índice
Ezcaray - Cruz de la Demanda - Valdezcaray - Ezcaray
27-08-2011
(mapa)
(mapa) (61kb)

Unos días antes de llevar a cabo esta salida escribí a Fresneda de la Sierra Tirón para saber si hay carretera asfaltada que comunique directamente ese pueblo con el collado de la Cruz de la Demanda. Como no contestaron (lo hicieron, pero después de realizada la excursión), descarté la posibilidad del itinerario circular.

De camino a Ezcaray vi bastante movimiento de cicloturistas.

Como la ascensión al collado de la Cruz de la Demanda tenía pinta bastante seria me tomé con calma la aproximación a Posadas. Llegando a ese pueblo me adelantaron varios de un club ciclista. Pensaba que seguirían, pero pararon a la entrada y se ve que después dieron media vuelta, porque no los volví a ver.

Hasta llegar a la parte más dura se pasa por zonas bonitas.

Entre Posadas y la Cruz de la Demanda
Entre Posadas y la Cruz de la Demanda (50kb)

Lo bueno es que, una vez que llega lo malo, lo peor está al comienzo. Así uno se queda más tranquilo para lo que queda después.

La temperatura acompañaba (nada de calores agobiantes) y fui subiendo sin mayor novedad, curva de herradura tras curva de herradura.

Arriba hacía bastante fresco, más que nada porque andaba algo de viento.
Pronto llegó otro cicloturista, de Mondragón, y nos pusimos a hablar. Al rato, llegó un tercero que se sumó a la conversación.
Lo más recomendable habría sido abrigarnos nada más llegar, pero la charla resultó de lo más entretenida y lo dejamos para el final. En cuestión de pocos días o semanas habíamos estado los tres en las Lagunas de Neila y/o en la Laguna Negra de Urbión. Hicimos unas risas con la anécdota que contó el de Mondragón, cuando se le metió una mariposa grande en la boca, hasta bastante adentro, y se llevó un buen susto. Ambos insistieron en la necesidad de poner mucha atención en el descenso, sobre todo en un par de puntos, por la presencia de baches peligrosos, de esos que se pueden llevar por delante una rueda y, por extensión, la excursión. Además, si uno lleva puestas las gafas de sol, al estar algunos baches en zonas en sombra es más difícil detectarlos.
Primero se despidió el de Mondragón; después, el otro. Qué rato más bueno. Que les vaya bien.
Me había quedado ya un tanto frío, pero no quería bajar todavía. Había llegado con la idea de estar un rato y eso hice. Me puse los manguitos y el chubasquero y eché a andar por la pista que, dando un gran rodeo, se dirige a Valdezcaray mientras comía un bocadillo. Ese paseo me sirvió para tener una inmejorable visión del trazado que sigue la carretera hasta el collado, serpenteando por la ladera de la montaña.

Cruz de la Demanda, vistas
Cruz de la Demanda, vistas (29kb)

Ya vi también que no hay carretera asfaltada en dirección a Fresneda sino otra pista de tierra y piedras.

Cruz de la Demanda, pista hacia Valdezcaray
Cruz de la Demanda, pista hacia Valdezcaray (28kb)

Para cuando finalmente comencé a bajar tenía los dedos más bien insensibles. Un poco molesto a la hora de frenar, por no apreciar bien el tacto de las manetas, pero soportable.
Los comentarios en la cima sobre los baches me habían dejado algo sugestionado, de modo que estuve todo el tiempo alerta a la aparición de los agujeros, algunos bien hermosos, por cierto.

Bajando de la Cruz de la Demanda
Bajando de la Cruz de la Demanda (36kb)

Al llegar a la primera zona recreativa con asadores vi varias bicicletas, pero no a sus dueños. Poco después me adelantó uno de ellos, al que alcancé cuando paró en una fuente. Yo no tenía muy claro si el agua era potable, pero él me hizo ver por gestos (es que era extranjero, creo que francés) que simplemente ponía que no estaba clorada, así que llené la botella y seguí adelante. Para entonces habían llegado otros dos compañeros del primero.
Nada más pasar Posadas me adelantaron los tres.

Una parada para quitar ropa antes de empezar la subida a Valdezcaray.
La temperatura había ido subiendo, pero el día seguía estando muy bien para andar en bici.
Durante buena parte de la ascensión aquello me recordó a la "pista de los americanos", la carretera que sube a Gorramakil desde el puerto de Otsondo.

Al cabo de unos kilómetros divisé a dos de los miembros del trío francés, que acabaron quedándose atrás. No sé dónde andaría el tercero.
La visión del monte San Lorenzo me entretuvo. Me hizo ilusión verlo de cerca, aunque ya imaginaba que no me sería posible ascenderlo por quedar su cima todavía bastante lejos de la estación invernal.

Valdezcaray no me gustó. Tampoco me disgustó, me quedé como estaba.

Valdezcaray, vacas esperando al remonte
Valdezcaray, vacas esperando al remonte (47kb)
Valdezcaray
Valdezcaray (27kb)

Al no tener grandes porcentajes, no sólo se sube sin grandes sufrimientos sino que también se baja la mar de bien, por lo menos para mi gusto.

Bajando de Valdezcaray
Bajando de Valdezcaray (32kb)
Ezcaray
Ezcaray (37kb)

De vuelta en Ezcaray, dejé algunas cosas en el coche (vi pasar a los dos franceses) y me dispuse a turistear.

Ezcaray, antigua Real Fábrica de Paños
Ezcaray, antigua Real Fábrica de Paños (33kb)

Me hizo gracia lo que ponía a la entrada de la iglesia de Santa María la Mayor junto a una ranura como las de las limosnas: "Donativo para la calefacción".
Había bastante gente en la plaza de la Verdura, en la del Kiosko... Me gustaron las casas con soportales.

Ezcaray, iglesia, solicitud de donativo
Ezcaray, iglesia, solicitud de donativo (14kb)
Ezcaray, iglesia
Ezcaray, iglesia (33kb)
Ezcaray, palacio Ángel
Ezcaray, palacio Ángel (37kb)
Ezcaray, calle Sagastia
Ezcaray, calle Sagastia (38kb)

Una placa en la casa natal del poeta bohemio Armando Buscarini (Antonio Armando García Barrios) recuerda el final de una poesía suya titulada "Orgullo":

-Es verdad que yo sufro; pero oídme:
¿qué me importa sufrir si soy poeta?

Volví a ver a los dos franceses, que entraban en un bar. Ya casi como de la familia.

Ezcaray, plaza del kiosko
Ezcaray, plaza del kiosko (31kb)
Ezcaray, palacio del arzobispo Barroeta
Ezcaray, palacio del arzobispo Barroeta (33kb)
Ezcaray, casa Cuezva
Ezcaray, casa Cuezva (35kb)

Para cuando di con la oficina de turismo había visto casi todo lo principal. Entre lo que tenía pendiente hasta ese momento podría incluir a la propia chica de dicha oficina, cosa de ver.
Atravesé el puente Canto, recorrí por tercera vez en el día un paseo arbolado muy chulo que conduce a la antigua estación del tren y di por terminada la excursión.

Ezcaray, plaza de la Verdura
Ezcaray, plaza de la Verdura (41kb)
Ezcaray, puente Canto
Ezcaray, puente Canto (48kb)
Ezcaray, antigua estación del tren
Ezcaray, antigua estación del tren (36kb)

Aún me dio tiempo de llegar a Vitoria para asistir en el Conservatorio al concierto de clausura del V Curso Internacional de Música.

[subir]