índice
Vitoria - Murgia - Orduña - Villanañe - Nanclares - Vitoria
25-06-2011
(mapa)
(mapa) (163kb)

Habían anunciado calor, pero aún más para los dos días siguientes, lo que era un consuelo.

Como esta vuelta ya la había hecho alguna que otra vez, incluí un par de añadidos cortos para darle más aliciente.

Di un pequeño rodeo por Berrikano, Gopegi y Zarate para evitar un tramo de carretera asimilable a autovía. Llegando a Gopegi, vi a distancia y al borde de la carretera lo que me pareció un puesto de venta de no sé qué. Evidentemente, no se trataba de eso (poco se vendería en una carretera tan secundaria) sino de un pintor pintando al natural, con un caballete coronado por un hermoso paraguas. Le pregunté si le importaba que le hiciera una foto, a lo que accedió tras preguntar por qué quería hacérsela, pero no le pregunté el apellido.

Breves entradas en Manurga y en Zarate antes de llegar a Murgia.

Manurga, casa-torre de los Hurtado de Mendoza
Manurga, casa-torre de los Hurtado de Mendoza (39kb)
Zárate, iglesia
Zárate, iglesia (37kb)

Poco después del desvío a Izarra, se llega a Goiuri/Gújuli, donde dejé la bici para acercarme al mirador sobre la cascada del río Altube. Poca cosa se ve por ese lado, el otro es más agradecido, aunque no esté acondicionado. De todas formas, me temo que el río llevaba muy poca agua.
Mientras iba, me crucé con un grupo de adultos con niños pequeños y mientras cogía agua después en la fuente del pueblo un autobús de jubilados esperaba a los rezagados para proseguir viaje.

Goiuri, mirador
Goiuri, mirador (35kb)
Oiardo, iglesia
Oiardo, iglesia (41kb)
Llegando a La Barrerilla
Llegando a La Barrerilla (29kb)

Bajé el puerto de La Barrerilla y me dispuse a desfilar por la avenida arbolada que conduce a Orduña. Mi gozo en un pozo cuando me encontré con que los árboles habían sido podados. Menos mal que los del tramo final conservaban sus ramas y sus hojas y ofrecían una sombra más que agradable teniendo en cuenta que el calor empezaba a ser intenso.

Llegando a Orduña, árboles podados
Llegando a Orduña, árboles podados (26kb)
Llegando a Orduña
Llegando a Orduña (66kb)

Quería ver la ciudad (la única de Bizkaia) en condiciones y, aunque la oficina de turismo estaba ya cerrada, había un plano en el cristal. Estaba tomando nota de lo que hay para ver cuando una chica me vio desde dentro y salió un momento para darme un plano. Qué maja.
La mayoría de los monumentos están en la plaza de los Fueros, bastante amplia, con kiosko y todo, así que no me extrañó que comenzara allí su sesión fotográfica una pareja de novios que salió del hotel de cuatro estrellas que ocupa actualmente el edificio de la aduana.

Orduña, inscripción en la iglesia de la Asunción
Orduña, inscripción en la iglesia de la Asunción (25kb)
Orduña, palacio de Mimenza
Orduña, palacio de Mimenza (39kb)
Orduña, palacio Díaz Pimienta y Ayuntamiento
Orduña, palacio Díaz Pimienta y Ayuntamiento (36kb)
Orduña, Aduana
Orduña, Aduana (28kb)
Orduña, plaza de los Fueros
Orduña, plaza de los Fueros (34kb)
Orduña, torre medieval
Orduña, torre medieval (32kb)

A continuación, me enfrenté a la parte más exigente de la excursión: la ascensión al puerto de Orduña. El comienzo, como alguna otra vez, estuvo amenizado por los parapentes que bajaban de la Sierra Sálvada (toda la vida creyendo que era "Salvada" hasta que en el plano vi la tilde). Había cantidad de gente y vehículos en los alrededores del prado que utilizan para aterrizar.

