índice
Piedra de San Martín - Oloron - Piedra de San Martín
30-06-2012
(mapa)
(mapa) (139kb)

Tras haber bajado en coche un par de veces en años anteriores el puerto de la Piedra de San Martín hacia el valle de Aspe por la vertiente que pasa por Lourdios-Ichère y quedar entusiasmado en ambas, tuve el capricho de subir por ahí con la bici.

Aparqué en la cima y llevé a cabo casi todos los preparativos sin salir del coche en vista del fuerte viento que estaba soplando.
En cuanto me puse en marcha el amigo Eolo empezó a zarandearme, así que anduve con cuidado hasta que llegué a terreno más protegido.

Puerto de la Piedra de San Martín, vistas
Puerto de la Piedra de San Martín, vistas (26kb)
Estación de esquí de Arette
Estación de esquí de Arette (24kb)
Del col de Soudet al col de Labays
Del col de Soudet al col de Labays (39kb)

Paré bastantes veces para hacer fotos, para subir después tranquilo sin ese cuidado. De hecho, estuve por hacerme ya una en el col de Labays, pero me pareció mucha cara.

Col de Labays
Col de Labays (20kb)
Col de Labays, inicio del descenso hacia el valle de Aspe
Col de Labays, inicio del descenso hacia el valle de Aspe (31kb)

A partir de dicho collado era más que evidente que pronto me iba a introducir en la niebla, de la que surgieron poco más tarde dos cicloturistas, uno de ellos de considerable edad y con hermoso mostacho. Al poco, varios más, incluida una chica. Un rato más tarde, otro, a pie...

Del col de Labays a Lourdios, cicloturistas
Del col de Labays a Lourdios, cicloturistas (20kb)

Tardé más de hora y media en llegar a Lourdios-Ichère. Que me quiten lo bailado. Acabé entusiasmado, encantado, maravillado. Una gozada.
El placer continuó rumbo a Oloron, sobre todo en el tramo hasta Issor. Si ya la víspera había recortado el plan inicial, que preveía ir de Lourdios a Sarrance, para cuando llegué a Issor ya había decidido volver por ahí, en lugar de hacerlo por Aramits y Arette. La idea era empezar la ascensión a la Piedra lo más descansado (o lo menos cansado) posible para disfrutarla más y mejor.

Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (34kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (38kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (49kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (48kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (51kb)
Del col de Labays a Lourdios, barrera
Del col de Labays a Lourdios, barrera (52kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (43kb)
Del col de Labays a Lourdios, cruce
Del col de Labays a Lourdios, cruce (43kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (49kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (52kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (67kb)
Del col de Labays a Lourdios, barrera canadiense
Del col de Labays a Lourdios, barrera canadiense (53kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (37kb)
Del col de Labays a Lourdios
Del col de Labays a Lourdios (34kb)

Los kilómetros por carretera nacional hasta las cercanías de Oloron-Sainte-Marie me resultaron bastante llevaderos gracias a que no andaba mucho tráfico.

Lourdios-Ichère, río
Lourdios-Ichère, río (48kb)
De Lourdios a Issor
De Lourdios a Issor (34kb)
De Lourdios a Issor
De Lourdios a Issor (40kb)
De Lourdios a Issor
De Lourdios a Issor (28kb)

Me llamó la atención un monumento grande en una rotonda de Gurmençon. Más tarde averigüé que se trata de la obra "Porte d'Aspe", de Pedro Tramullas.

En Oloron, fui derecho al barrio de la Sainte-Croix, defendido del ataque de globeros por unas cuestas de aupa. Había leído que la iglesia que da nombre al barrio y que es el edificio románico más antiguo del Béarn estaba cerrada por obras de restauración, pero la encontré abierta y tan desierta como la primera vez que la visité.
Frente a la iglesia, una casa abandonada con soportales con suelo de madera. Una pena.
Anduve un rato pululando por la zona y observando desde fuera la torre de Grède, así como un edificio que fue ayuntamiendo y prisión en la calle Cujas (su nombre, desde la revolución de 1789 hasta 1989, dos siglos, fue Car Magnolle) antes de dirigirme hacia la catedral. De camino, una parada para comer el bocadillo en un parque de lo más agradable.
La catedral estaba también vacía; normal, teniendo en cuenta que era la hora de comer.

Oloron, gendarmería
Oloron, gendarmería (33kb)
Oloron, plaza Saint-Pierre
Oloron, plaza Saint-Pierre (24kb)
Oloron, barrio de la Sainte-Croix
Oloron, barrio de la Sainte-Croix (35kb)
Oloron, iglesia de la Sainte-Croix
Oloron, iglesia de la Sainte-Croix (34kb)
Oloron, iglesia de la Sainte-Croix
Oloron, iglesia de la Sainte-Croix (27kb)
Oloron, rue Dalmais
Oloron, rue Dalmais (35kb)
Oloron, torre Grède
Oloron, torre Grède (29kb)
Oloron, torre Grède
Oloron, torre Grède (45kb)
Oloron, barrio de la Sainte-Croix
Oloron, barrio de la Sainte-Croix (31kb)
Oloron, iglesia de la Sainte-Croix, interior
Oloron, iglesia de la Sainte-Croix, interior (33kb)
Oloron, rue Cujas
Oloron, rue Cujas (22kb)
Oloron, antiguo ayuntamiento y prisión
Oloron, antiguo ayuntamiento y prisión (34kb)
Oloron, casas junto a la gave d'Aspe
Oloron, casas junto a la gave d'Aspe (37kb)
Oloron, parque
Oloron, parque (53kb)
Oloron, catedral, exterior
Oloron, catedral, exterior (33kb)

Comencé el regreso con bastante tranquilidad, que no se vio demasiado alterada por la aparición, entre Gurmençon y Asasp, de un hombre en el arcén haciendo gestos a los coches para que disminuyeran su velocidad. El misterio se resolvió a los pocos segundos, cuando irrumpieron en la carretera sus ovejas. La idea del hombre era que pasaran por el arcén, entre la cuneta y él mismo, y así lo hicieron las primeras, pero las que vinieron detrás actuaron por su cuenta y rodearon a un par de coches. El miniatasco fue breve, pues el rebaño abandonó el asfalto al cabo de unas decenas de metros. De todas formas, resulta algo chocante al tratarse de una carretera nacional (la N-134, que se dirige a España por Somport).

