índice
Olakosaroi - Gaztelu - Txindoki - Arrubi - Alotza - Olakosaroi
28-05-2011
(mapa)
(mapa) (123kb)

Excursión con mi hermano menor por varios montes de Aralar conocidos de hace tiempo, pero con algunos años transcurridos desde la última visita.

El coche se quedó esperando en Olakosaroi, Zaldibia, cerca del refugio Acapulco.
Por una pista que se dejaba subir sin problemas llegamos a la majada de Ausokoegi, desde la que arremetimos contra la pendiente de Ausa Gaztelu sin esperar a llegar al collado de Errekonta. Al llegar al roquedo final sí seguimos el camino normal.
Se ve que al personal le ha dado por ir añadiendo piedras a los restos del torreón de vigilancia que hubo en la cima. Hicimos lo propio.

Olakosaroi, refugio Acapulco
Olakosaroi, refugio Acapulco (33kb)
Hacia Gaztelu
Hacia Gaztelu (40kb)
Yegua y potro
Yegua y potro (41kb)
Ausokoegi, camino de Gaztelu
Ausokoegi, camino de Gaztelu (32kb)
Ausokoegi
Ausokoegi (27kb)
Txindoki desde Gaztelu
Txindoki desde Gaztelu (15kb)

Tras un incómodo ascenso, previo paso por Errekonta, alcanzamos el dolmen de Atau o Ausokoi. Unos días atrás habíamos visto en el museo San Telmo de San Sebastián varios objetos encontrados durante la excavación del mismo.

Errekonta
Errekonta (31kb)
Gaztelu
Gaztelu (20kb)

Desde ese punto nos dirigimos hacia Txindoki (más propiamente Larrunarri), la cima más conocida y fotogénica de la sierra de Aralar (al menos de la parte guipuzcoana). En Zirigarate enlazamos con el camino que sube desde Larraitz.

De Gaztelu a Txindoki
De Gaztelu a Txindoki (30kb)

Andaba bastante gente. Finales de mayo, sábado, buen tiempo... Normal.
Vimos a más de uno (y de dos y de tres) bajar corriendo. En fin...

A partir del collado de Zaldiarrate la marcha cambia de sentido y se afronta el tramo final de la subida. Una sucesión de maderas, en apariencia recientes, parecían querer organizar el paso de los montañeros.
Nos cruzamos con unos cuantos niños, algunos bastante pequeños, tanto al subir (de la mano de sus padres) como bajando (algunos sin ayuda).

Txindoki desde Zaldiarrate
Txindoki desde Zaldiarrate (33kb)
Txindoki, últimos metros
Txindoki, últimos metros (38kb)

En la cima, que no destaca por su amplitud, casi había que pedir la vez. Ni que regalaran algo.
Al comenzar la excursión se veían oscuras nubes rodeándola, y todavía quedaba alguna, blanca, cuando nos acercábamos desde Gaztelu, pero en el rato que estuvimos arriba pudimos disfrutar del buen tiempo y de las amplias vistas que se divisan desde allí.
¿Cómo es posible que haya gente que suba a un monte como Txindoki y una vez arriba se ponga a fumar? Si existe alguna explicación razonable, que lo dudo, me gustaría saberla.

Txindoki, vistas
Txindoki, vistas (20kb)
Txindoki, vistas
Txindoki, vistas (27kb)

Precaución en el descenso para evitar resbalones y a por otro monte, el Arrubi.
Antes, dos grupos de vacas nos dieron una sorpresa. Uno de ellos comenzó a desfilar en fila india por nuestra derecha y en sentido contrario al nuestro; el otro, tras mirarnos un rato sin moverse, acabó poniéndose en marcha en el mismo plan que sus amigas, pero pasando por nuestra izquierda. Agradecidos por el detalle.

Bajando Txindoki, Gaztelu
Bajando Txindoki, Gaztelu (23kb)
Cerca de Zaldiarrate, vacas
Cerca de Zaldiarrate, vacas (31kb)

Subimos a una cima secundaria creyendo que se trataba del Arrubi y, aclarado el despiste, tiramos hacia dicho monte pasando cerca de una charca en torno a la cual se habían congregado bastantes yeguas y potros. Otro grupo marchaba hacia otra charca.

Yeguas
Yeguas (23kb)

Más yeguas y vacas camino de la cima y, prácticamente llegando a ella, otro montón de yeguas y potros al trote, aunque dejaron de correr al pasar a nuestro lado. De nuevo agradecidos por el espectáculo.

Txindoki desde Arrubi
Txindoki desde Arrubi (30kb)

No había pasado ni un minuto desde que habíamos llegado arriba cuando empezaron a hacerlo los miembros de un grupo al que habíamos divisado bajando (ellos) de Ganbo Txiki. Colonizaron la cima en un santiamén mientras nosotros bajábamos hacia Alotza para emprender el regreso, pues teníamos que estar en Ordizia a primera hora de la tarde.

Arrubi y Ganbo Txiki desde Alotza
Arrubi y Ganbo Txiki desde Alotza (19kb)
Vacas
Vacas (22kb)

Breve parada junto al menhir de Saltarri para recordar la costumbre de intentar saltarlo longitudinalmente con los pies juntos y sin tomar carrerilla. Parece ser que había un pastor que lo conseguía. Hice un intento y superé por poco la mitad del menhir.

Menhir de Saltarri
Menhir de Saltarri (35kb)

Seguimos un sendero hacia Atau que se fue difuminando de mala manera. Sorprendimos descansando a una docena larga de buitres que no se tomaron mucha prisa en levantar en vuelo cuando nos vieron llegar.

De nuevo el engorroso tramo hasta el collado al pie de Gaztelu, esta vez bajando. En Gaztelu, un par de placas colocadas a diferentes alturas (una recuerda a un montañero muerto en los Andes venezolanos) brillaban alegremente.
Iniciamos el descenso hacia Olakosaroi en la majada de Ausokoegi, pensando (el mapa así parecía indicarlo) que llegaríamos más directos que por la pista que habíamos seguido a la mañana.
El senderito cumplió su cometido durante un tiempo, pero después fue desapareciendo y nos encontramos con otro pesado tramo. Además, no acabamos donde pretendíamos sino que enlazamos con el camino principal en el paraje de Aitzarte, todavía a unos cuantos minutos de nuestro destino.

De Ausokoi a Olakosaroi
De Ausokoi a Olakosaroi (41kb)

Habíamos pasado por ese camino (antigua calzada de trashumancia) la pasada nochevieja, así que el contraste con la vegetación primaveral era bastante evidente.
Fresca y buena el agua de la fuente de Gaintzola, muy oportuna en vista de que el calor iba en aumento, y en un lugar con mucha sombra. Genial.
Poco después, Olakosaroi, el coche y la vuelta a casa.

De Aitzarte a Olakosaroi
De Aitzarte a Olakosaroi (61kb)
Fuente de Gaintzola
Fuente de Gaintzola (43kb)

(Al día siguiente vimos un cartel que anunciaba para ese mismo domingo una marcha al primer monte que habíamos subido, Ausa Gaztelu, con la idea de recordar que la fortaleza que hubo en su cima defendió la frontera que el viejo Reyno de Navarra tenía por esa zona con Castilla. Iban a leer un manifiesto, interpretar el himno de Navarra y descubrir una placa.
Al parecer, los organizadores rememoran cada año, a finales de junio y en Noain, la independencia de Navarra con el lema "Hace 500 años éramos independientes", aunque en 2012 lo tendrán que cambiar por el de "Hace 500 años nos invadieron")

[subir]