índice
Donazaharre - Altzürükü - Larceveau - Donazaharre

Amaiur

21-07-2012
(mapa)
(mapa) (109kb)

Comencé el día despistado. Saliendo de Vitoria, caí en la cuenta de que me había dejado en el frigorífico el bocadillo preparado de víspera. Llevaba algunas barritas de cereales, pero volví a por él.

Como no tenía muchos kilómetros por delante ni una extensa lista de cosas para ver, salí de Donazaharre (St-Jean-le-Vieux) en plan tranquilo. Me desvié un momento para ir a Bascassan, primero, y a Alciette, después, para comprobar si sus dos iglesias son similares, tal y como me había dicho un mes antes un hombre en Ahaxe (Ahaxe, Bascassan y Alciette forman un único municipio). Y sí, son muy parecidas.

Bascassan, iglesia
Bascassan, iglesia (20kb)
Entre Bascassan y Ahaxe
Entre Bascassan y Ahaxe (18kb)

Al llegar a Mendibe empezaba lo bueno, la ascensión a Ahusquy/Ahüzki.

Lekunberri, ayuntamiento
Lekunberri, ayuntamiento (23kb)

A las primeras de cambio, cuando celebraba haber superado la peor rampa, se me cayó el bolígrafo al sacar la cámara de fotos y paré para recogerlo. Ya puestos, además de hacer la foto en mejores condiciones, decidí parar en las zonas llanas para hacer más.

Subiendo a Ahüzki, vistas de Mendibe
Subiendo a Ahüzki, vistas de Mendibe (26kb)

El cielo estuvo prácticamente todo el tiempo cubierto, bastante cubierto, lo que me vino fenomenal. Además, cuando sopló viento lo tuve a favor.

Subiendo a Ahüzki
Subiendo a Ahüzki (18kb)
Subiendo a Ahüzki
Subiendo a Ahüzki (21kb)
Subiendo a Ahüzki
Subiendo a Ahüzki (20kb)

Pasaron unos cuantos coches en ambas direcciones y en un momento dado vi incluso gente a pie por delante. No llegué a adelantarles porque muy poco antes de llegar a su altura abandonaron la carretera para continuar caminando por la ladera de una montaña. Las tres personas que había visto debían de ser las últimas de un grupo de senderistas a cuyos miembros fui divisando posteriormente, dispersos pero más o menos alineados cual ovejitas en el monte.

Subiendo a Ahüzki, senderistas y buitre
Subiendo a Ahüzki, senderistas y buitre (21kb)

Justo donde empieza el tramo en descenso estuve un rato hablando con uno que había ido a cortar hierba allí mismo, junto a una cabaña. Como llevaba una camiseta alusiva a un campeonato de mus, le pregunté por ello y dijo que unos años atrás había estado en Vitoria en la fase final del campeonato de Euskal-Herria. Participaban más de 100 parejas, más las que se habían clasificado de Iparralde. Llegaron a cuartos de final, lo que ya tiene mérito. Recordaba que la final de aquel año la jugaron dos parejas alavesas.

Subiendo a Ahüzki, tramo de descenso
Subiendo a Ahüzki, tramo de descenso (43kb)

Una vez arriba, y tras ver pasar un descapotable con una pareja de gente bien (conducía ella, por cierto), seguí dirección Behorleguy con intención de localizar, de una vez por todas, la sima de Aphanice. Es que ya eran casi media docena las veces que había debido de pasar cerca y no me había enterado.
Por de pronto, de camino empecé a comerme el bocadillo.
Una piedra con una placa informativa junto a la boca de una sima me hizo suponer que se trataba de lo que buscaba. Por si acaso, decidí esperar a que pasara alguien de la zona y me lo pudiera confirmar. Me dio tiempo a terminar el bocadillo (qué bueno me supo) antes de que un lugareño certificara que era la sima de marras. Cuenta con la vertical más larga de toda Francia.
Antes de retomar la marcha, dejé pasar a un grupo de moteros.

