muñecos campan a sus anchas por allí de tal a tal fecha (dentro del verano), así que me dispuse a pasar un rato entretenido con ellos.
Así fue. Una pareja en un balcón, otra tomando algo en la terraza de un bar, una familia en un patio, otro personaje suelto junto al ayuntamiento...
La Wikipedia dice que el origen se encuentra en los casos de matrimonios poco convencionales, como el de un viudo con una chica joven, por ejemplo, lo que solía ser objeto de un "charivari", en el que la pareja era representada por muñecos groseros.

Campan, muñecos
Campan, muñecos (32kb)
Campan, mercado cubierto
Campan, mercado cubierto (33kb)
Campan, plaza
Campan, plaza (31kb)
Campan, muñecos
Campan, muñecos (41kb)
Campan, desde el mercado cubierto
Campan, desde el mercado cubierto (25kb)

Junto a la iglesia, una pareja de cicloturistas haciendo fotos. Se estaba celebrando una boda civil. Los novios eran muñecos, claro, y los invitados también, faltaría más. ¿Que si era guapa la novia? Pues claro, como todas las novias.
El contrapunto serio lo ponía el Monumento a los Caídos, obra realizada en 1926 por Edmond Chrétien. Se trata de una figura femenina, aparentemente sin rostro, vestida con las ropas tradicionales del valle y que resulta inquietante y misteriosa.
Hasta entonces el monumento de ese tipo que más me había impresionado era el de Ciboure.
(Posteriormente, comprobé en esta página que la mujer sí tiene cara, pero de día es difícil distinguirla)

Campan, boda de muñecos
Campan, boda de muñecos (33kb)
Campan, Monumento a los Caídos y torre de la iglesia
Campan, Monumento a los Caídos y torre de la iglesia (36kb)
Campan, junto a la iglesia
Campan, junto a la iglesia (45kb)
Campan, ayuntamiento
Campan, ayuntamiento (30kb)
Campan, patio con muñecos
Campan, patio con muñecos (37kb)

En Sainte-Marie-de-Campan tenía que hacer dos cosas: coger agua y buscar una inscripción. Lo del agua tenía que ser, además, en la fuente que hay junto a la iglesia y que ejerce de punto de encuentro de cicloturistas. Unos preparándose para comenzar el ascenso al Tourmalet; otros, como dos vascos a los que pregunté por la inscripción, acababan de bajar. No habían oído hablar de ella ni del hecho que le dio origen, así que lo averigüé preguntando en una tienda. Retrocedí unos 150 metros en dirección a Campan y allí estaba, como me había dicho la chica, a la derecha. La placa recuerda a Eugène Christophe y en traducción libre dice lo siguiente:

Con ocasión del
Centenario del Tour de Francia,
homenaje a
Eugène Christophe
quien durante el Tour 1913
reparó solo la horquilla de su bicicleta en esta forja de
Sainte-Marie de Campan
(Hautes-Pyrénées)

Eugène Christophe, líder de la prueba, perdió aquí toda posibilidad
de victoria, pero dio una formidable lección de coraje y de tenacidad.
El Tour de Francia sigue saludando con respeto
este comportamiento ejemplar.

21 de julio de 2003
Ste-Marie-de-Campan, inscripción en recuerdo de Eugène Christophe
Ste-Marie-de-Campan, inscripción en recuerdo de Eugène Christophe (47kb)
Ste-Marie-de-Campan, antigua forja
Ste-Marie-de-Campan, antigua forja (23kb)

La placa está en la fachada del edificio que albergó a la forja, ya desaparecida.
Contento por el descubrimiento, inicié o retomé la ascensión al col du Tourmalet.