Empiezan las herraduras y uno va subiendo y bendiciendo la sombra donde la hay, hasta que la sombra se acaba y se llega a la zona del mirador. Como siempre lo he pasado mal ahí ya sabía lo que me esperaba, pero esta vez a la habitual sensación de agujero en el estómago se le unió la falta de aire. Boqueaba como un pez fuera del agua. En los dos tramos en que la carretera parece introducirse más en la montaña es como si se hubieran dejado encendida alguna de las hogueras de la reciente noche de San Juan. Qué barbaridad de calor.
Menos mal que en esta vida todo pasa y llegué arriba, ya en la provincia de Burgos.

Puerto de Orduña
Puerto de Orduña (35kb)

Una pena que la pista que conduce al mirador del salto del Nervión siga en estado no apto para bicicleta de carretera. Hace años que no voy a ese lugar, pero no estaba el día como ir a pie.

Puerto de Orduña, descenso hacia Berberana
Puerto de Orduña, descenso hacia Berberana (23kb)

Había terminado el agua en el alto, así que en Berberana asalté la fuente y me bebí un litro sentado frente a la iglesia. Como me iban a cobrar lo mismo por un litro que por dos, cogí otro antes de reemprender la marcha.

Cerca de Osma
Cerca de Osma (28kb)
Cárcamo
Cárcamo (30kb)

Poco después de dejar a la izquierda la opción de ir a Subijana-Morillas por Cárcamo, Guinea, Barrón, etc. iba tan feliz cuesta abajo cuando me fijé en un letrero que indicaba "Castro de Lastra". Frenazo, bombillita que se enciende y me recuerda que algo apunté tiempo atrás sobre ese lugar, media vuelta y a preguntar a un hombre que andaba por la casa que estaba al lado. Muy majo, me dijo que aquello estaba como a unos 20-30 minutos, que tirara a la derecha en un determinado punto, que él llevaba unos doce años sin subir y que podía dejar la bicicleta dentro de la finca.

Pues arriba. Crucé la alambrada que me había dicho, puse en pie una señal caída en otro cruce y poco después me topaba con un letrero explicativo de lo que encontraron en el lugar durante las excavaciones que se llevaron a cabo. Al parecer, aquello ha sido utilizado en diferentes épocas históricas, desde la Edad de Hierro hasta no hace demasiado. Siguiendo un senderillo llegué al punto donde más cosas hay para ver: sepulturas, ruinas de una ermita y de varios edificios, restos de murallas...

Hacia el castro de Lastra
Hacia el castro de Lastra (72kb)
Castro de Lastra, sepulturas y ruinas de edificios
Castro de Lastra, sepulturas y ruinas de edificios (67kb)

Un poco más adelante me encontré al borde de un cortado. Abajo, Caranca y Fresneda; más allá, Osma.

Caranca desde el castro de Lastra
Caranca desde el castro de Lastra (39kb)
Osma desde el castro de Lastra
Osma desde el castro de Lastra (27kb)

De vuelta al primer letrero, seguí otro sendero para ver un largo montón de piedras que en su momento fueron muralla.
Se me fue una hora y cuarto en la visita, pero valió la pena. Además, casi todo el tiempo caminé a la sombra, una maravilla.
Y en estas fechas el día es largo, anochece tarde, el día tiene muchas horas de luz...
Al ir a recoger la bici, el hombre me preguntó con interés si había visto esto y lo otro, si había llegado al punto principal... Qué hombre más majo y amable.
Me aclaró que, a pesar de su nombre, "Venta de Burguillos", aquello es una casa particular.

(Ya en casa, releyendo lo que apunté en su día, vi que algunos historiadores identificaban ese castro como la antigua Uxama Barca, capital de los Autrigones, y que otros lo hacían con la actual Osma)

De la satisfacción por esa incursión fuera de programa pasé en cuestión de segundos a deambular por la carretera buscando el tapón de la botella, que se me cayó sin darme cuenta al ir a beber.