Bifurcación cerca de Aphanice
Bifurcación cerca de Aphanice (10kb)
Sima de Aphanice
Sima de Aphanice (25kb)
Sima de Aphanice
Sima de Aphanice (30kb)
Cerca de Ahüzki, letrero de bienvenida a Zuberoa
Cerca de Ahüzki, letrero de bienvenida a Zuberoa (26kb)

Llegué a Ahüzki y subí derecho a la fuente que le dio fama en sus mejores tiempos. Hay 1 km exacto (metro arriba, metro abajo) desde la carretera hasta la curva desde la que se llega a pie a la surgencia. No estuve mucho rato porque había dos parejas con niños comiendo.
Cuando pasaba, al subir, a la altura del bar-restaurante-albergue vi un autobús en el que estaba montando un grupo de niños. En un costado del autobús ponía "Irún-Bayona-Gourette" y decía algo de "viaje directo".

Ahüzki, fuente y globero
Ahüzki, fuente y globero (49kb)
Ahüzki, albergue desde la fuente
Ahüzki, albergue desde la fuente (23kb)

Al bajar, entré en el bar, que estaba desierto y sin nadie atendiéndolo. Lo que parecía estar lleno era el restaurante. Intercepté a una de las camareras y le pregunté por la cueva de Azalegi. Tuve que repetirle el nombre varias veces. Entró a preguntar en la cocina y salió diciendo que está allá abajo, sin precisar más. En vista de que el momento no era el más propicio para llevar a cabo intensos interrogatorios, bajé a la carretera, saludé a un par de cicloturistas, dejé la bici y eché a andar en la dirección que me pareció adecuada, según un plano muy sencillo que llevaba de casa.

Ahüzki
Ahüzki (20kb)
Ahüzki, terneros
Ahüzki, terneros (22kb)
Ahüzki, buscando la cueva de Azalegi
Ahüzki, buscando la cueva de Azalegi (22kb)

La cosa no resultó. Se supone (por lo que había leído) que la cueva se encuentra en un hayedo y la ladera por la que iba estaba pelada. Los árboles estaban mucho más abajo, demasiado como para seguir dedicándole tiempo a la búsqueda.
Mientras iba y venía, era observado por el ganado. Me resultó simpático que un ternero se interesara por mi presencia y le preguntara a su madre quién era el del casco. La respuesta de la vaca no me hizo tanta gracia: "Un pirado, ¿no lo ves? Si te pregunta algo no le contestes".

Ahüzki, ternero mamando
Ahüzki, ternero mamando (31kb)

Sudando (había salido el sol) y un tanto decepcionado, recogí la bici y comencé el descenso hacia Altzürükü (Aussurucq). He subido por ese lado unas cuantas veces pero era la primera vez que bajaba, así que fui parando para hacer fotos del bosque de Arbailles. Qué bonito.
Pasaron otros dos cicloturistas (y me crucé con dos más casi abajo).

Bajando de Ahüzki
Bajando de Ahüzki (43kb)
Bajando de Ahüzki, cicloturistas
Bajando de Ahüzki, cicloturistas (45kb)

Parada en Altzürükü junto al château de Ruthie para coger agua, comer algo y ver jugar a unos niños en el frontón.

Altzürükü, castillo de Ruthie
Altzürükü, castillo de Ruthie (24kb)
Altzürükü, frontón e iglesia
Altzürükü, frontón e iglesia (26kb)

Lo siguiente era afrontar el col de Napale, pero lo dejé para cuando volviera de Urdiñarbe, pueblo en el que entro siempre que puedo. Recientemente me había enterado de la existencia de un curioso dintel en una de las casas que quedan detrás de la iglesia. Tardé un poco en dar con él porque la casa que lo tiene me pareció a distancia la que contaba con menos probabilidades, cuestión de apariencias.
Entretanto, en la iglesia se celebraba una boda. Por si alguien no se había dado por enterado, el pueblo estaba lleno de coches, sobre uno de ellos había un ramo de flores y junto a la iglesia se levantaba una grúa con una pancarta que rezaba "Vive les maries".