Ovejas en la N-134, entre Gurmençon y Asasp
Ovejas en la N-134, entre Gurmençon y Asasp (34kb)

Otro rebaño, en este caso de nubes negras, se había ido apelotonando por allá arriba...

Como a la ida, lo pasé muy bien con el paisaje desde que dejé la nacional hasta que llegué a Lourdios.

De Asasp a Issor
De Asasp a Issor (21kb)
De Issor a Lourdios
De Issor a Lourdios (25kb)
De Issor a Lourdios
De Issor a Lourdios (35kb)
De Issor a Lourdios
De Issor a Lourdios (40kb)
De Issor a Lourdios
De Issor a Lourdios (26kb)

No es que a partir de dicho pueblo no disfrutara con lo que veía, pero es que desde que salí de él se me fue buena parte de la atención en el esfuerzo por superar la resistencia del puerto de La Piedra de San Martín.
Primero, era cuestión de llegar al cruce con la carretera que baja bien a Osse-en-Aspe bien a Lées-Athas, al que sigue un tramo en descenso; después, espera el col de Labays; poco más tarde, hace lo propio el de Soudet; por último, la Piedra de San Martín propiamente dicha.
Contaba con la altimetría de la web de Salite, que muestra los porcentajes medios por kilómetro, pero no indica la presencia de las rampas más serias.

Paré un momento en una zona más o menos llana, con mesas y tal, para hacer fotos a unas yeguas y se me acercó una de ellas buscando conversación.

De Lourdios al col de Labays
De Lourdios al col de Labays (44kb)
De Lourdios al col de Labays
De Lourdios al col de Labays (52kb)
De Lourdios al col de Labays, yegua
De Lourdios al col de Labays, yegua (58kb)
De Lourdios al col de Labays, yeguas
De Lourdios al col de Labays, yeguas (41kb)

Me resultó una subida dura, se me hizo larga.
Las cosas no se ven igual cuando uno pasa cuesta abajo en coche que cuando lo hace cuesta arriba pedaleando. Y se ve que tampoco me había enterado de qué iba la cosa al bajar a la mañana. Claro que entonces iba yo más interesado en contemplar y admirar el paisaje que en preocuparme por lo que me esperaba a la vuelta.
El caso es que fui subiendo y subiendo, y acabé recordando y comprendiendo al que a la mañana había visto subir con la bici en la mano.

Empezó a llover antes de llegar al desvío al valle de Aspe, así que precaución en el posterior descenso.
La lluvia, no muy intensa en general, se fue alternando con el sirimiri y la niebla se sumó a la fiesta, dándole un toque bastante sugerente al entorno.

Parada para atender a los medios. En realidad, se trataba de un pastor en coche que me preguntó si había visto vacas: sí, tres, a menos de un kilómetro.
Al poco, el pastor que me adelantaba y saludaba.

Y me presenté en el col de Labays, donde, ahora sí, me consideré con derecho a hacerme la foto de rigor. En ello estaba cuando apareció de nuevo el pastor por una pista que sale del mismo collado. Nuevo saludo y tiró hacia arriba.

Col de Labays, globero
Col de Labays, globero (13kb)

La niebla había ido a más y continuó aumentando. Los coches pasaban despacio, como el del pastor (no hay tres sin cuatro), que iba para abajo y nos saludamos por última vez.
Entre el Pas de Guilhers y el col de Soudet hubo un momento un poco surrealista, por la escasa visibilidad y la consiguiente falta de referencias. La cosa duró poco, hasta que aparecieron los faros de unos coches.

Como el que no se consuela es porque no quiere, recordé mis penurias subiendo desde Arette en 2005 para animarme al ver que, a pesar de que iba cansado, no lo estaba tanto como aquella vez.

De haber podido, habría suprimido los tramos llanos y en descenso de los kilómetros finales, porque en tan pocos metros me puse tibio de agua con la que escupían las ruedas y coroné el puerto mojado como un pollo ("mojado como un pollo", "sudando como un pollo"... ¿qué les pasa a los pollos?).

Como el parte meteorológico en la Piedra era el que era, me quedé sin la clásica foto junto al mojón 262, el del Tributo de las Tres Vacas, y me metí en el coche renegando.
Me consolé viendo pasar a un grupo (bastante desperdigado) de cicloturistas que fueron apareciendo por la vertiente de Belagua. A saber hasta dónde tenían que llegar. Pobres.

Lo que la niebla tiene de sugerente mientras se mantiene dentro de unos parámetros (como se dice ahora) lo tiene de agobiante cuando se sale de los mismos y se pasa cuatro calles y toca conducir en esas condiciones.
Qué alivio cuando salí de ella unos kilómetros más abajo. Además, un regalo espectacular: un arcoiris tan luminoso, tan intenso y tan cercano que la cámara no se atrevió a reflejarlo tal cual en la foto.

Belagua, arcoiris
Belagua, arcoiris (21kb)

En Isaba había bastante animación en la calle, allí sólo estaba nublado. Y en Urzainki simplemente estaban en verano.

[subir]