Ste-Marie-de-Campan, carretera hacia el Tourmalet
Ste-Marie-de-Campan, carretera hacia el Tourmalet (26kb)
Ste-Marie-de-Campan, fuente
Ste-Marie-de-Campan, fuente (41kb)

Los paisanos con los que había hablado poco antes habían dicho que arriba hacía fresco y que se agradecía el cambio de temperatura al bajar. Eso me hizo concebir esperanzas... vanas. Contaba con que el calor fuera desapareciendo a medida que pasaran los kilómetros, pero sólo me libré de él en el tramo en que la carretera va hacia el sureste, poco después de pasar junto a Artigues (todavía dentro del municipio de Campan), por quedar en sombra. Durante el resto, y salvo los túneles antiavalancha y algunas ráfagas de aire hacia el final, el sol daba a gusto y me fui evaporando y deshidratando de forma lastimosa.

Era día 13 y trece eran los kilómetros que quedan desde Gripp y cuyos porcentajes llevaba apuntados en el manillar. En lugar de acordarme del bueno de Eugène Christophe lo que hice fue martirizarme recordando que en esos 13 kilómetros no hay ni un miserable descanso.

El frescor pirenaico del que tanto esperaba estaba de vacaciones.
Si el velocímetro marcaba cada vez menos no era porque se estuviera agotando la pila, no.
Ahora sé que lo de "piernas de madera" no es, como creía, una forma de hablar, una expresión al uso, una metáfora. Antes entendía su significado, ahora lo comprendo.

En el penúltimo kilómetro me adelantó una chica (a ver si me acuerdo de borrar esto). Antes lo habían hecho dos cicloturistas y un ciclautista. A este último no le dije nada porque, a diferencia de los demás, él también iba con el plato mediano.

Me aproximé con temor a la rampa final, pues la recordaba más larga de lo que es, así que en cuanto divisé la estatua de la cima y vi que la tenía allí mismo aceleré. Increíble. Al menos puedo decir que lo hice por la alegría de tener cerca la gloria de coronar el puerto más que por terminar cuanto antes con el sufrimiento.

Tourmalet, vistas hacia la vertiente de Luz
Tourmalet, vistas hacia la vertiente de Luz (27kb)

Había bastante ambiente, un tándem, mucho turista.
Así como los peregrinos van a Lourdes por motivos religiosos, los devotos de las dos ruedas acuden al puerto de los puertos, al padre de todos los puertos, al puerto por antonomasia, a rendir culto a su afición favorita y a llevar a cabo los ritos de rigor, como el de hacerse la foto junto al cartel con las nueve letras mágicas.

Sentí como si aquello me perteneciera y si no llegué a gritar "¡esto es mío!" fue únicamente para que no me miraran raro. Para tranquilizarme, entré en el bar para ver las bicicletas antiguas que tienen expuestas.

Tourmalet, bicicleta antigua en el bar
Tourmalet, bicicleta antigua en el bar (29kb)
Tourmalet, placa en recuerdo de Octave Lapize
Tourmalet, placa en recuerdo de Octave Lapize (45kb)
Tourmalet, globero en la cima
Tourmalet, globero en la cima (41kb)
Tourmalet, últimos metros de la vertiente de Campan
Tourmalet, últimos metros de la vertiente de Campan (25kb)
Tourmalet, últimos metros de la vertiente de Campan
Tourmalet, últimos metros de la vertiente de Campan (22kb)
Tourmalet, La Mongie a lo lejos
Tourmalet, La Mongie a lo lejos (26kb)
Tourmalet, turistas en la cima
Tourmalet, turistas en la cima (27kb)
Tourmalet, inscripción de 1927
Tourmalet, inscripción de 1927 (63kb)
Tourmalet, bar
Tourmalet, bar (35kb)
Tourmalet, pista hacia el Pic du Midi de Bigorre
Tourmalet, pista hacia el Pic du Midi de Bigorre (31kb)

Bajé sin ninguna prisa y paré por aquello del "no hay dos sin tres", además de para hacer fotos. Es que también las otras veces tuve que hacerlo bajando porque las ovejas así lo habían dispuesto, ocupando la calzada y provocando provisionales mini caravanas de coches.