Entre Altzürükü y Urdiñarbe
Entre Altzürükü y Urdiñarbe (27kb)
Entre Altzürükü y Urdiñarbe
Entre Altzürükü y Urdiñarbe (27kb)
Urdiñarbe
Urdiñarbe (31kb)
Urdiñarbe, dintel
Urdiñarbe, dintel (22kb)
Urdiñarbe, caballos
Urdiñarbe, caballos (44kb)

Hacía calor y tuve la tentación de sustituir el col de Napale por el de Osquich, el doble de largo pero mucho más asequible y civilizado. Resistí y puse rumbo hacia el sufrimiento.
Como es un puerto corto, pues no llega a los 3 km de longitud, trata de cargarse al globero en el primero de ellos, no sea que después no acierte a darle fuerte y se le escape vivo. Así, en cuanto se llega al tranquilo barrio de Garaibie (hay un albergue para grupos) y se avanza un poco, se ve enseguida lo que le espera a uno. En este caso, las apariencias no engañan. Pues a por él.

Garaibie
Garaibie (32kb)
Garaibie
Garaibie (27kb)
Garaibie, comienzo del ascenso a Napale
Garaibie, comienzo del ascenso a Napale (30kb)

Casi en lo peor estaba cuando vi que tenía público: un par de chavalillas a la altura de una casa que se deja a la derecha. Unos metros más arriba apareció la madre (supongo) y luego asomó un coche que salía de al lado y que era conducido por el padre (digo yo). Afortunadamente, no les ofrecí el lamentable espectáculo de echar pie a tierra.
Justo al dejar atrás esa casa caí en la cuenta de un detalle fundamental: el asfalto, que en ese tramo estaba bastante deteriorado unos pocos años antes, estaba ahora perfecto. Gracias a quien corresponda. Si llega a estar como la otra vez, el lamentable espectáculo habría sido difícil de evitar.
Lo sorprendente es que el final está hecho una pena, con 350 m en mal estado, con puntos casi sin asfalto, de pura tierra. Como es terreno llano se pasa sin problemas.

Napale, globero quejica
Napale, globero quejica (43kb)
Bajando de Napale
Bajando de Napale (60kb)
Bajando de Napale
Bajando de Napale (61kb)
Bajando de Napale
Bajando de Napale (27kb)

Bajé a St-Just-d'Ibarre feliz y contento de haber terminado con las cuestas.

Saint-Just-d'Ibarre
Saint-Just-d'Ibarre (28kb)

En Bunus tuve la ocurrencia de preguntar por la casa Lafaurie en cuanto llegué a las primeras casas del pueblo, no fuera a presentarme en la zona de la iglesia, un poco más alejada de la carretera, para enterarme allí de que me la había dejado atrás. Tuve suerte y, efectivamente, la tenía cerca y sólo tuve que retroceder un poco. Una señora muy amable que salía de ella en ese momento se interesó por el medio por el que me había enterado de la existencia de ese edificio y me preguntó si me interesaban las casas antiguas. Al decirle que también buscaba castillos, iglesias románicas, puentes, etc. me indicó la existencia de un puente, recientemente restaurado, en las cercanías de la casa, así que fui a verlo también.

Bunus, casa Lafaurie
Bunus, casa Lafaurie (30kb)
Bunus, casa Lafaurie
Bunus, casa Lafaurie (31kb)

Como había pasado bastantes veces por Larceveau (Larzabale), creía que ya lo conocía. Pues no. Hasta ahora no le había dedicado casi tiempo, y todo por no haberme tomado la molestia de mirar qué tiene para ver.
Pregunté por unas casas en una tienda, pero la empleada no sabía nada y me mandó al bar, donde una mujer bien maja me dio referencias de dos de ellas. Encontré enseguida Jauregia, a unos pocos metros, y fui al barrio de Xaharra, donde me topé con un lugar sorprendente formado por un par de casas y unos cuantos árboles. El suelo estaba cubierto de guijarros, en lugar de asfalto, había unos símbolos (el mismo, repetido) de aire oriental y se ve que pasa por ahí el Camino de Santiago, porque había señales para peregrinos.

