índice
Elizondo - Bagordi - Urdax - Dantxarinea - Amaiur - Elizondo
07-09-2011
(mapa)
(mapa) (67kb)

El viaje a Elizondo contó con el discutible aliciente del cierre del túnel de Belate (está así desde julio, cuando se quemó un camión en su interior), lo que obligaba a circular por el puerto de toda la vida.
Entre eso y que había salido algo más tarde de lo debido comencé con cierto retraso.

Dejé la visita al pueblo para la vuelta y donde empecé a ver cosas, prácticamente nada más salir, fue en Elbete para ver dos palacios. Al primero de ellos, el de Askoa, se llega a través de un paseo arbolado muy logrado.

Elbete, palacio de Askoa
Elbete, palacio de Askoa (34kb)
Elbete, acceso al palacio de Askoa
Elbete, acceso al palacio de Askoa (51kb)

Me puse a subir y descubrir Bagordi sin ninguna prisa. Sus cuestas no invitan a correr y tampoco es cuestión de perderse las vistas que se contemplan a medida que se va cogiendo altura.

Aizkolegi y Larrun desde Arrateketa
Aizkolegi y Larrun desde Arrateketa (26kb)

Bajando, al llegar a la pista hormigonada que se dirige a Eskisaroi casi me despisto. Menos mal que hay un cartel que indica que por la derecha se va a Etxebertzeko Borda y eso me orientó. Más tarde, a la altura del desvío que se dirige a dicho restaurante vuelve el asfalto.

Pista hacia Eskisaroi
Pista hacia Eskisaroi (33kb)

En el collado de Eskisaroi coincidí con varios senderistas, uno de ellos medio cojeando por una rodilla averiada. Dijeron que estaban siguiendo el GR-11, la transpirenaica.

Pottokas llegando a Eskisaroi
Pottokas llegando a Eskisaroi (32kb)
Eskisaroi
Eskisaroi (38kb)
Eskisaroi, descenso
Eskisaroi, descenso (24kb)

Bajando y bajando, se llega a Indarte Erreka, un lugar que me parece bucólico. Una parada para ver correr mansamente el agua.

Indarte erreka
Indarte erreka (32kb)

No recordaba que los kilómetros que quedan, cuesta arriba, hasta llegar a las inmediaciones del puerto de Otsondo son tan serios. Menos mal que el paisaje lo hace más llevadero.

Bajé Otsondo alegrándome de tener que subirlo después, a la tarde. Qué bonito es.

Poco antes de llegar a Dantxarinea, me desvié para ir a Urdax. De pronto, un letrero advirtiendo de que están en obras, con la carretera totalmente fresada, y una señal prohibiendo el paso de bicicletas. Seguí adelante y un operario me echó una especie de bronca para dejar claro que si me pasaba algo ("si coges mal...") la responsabilidad era enteramente mía. Luego resultó que el suelo estaba más que bien, sólo había que estar atento en unos pocos puntos.

Subí a la casa natal de D. Pedro Agerre Azpilikueta, más conocido como Axular. Me comí un bocadillo a la sombra (en ese momento hacía calor) y fui a ver el pueblo.

Urdax, casa natal de Axular
Urdax, casa natal de Axular (22kb)

El claustro del monasterio de San Salvador, en sus buenos tiempos importante foco de cultura (y de espías), acoge desde hace siete años una exposición de arte vasco y, por dicho motivo, hay que pagar entrada para verlo. Al ser permanente esa exposición, cuando está cerrada tampoco se puede visitar el claustro. Eso me lo dijo la mujer (francesa) que estaba a la entrada.
Por unas escaleras que hay en la misma entrada se sube al albergue de peregrinos del Camino de Santiago.

De las varias casas de indianos que hay la que más me gustó fue la de Mitxelenea.

Urdax
Urdax (42kb)
Urdax, monasterio de San Salvador
Urdax, monasterio de San Salvador (29kb)
Urdax, Mitxelenea e Indiano-Baita
Urdax, Mitxelenea e Indiano-Baita (31kb)
Urdax, Mitxelenea
Urdax, Mitxelenea (36kb)
Urdax, junto al molino
Urdax, junto al molino (33kb)

Cuando volvía hacia la carretera de Otsondo a Dantxarinea el operario que estaba por ese lado me desvió hacia la carretera de este último barrio (pertenece a Urdax y a Ainhoa) a Zugarramurdi. Era evidente que se trataba de lo más prudente, no sólo para evitar otra bronca sino porque las máquinas que antes había encontrado descansando estaban ahora en medio de la calzada dale que te pego al terreno; pero no me hizo mucha gracia recordar que me iba a reencontrar con una cuesta que me pareció tremenda hace unos pocos años. Al final, aunque es bastante fuerte no me lo pareció tanto, no llega al medio kilómetro desde la entrada a las cuevas de Urdax.

