índice
Zumarraga - Azkoitia - Azpeitia
31-10-2010
(mapa)
(mapa) (72kb)

Acabando octubre, me fui a recorrer la vía verde del Urola. Desaparecido el tren y destruidos varios de sus puentes a continuación, se reconstruyeron estos y se acondicionó la ruta, al igual que ha pasado en tantos otros sitios.

Había recorrido en verano el tramo Legazpi-Zumarraga, así que comencé en esta última localidad para dirigirme a Azpeitia.

En varios balcones de la plaza Mayor y en calles del casco viejo había carteles que hacían referencia a La Antigua. Pregunté y me enteré de que quieren hacer un gran restaurante en las cercanías de la famosa ermita. Como pasa siempre, unos están a favor y otros, en contra.

Zumarraga, monumento a Legazpi
Zumarraga, monumento a Legazpi (29kb)

El recorrido está muy bien. En el sentido en que lo hice yo el falso llano es descendente. Todos los túneles (menos uno, así que debe de ser por algún fallo) están iluminados. Andaba gente corriendo (más que paseando) y también cicloturistas.

Bidegorri del Urola
Bidegorri del Urola (34kb)
Bidegorri del Urola
Bidegorri del Urola (44kb)
Bidegorri del Urola, estación de Aizpurucho
Bidegorri del Urola, estación de Aizpurucho (38kb)
Bidegorri del Urola
Bidegorri del Urola (23kb)
Bidegorri del Urola
Bidegorri del Urola (48kb)

En Azkoitia puse una tirita en un pie para evitar males mayores y empecé a buscar los edificios reseñables que tiene. En ello estaba cuando dos chicos y una chica se fijaron en un servidor y me dijeron algo. Tras pedirles que hablaran despacio para poder entender su euskera, me contaron que se habían pasado la noche de fiesta (ya había visto algún anuncio de la misma), me sugirieron una visita a los frontones del pueblo y me indicaron por dónde quedaba una de las casas que buscaba. Majos, pero me temo que no habían triunfado la víspera.

Azkoitia, Ayuntamiento
Azkoitia, Ayuntamiento (28kb)
Azkoitia, Etxe Beltza o Torre Idiakez
Azkoitia, Etxe Beltza o Torre Idiakez (37kb)
Azkoitia, kale Nagusia
Azkoitia, kale Nagusia (31kb)
Azkoitia, palacio Irizar
Azkoitia, palacio Irizar (31kb)
Azkoitia, torre de Balda
Azkoitia, torre de Balda (50kb)
Azkoitia, palacio Floreaga
Azkoitia, palacio Floreaga (33kb)

Casa-torre por aquí, palacio por allá, fui viendo el pueblo. Uno de los edificios que más interés tenía por ver era el palacio Insausti, pues en él se reunían los "Caballeritos de Azkoitia", grupo de ilustrados interesados por la cultura. En la fachada pone:
"A D. Xabier M. de Munibe, Conde de Peñaflorida, las Sociedades Económicas de Amigos del País. 1729-1929"

Azkoitia, casa junto a la iglesia
Azkoitia, casa junto a la iglesia (29kb)
Azkoitia, palacio Leturiondo
Azkoitia, palacio Leturiondo (24kb)
Azkoitia, torre Idiakez, ventana
Azkoitia, torre Idiakez, ventana (67kb)
Azkoitia, torre de Errekalde
Azkoitia, torre de Errekalde (33kb)
Azkoitia, palacio Insausti
Azkoitia, palacio Insausti (22kb)

Junto a la que fue estación del tren vi algo que me gustó mucho: una pequeña huerta, con bastante variedad de verduras y hortalizas, creada para mostrar cómo son o eran las huertas tradicionales y su importancia.

Azkoitia, huerta y biblioteca
Azkoitia, huerta y biblioteca (33kb)
Azkoitia, convento de Santa Clara
Azkoitia, convento de Santa Clara (32kb)
Azkoitia, casa antigua
Azkoitia, casa antigua (57kb)

Salí del casco urbano en dirección al convento de Santa Krutz, con lo que me alejé del trazado del bidegorri. Estuve por retomarlo cerca ya de Loiola, pero continué por la acera por la que iba y así pasé junto al monumento que recuerda al atleta Diego García Corrales, fallecido allí mismo mientras entrenaba.