Larceveau, casa Jauregia
Larceveau, casa Jauregia (26kb)
Larceveau, barrio Xaharra
Larceveau, barrio Xaharra (48kb)
Larceveau, barrio Xaharra, símbolo
Larceveau, barrio Xaharra, símbolo (47kb)

Otro barrio, Utziate, todavía en terrenos de Larceveau, es lo que queda de la existencia en ese lugar de un antiguo priorato dedicado a la asistencia a los peregrinos jacobeos. Se conservan, por ejemplo, las ruinas del molino.

Utziate, ruinas del antiguo molino del priorato
Utziate, ruinas del antiguo molino del priorato (36kb)
Utziate, flores de árbol
Utziate, flores de árbol (45kb)
Utziate
Utziate (30kb)

Poco antes de Donazaharre, adelanté a un cicloturista con alforjas. No sé si era peregrino, no llevaba a la vista la típica concha que los identifica, y tampoco parecía con muchas ganas de hablar.

Metí las cosas en el coche y fui a ducharme a St-Martin-d'Arrossa, pero la ducha que localicé hace unos años cerca del frontón estaba cerrada. Donde siempre la he encontrado abierta es en Banka, así que fue allí donde me adecenté antes de retroceder unos kilómetros para dirigirme por el col de Izpegi hacia Amaiur...

Aquel sábado se celebraba una pastoral muy especial: "Amaiur 1512-2012". Se trataba de conmemorar los 500 años de la desaparición del Reino de Navarra como tal tras ser invadido por las tropas de Castilla al mando del Duque de Alba. La última batalla tuvo lugar en el castillo del pueblo, hoy en ruinas, aunque desde hace unos años los arqueólogos están sacando éstas a la luz.

Llegué dándole vueltas a cómo habrían resuelto la cuestión del aparcamiento. Fácil. Habían segado la hierba de unos cuantos terrenos y ya está. Había un montón de coches, así que no me extrañó ver las gradas llenas. Habían aprovechado la ladera de un monte para lograr así una especie de anfiteatro natural y en él habían colocado los asientos de pago. Los que, como yo, se acercaron para ver aquello sólo un rato o, simplemente, para seguir gratis la representación, estaban sentados en la hierba junto al límite del recinto acotado por la organización.
Para cuando llegué, la pastoral llevaba casi una hora en marcha (si es que habían empezado puntuales, a las 21h). En el escenario, una serie de personajes.

-¡Gora Amaiur! -clamó uno de los actores.
-¡¡¡Gora!!! -respondió la masa, enfervorizada.

Si la organización del evento hubiera sido más audaz y hubiera repartido en ese momento a cada asistente una porra y los hubiera enviado de forma coordinada a los puntos clave de la comunidad foral, Navarra habría recuperado su independencia como reino en cuestión de horas.
Quedaría por ver cuánto habría durado la nueva situación y si a la actual presidenta de la Comunidad Foral la habrían nombrado automáticamente reina (altamente improbable, me temo), pero la Historia habría sabido recordar tan memorable hecho.

A continuación, unos cantos, algo de danza, nuevos personajes...
Mientras daba un paseo por el pueblo antes de irme, todavía pude volver a oír nuevos vivas a Amaiur y, de nuevo, el público respondió con entusiasmo.

Amaiur, arco de entrada
Amaiur, arco de entrada (26kb)
Amaiur, pastoral
Amaiur, pastoral (32kb)
Amaiur
Amaiur (25kb)
[subir]