Nuevo desvío al llegar a Villanañe. Primero, fui en busca de la torre de los Varona. No recordaba por dónde estaba, así que le pregunté a un señor que era la viva estampa del descanso veraniego, sentado como estaba a la sombra en un sillón en el exterior de su casa. Me dijo que iba bien por donde iba. Efectivamente, enseguida la vi junto a la iglesia, alejada de las últimas casas. Estaba abierta, pero iban a cerrar pronto según el horario que había en la puerta. Le pregunté a la chica cuánto dura la visita guiada: una hora. Dijo que vale la pena.
Según un folleto que cogí, "el origen del apellido Varona data del siglo VII, y nace con doña María Ruiz Pérez, mujer que hizo prisionero a Alfonso I el Batallador en la lucha contra Alfonso VI rey de León y Castillla, quien consideró que dada su valentía debería, en el futuro, llamarse 'Varona'. Desde entonces hasta la actualidad, la torre ha sido habitada ininterrumpidamente por sus descendientes directos".

Villanañe, torre de los Varona e iglesia
Villanañe, torre de los Varona e iglesia (29kb)
Villanañe, torre de los Varona
Villanañe, torre de los Varona (25kb)

Todavía en territorio de Villanañe (que pertenece al municipio de Valdegovía), fui al santuario de Angosto. El entorno de la gruta en la que la Virgen se le apareció a un pastorcillo en 1089 me gusta mucho. En el exterior de la misma, una placa recuerda la altura que alcanzó una riada el 27 de agosto de 1983: 6,28 m. Parece mentira.
Antes de irme, cogí agua, el quinto y último litro del día.

Angosto, desde la gruta de la aparición
Angosto, desde la gruta de la aparición (50kb)
Angosto, gruta de la aparición
Angosto, gruta de la aparición (57kb)

No tenía previsto parar en Espejo, pero me metí por una calle, llegué a la iglesia y me quedé sorprendido al ver que es de planta circular. Como estaba abierta porque andaban unas mujeres de limpieza les pregunté si sabían si la iglesia se construyó así y me dijeron que sí.
Iba a haber un concierto a las 20 h junto al frontón y se oía ensayar al grupo.

Espejo, iglesia
Espejo, iglesia (32kb)
Espejo, casa de 1567
Espejo, casa de 1567 (24kb)

Llegué a Tuesta ya un tanto fundido por los kilómetros y el calor. Siempre que he ido allí, y además de admirar la extraordinaria portada románica de la iglesia, he visto a Isidoro Sarralde, un señor de más de 80 años que vive cerca de la iglesia. Todo un personaje. Apareció cuando ya estaba para irme. Un rato de charla. Sigue tan majo como siempre.

Tuesta, pórtico de la iglesia
Tuesta, pórtico de la iglesia (26kb)
Tuesta, parque y casa junto a la iglesia
Tuesta, parque y casa junto a la iglesia (49kb)

Para cuando volví a ponerme en marcha vi que tenía que espabilar si quería llegar a casa con luz. Y eso que el día es largo, que tiene muchas horas de luz...
Y el calor que seguía a lo suyo.

Mini parada en Salinas para hacer unas fotos de las ídem y a por el puerto de La Tejera. En el descenso mantuve la boca bien cerrada. No sé cuántos insectos (mosquitos o lo que fueran) impactaron contra mi cara, pero fueron bastantes.

Salinas de Añana, salinas
Salinas de Añana, salinas (40kb)
Salinas de Añana
Salinas de Añana (27kb)

Después, Pobes y Nanclares de la Oca/Langraiz Oka, antes de tirar hacia Margarita. De ese pueblo a Lermanda no se puede ir en coche, pero sí en bici.

Saliendo del polígono industrial de Jundiz cogí un bidegorri que me introdujo en la ciudad para dar por terminada la excursión a las 22 h.

[subir]