Urdax, carretera en obras
Urdax, carretera en obras (41kb)

Y llegué a Dantxarinea. Comenzaba la aventura. Primero, un par de cosas a tiro fijo: la inscripción en una pared de la casa Biek Bat (la primera a la derecha según se viene desde la frontera) que recuerda la visita de la pareja imperial (Napoleón III y la emperatriz Eugenia) para saludar a uno (una en este caso) de sus muchos ahijados, tantos como niños y niñas nacieron en Francia el mismo día en que lo había hecho su hijo; la otra, fijarme mejor que el año pasado en la primera de las casas que construyó Juan de Quirno en el barrio ("Ioannes de Quirno et Ioana Dunate, Conjoins. 1733"). En aquella ocasión estuve acompañado por la señora Elso, que me contó un montón de cosas interesantes. La casa muestra dos puntas de arpón grabadas en la piedra para recordar que Quirno era ballenero, aunque se hizo famoso por bailar danzas vascas en San Juan de Luz ante el Duque de Anjou.

Dantxarinea, placa de la visita de la pareja imperial
Dantxarinea, placa de la visita de la pareja imperial (49kb)
Dantxarinea, casa de 1733 de Juan de Quirno, inscripción
Dantxarinea, casa de 1733 de Juan de Quirno, inscripción (25kb)

Ya sólo tenía que encontrar a alguien que me dijera cómo llegar a Zori Venta y a Urrutieneko Errota. Supe de esos lugares por las series documentales "Euskal-Herria, la mirada mágica" y "Rutas por Euskal-Herria".
No veía a nadie, pero en ese momento pasó un coche, lo seguí con la mirada y vi que paraba junto a la otra casa que perteneció a Quirno ("Joannes de Quirno et Jeane Du Nate, Conjoins. 1746"). El conductor era un español joven al que no le sonaba ninguno de los dos nombres, pero que enseguida cayó en la cuenta de cuál era el primero de ellos al contarle lo que se decía de él en uno de los documentales citados: "Zori-Venta ha sido uno de los lugares más discretos para cruzar la línea de puntos de los dos estados. Los clientes nocturnos de esta venta entraban desde España por una puerta, rodeaban el mostrador y salían ya en Francia por la puerta principal para luego perderse en el robledal de Senpere". De todas formas, no sabía dónde quedaba.
En esto, sacó su portátil, se disculpó por lo mucho que tardaba en arrancar, se conectó a Internet, buscó información sobre esa venta (ya lo había hecho yo), llegó a una página en la que unos montañeros la mencionan (ya la conocía) y la buscó en los mapas de Google (eso no lo había hecho yo). Para mi sorpresa, apareció por ahí el Chemin de Zorribenta. Al parecer, el camino arrancaba de una explanada que se encuentra junto al puente del Diablo, en la carretera de Senpere, y en la que ya había estado el año pasado.
Muy agradecido, me puse en marcha de nuevo.

Llegué a la explanada y decidí buscar primero el molino de Urrutienea ("Todo este trajín nocturno contó siempre con la complicidad de un personaje fundamental: el molinero de Urrutieneko Errota, el único habitante de éste bosque solitario", dice el documental). Pregunté a unos turistas franceses que, obviamente, no tenían ni idea del asunto y eché a andar por un camino pensando que tenía que haber cogido otro que salía poco antes de la carretera por la sencilla razón de que por el otro podían pasar vehículos, lo que lo hacía un mejor candidato a ser el camino hacia el molino.

A los pocos minutos de caminata, divisé un edificio entre los árboles al otro lado del río y me dije que ya había llegado; pero pronto vi que no se trataba del molino. Crucé el río por una pasarela bastante más firme de lo que parecía a simple vista y llegué a una casa abandonada. Dentro de ella, no me quedó muy claro desde dónde se llega allí por aquel lado del río.

Bosque de Senpere, pasarela sobre el río
Bosque de Senpere, pasarela sobre el río (67kb)

Vuelta al camino y, ahora sí, otro edificio a la vista: Urrutieneko Errota. Abandonado, rodeado de bambúes por un lado y, por el otro, pegado a las instalaciones de una piscifactoría de la que había encontrado varias referencias, pero sin llegar a saber que ambos estaban en el mismo lugar.

Urrutieneko errota
Urrutieneko errota (55kb)
Bosque de Senpere, río junto a la piscifactoría
Bosque de Senpere, río junto a la piscifactoría (49kb)

Muy contento, a la vuelta disfruté del bosque de Senpere como no lo había hecho a la ida.

Bosque de Senpere
Bosque de Senpere (56kb)
Bosque de Senpere
Bosque de Senpere (54kb)
Bosque de Senpere, pasarela sobre el río
Bosque de Senpere, pasarela sobre el río (51kb)

Nuevo saludo a los turistas franceses y, ahora por el otro lado de la carretera, rumbo a Zori Venta.

Bosque de Senpere, hacia Zori Venta por el GR-10
Bosque de Senpere, hacia Zori Venta por el GR-10 (47kb)
Bosque de Senpere, hacia Zori Venta por el GR-10
Bosque de Senpere, hacia Zori Venta por el GR-10 (54kb)

Al cabo de un rato, un matrimonio mayor me confirmó que iba bien.
Luego me crucé con una pareja de senderistas anglosajones. Es que estaba caminando por el mítico GR-10.
Y llegué a Zori Venta. Qué bien. Una pena que aquello esté cerrado. Ni venteros, ni contrabandistas... nada. Hasta el nombre está casi borrado del todo.