Tourmalet, último kilómetro de la vertiente de Luz
Tourmalet, último kilómetro de la vertiente de Luz (30kb)
Tourmalet, ovejas en la carretera
Tourmalet, ovejas en la carretera (35kb)
Tourmalet, llegando a la estación de esquí de Barèges
Tourmalet, llegando a la estación de esquí de Barèges (27kb)

Cerca de la estación de esquí de Barèges, una pintada en inglés y firmada por un tal MH sugería que "El dolor es la debilidad abandonando el cuerpo".

Tourmalet, pintada en el asfalto
Tourmalet, pintada en el asfalto (40kb)

Por cierto, ahora se pasa junto a esa estación de esquí se quiera o no. La carretera que sube desde Luz se bifurcaba poco antes y se podía elegir entre seguir hacia el Tourmalet pasando por La Gaubie (adonde se puede seguir llegando) o por la que ahora es la única opción. En algún sitio ponía que esos 2,4 km y sus 200 m de desnivel habían quedado para uso exclusivo de ciclistas, pero se ve que luego cambiaron también eso.

Vagué por Barèges, botella en mano, buscando agua por aquí y por allá, hasta que la obtuve en unos aseos junto a la oficina de Turismo.

Descenso del Tourmalet, paisaje
Descenso del Tourmalet, paisaje (33kb)
Barèges
Barèges (31kb)
De Barèges a Luz-Saint-Sauveur
De Barèges a Luz-Saint-Sauveur (25kb)

En Luz-Saint-Sauveur volví a vérmelas con el calor. Qué agobio. Me agencié un plano del pueblo y volví a sudar cuesta arriba camino del Pont Napoléon, que se llama así en honor del emperador Napoleón III, quien lo mandó construir en los tiempos (mediados del XIX) en que su señora esposa, la española Eugenia de Montijo, solía acudir a Luz a "tomar las aguas". Según un panel informativo, El emperador pensó que un arco que salvase el barranco de 70 m de profundidad daría un "efecto pintoresco". A saber qué pensaron los obreros que lo construyeron.

El puente ya lo conocía, lo que quería era cruzarlo para visitar el barrio que se encuentra al otro lado, el barrio de las termas, que era a donde iba la emperatriz. Como la mujer parecía estéril, tras quedar embarazada se interpretó que había sido gracias a las aguas de Luz, lo que dio aún más renombre al lugar. Entonces fue cuando el emperador, feliz y contento, mandó construir el puente, capillas, carreteras y de todo.

En el edificio más antiguo, una frase en latín del profeta Isaías dice: "Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación". De ahí lo de "San Salvador", que se aplicó inicialmente a la estación termal y después pasó a incorporarse al nombre del pueblo, que antes era simplemente Luz.

Además del balneario y de las instalaciones que se le suponen a un lugar así, en un parque hay un mini golf.
Ya puestos, unos individuos andaban cruzando el barranco con una tirolina.

Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas (36kb)
Luz-Saint-Sauveur, Pont Napoléon
Luz-Saint-Sauveur, Pont Napoléon (47kb)
Luz-Saint-Sauveur, vistas desde el Pont Napoléon
Luz-Saint-Sauveur, vistas desde el Pont Napoléon (21kb)
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas (40kb)
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas, inscripción
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas, inscripción (21kb)
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas (33kb)
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas, tirolina
Luz-Saint-Sauveur, barrio de las termas, tirolina (51kb)

De vuelta al centro del pueblo, la Maison de la Vallée, que vi por fuera, me dejó como estaba, aunque me gustó su entorno, con un árbol que alguien plantó en 1989 para conmemorar los 200 años de la Revolución Francesa.