Zori Venta
Zori Venta (45kb)
Volviendo de Zori Venta
Volviendo de Zori Venta (29kb)
Volviendo de Zori Venta, prado
Volviendo de Zori Venta, prado (37kb)

Volví a por la bici, regresé a Dantxarinea y me dispuse a subir Otsondo como se merece. El año pasado lo hice agobiado por el inminente anochecer. Esta vez fue una gozada. Qué maravilla de puerto. De los que se disfrutan al subir y al bajar. Deberían proponerlo como modelo en la universidad a los futuros ingenieros de caminos.

Dantxarinea, caseríos
Dantxarinea, caseríos (28kb)
Puerto de Otsondo
Puerto de Otsondo (62kb)

Cogí agua en la cima, en una zona de descanso con mesas. No sabía que hubiera fuente, pero unos franceses me pusieron sobre la pista al verlos con una botella de agua. Es que el agua de la cercana área recreativa, poco más abajo del puerto, donde comienza la carretera que va a Eskisaroi y a Oronoz, no es potable.

Entré en Amaiur para recorrer un corto sendero hasta la presa del molino, pero me puse a hablar con el que está a cargo del punto de información del molino, dijo que las excavaciones arqueológicas en el castillo seguían su curso, que este año habían estado la primera quincena de agosto y habían sacado a la luz el aljibe, y acabé subiendo a ver cómo iba aquello. Se nota que va cogiendo forma, cada vez se ve más y mejor lo que hubo.
En las cuatro caras del monolito que lo corona hay inscripciones en recuerdo de sus últimos defensores:

A LOS HOMBRES QUE EN EL CASTILLO
DE MAYA PELEARON EN PRO DE LA
INDEPENDENCIA DE NAVARRA
LUZ PERPETUA
1522

***

NAPAR ASKATASUNAREN ALDE
AMAYURKO ECHARRIAN BORROKA EGIN
ZUTEN GIZONAI
BETIKO ARGIA
1522

***

1522
JUAN DE ORBARA ABAD DE URDAX
JAIME VELAZ DE MEDRANO
ALCAIDE DEL CASTILLO DE MAYA
MIGUEL DE JASSO SEÑOR DE XAVIER
LUIS VELAZ DE MEDRANO
JUAN DE JASSO VÍCTOR DE MAULEON
JUAN DE AGUERRE DE ECHALAR
1922

***

NAVARRA AGRADECIDA
A
LOS POSTREROS DEFENSORES DE
SU INDEPENDENCIA
1522 1922

De todas formas, Amaiur no necesita el castillo para merecer una visita, tiene un par de palacios y cantidad de casas de lo más presentable.

Amaiur
Amaiur (24kb)
Amaiur, placa en el monolito del castillo
Amaiur, placa en el monolito del castillo (42kb)
Amaiur, monolito del castillo
Amaiur, monolito del castillo (19kb)
Amaiur, castillo
Amaiur, castillo (28kb)

En un sencillo monumento a la entrada del pueblo dice:

Aquí se hilaba,
aquí se tejía,
aquí se hacían
capas de sayo de lino.
Amaiur, palacio Borda
Amaiur, palacio Borda (24kb)

El paseo hasta la presa del molino fue un paseo de perros. El primero estaba atado junto a una nave, justo donde comienza el sendero. El pobre bicho tenía ganas de que alguien le hiciera caso. Llegando a la presa, apareció otro por detrás, se quedó parado, como sorprendido de verme, echó a correr como un desesperado por un prado, llegó a la presa, merodeó por la zona un momento y desapareció.
Junto a la presa, como me había dicho el del molino, han acondicionado un paso para los salmones.
Acompañando de regreso el canal de agua, apareció el tercer perro, sentado en el camino. Me vio cuando ya estaba cerca y echó a correr.
Volví a saludar al perro atado, cogí agua en una fuente con motivos jacobeos, cambié las lentes de las gafas porque ya atardecía y puse rumbo a Elizondo.

Amaiur, presa del molino
Amaiur, presa del molino (42kb)
Amaiur, canal del molino
Amaiur, canal del molino (56kb)
Amaiur
Amaiur (16kb)

Una vez allí, me puse a buscar sin mucha prisa los edificios y rincones que llevaba anotados antes de emprender el viaje de vuelta.

Elizondo, traseras de las casas de la calle Jaime Urrutia
Elizondo, traseras de las casas de la calle Jaime Urrutia (29kb)
Elizondo, casa Arizkunenea
Elizondo, casa Arizkunenea (31kb)
Elizondo, iglesia
Elizondo, iglesia (32kb)
Elizondo, casa Paularena
Elizondo, casa Paularena (33kb)
Elizondo, calle Jaime Urrutia
Elizondo, calle Jaime Urrutia (28kb)
[subir]