Luz-Saint-Sauveur, cerca de la Maison de la Vallée
Luz-Saint-Sauveur, cerca de la Maison de la Vallée (39kb)

Junto a la llamativa iglesia -al parecer, la única fortificada de Francia- había un grupo de españoles. Un panel aclara que es erróneo referirse a ella como "iglesia de los templarios" y añade que los que la rodearon de murallas fueron los Caballeros Hospitalarios -que se convirtieron en los Caballeros de Malta en el siglo XVI- y que las murallas eran para proteger a los aldeanos de los bandidos aragoneses llamados "Miquelets".

Luz-Saint-Sauveur, número de casa
Luz-Saint-Sauveur, número de casa (73kb)
Luz-Saint-Sauveur, iglesia, exterior
Luz-Saint-Sauveur, iglesia, exterior (39kb)
Luz-Saint-Sauveur, iglesia, exterior
Luz-Saint-Sauveur, iglesia, exterior (31kb)
Luz-Saint-Sauveur, iglesia
Luz-Saint-Sauveur, iglesia (37kb)

En Luz hay un castillo, el de Sainte-Marie, pero descarté subir hasta él porque me iba a llevar un rato y porque estaba pasándolo mal con el calor.

Luz-Saint-Sauveur, château Sainte-Marie
Luz-Saint-Sauveur, château Sainte-Marie (36kb)

Para un coche procedente de Gavarnie puede ser toda una aventura atravesar el centro de Luz en temporada estival para coger dirección Lourdes. Hay un cruce en el que hay que armarse de paciencia, de mucha paciencia... salvo que uno vaya en bici, lo que convierte el caos en un juego de niños.

A continuación toca atravesar la Gorge de Luz, un tramo bonito, pero de carretera estrecha, sin arcén y con intenso tráfico por momentos a esa hora. Un pequeño mal trago antes de encontrar la paz en la fantástica vía verde que va de Lourdes a Cauterets -y viceversa- y con la que enlacé en Pierrefitte-Nestalas, el pueblo de los ochos. Es que al pasar delante de su ayuntamiento al cuentakilómetros le dio por marcar exactamente 88,88 km, trascendental hecho que me veo en la necesidad de reseñar.

Gorge de Luz
Gorge de Luz (40kb)
Gorge de Luz
Gorge de Luz (27kb)
Soulom, iglesia
Soulom, iglesia (24kb)
Pierrefitte-Nestalas, ayuntamiento
Pierrefitte-Nestalas, ayuntamiento (35kb)

Según leí, son 17 los kilómetros de vía verde entre Lourdes y Pierrefitte-Nestalas, con un desnivel global máximo de 26 m; los 9,5 km que siguen hasta Cauterets acumulan 485 m de desnivel, además de contar con un puente y con un túnel iluminado de 210 m, y son más bien para bicicleta de montaña.

El trayecto está amenizado por diversos paneles que informan de lo que se ve al pasar, aunque sea a distancia: castillos, ermitas antiguas, pueblos bonitos...
Me dieron ganas de volver en otra ocasión para ver todo eso.

Château de Beaucens
Château de Beaucens (30kb)
Vía verde de Cauterets a Lourdes
Vía verde de Cauterets a Lourdes (23kb)
Antigua estación de Argelès-Gazost
Antigua estación de Argelès-Gazost (23kb)
De Argelès a Lourdes, puente metálico y pescador
De Argelès a Lourdes, puente metálico y pescador (46kb)
Torre de Vidalos
Torre de Vidalos (24kb)

Como el trazado es llano a más no poder, en un par de puntos en los que la pendiente llega al 3% hay señales indicándolo.

Entrando en Lourdes, localicé pronto un par de cosas que quedan por ese lado, como el château de Soum (actual Palacio de Justicia) y el espectacular edificio del ayuntamiento.
Lo que no encontré fue alguna fuente, así que recurrí a los aseos de la estación del tren para proveerme de ella antes de poner rumbo a casa.

Lourdes, Pic du Jer
Lourdes, Pic du Jer (34kb)
Lourdes, château de Soum
Lourdes, château de Soum (27kb)
Lourdes, ayuntamiento
Lourdes, ayuntamiento (30kb)
[subir]