Azpeitia, monumento a Diego García Corrales
Azpeitia, monumento a Diego García Corrales (46kb)

Entré en la oficina de Turismo por si tenían algún plano de Azpeitia. De paso, pregunté por el barrio de Oñatz, del que había leído que fue el solar original de los Oñacinos, cuyo enfrentamiento con los Gamboínos trajo largos años de muerte y destrucción. La chica (maja, por cierto) no estaba muy convencida de que así hubiera sido. Le extrañaba que no se lo hubieran comentado en la ikastola, cuando estudiaron la historia del País Vasco. Para tratarse de un lapsus parecería bastante extraño, tratándose de un barrio del pueblo, salvo que la omisión se debiera al hecho de que los Oñacinos eran pro-Castilla, es decir, anti-Navarra. Tras un rato buscando en Internet, lo dejamos sin llegar a ninguna conclusión definitiva.
También me dijo que en Azpeitia iba a encontrar cerrado el Museo Vasco del Ferrocarril y que probablemente también lo estaría la ermita de Olatz, "la Virgen más querida de la zona".

Se ve que había estado lloviendo mientras estaba dentro. La basílica estaba ya cerrada.

Azpeitia, Loiola, escultura
Azpeitia, Loiola, escultura (41kb)
Azpeitia, Loiola, casa natal de San Ignacio
Azpeitia, Loiola, casa natal de San Ignacio (50kb)
Azpeitia, Loiola
Azpeitia, Loiola (21kb)

Pasé junto a la casa Egibar, en la que se crió San Ignacio y que hoy funciona como Museo del Medio Ambiente, con un dinosaurio y un mamut en el exterior que esconden otros tantos toboganes para los niños.

Azpeitia, Museo del Medio Ambiente, exterior
Azpeitia, Museo del Medio Ambiente, exterior (35kb)

Acto seguido, subí a Olatz y me llevé una agradable sorpresa al empujar la puerta y encontrarla abierta. Me quedé un rato dentro, la mar de tranquilo. En el exterior pone:
"En este lugar se reunieron las Juntas Particulares de Guipúzcoa hasta principios del siglo XVIII".

Azpeitia, convento de Olatz
Azpeitia, convento de Olatz (26kb)
Azpeitia, ermita de Olatz, interior
Azpeitia, ermita de Olatz, interior (29kb)
Azpeitia, ermita de Olatz
Azpeitia, ermita de Olatz (29kb)

Poco después alcanzaba Azpeitia y comenzaba a subir hacia Oñatz. Hacía algo de calor, pero pronto se nubló.
Una vez arriba, una señora me dijo que en una casa cercana nació una de las abuelas de San Ignacio. Ni ella ni otra chica sabían nada acerca del asunto de los Oñacinos y su posible relación con el barrio. Junto a la ermita, un laurel enorme.

Azpeitia desde la subida a Oñatz
Azpeitia desde la subida a Oñatz (25kb)
Ernio desde la subida a Oñatz
Ernio desde la subida a Oñatz (23kb)
Azpeitia, Oñatz, ermita y laurel
Azpeitia, Oñatz, ermita y laurel (35kb)

Bajando se puso a llover, pero sin muchas ganas.
Unos indios o pakistaníes o bengalíes estaban jugando al criquet en un campo de fútbol medio abandonado.

Entre el reciente cambio de hora y que estaba muy nublado oscureció pronto, y la pobre cámara se quejaba de falta de luz a la hora de hacer fotos.

Como en Azkoitia, me apliqué a la tarea de localizar palacios y lo que hubiera de interés. Años atrás había dado unas vueltas en bici por las calles del casco antiguo y había visto alguna de las casas nobles, pero no mucho más. Lo que más ilusión me hizo fue el palacio del músico Juan de Antxieta. La sorpresa vino con el super lavadero construido con dinero que envió un hijo del pueblo emigrante.

Azpeitia, Plaza Mayor
Azpeitia, Plaza Mayor (31kb)
Azpeitia, casa Basozabal
Azpeitia, casa Basozabal (34kb)
Azpeitia, casa-torre Enparan
Azpeitia, casa-torre Enparan (30kb)
Azpeitia, palacio Antxieta
Azpeitia, palacio Antxieta (37kb)
Azpeitia, lavadero
Azpeitia, lavadero (22kb)

Ante la ermita y hospital de la Magdalena me imaginé a San Ignacio predicando, tras su regreso de París. Lo que no necesité imaginar fue la lluvia, que caía a sus anchas.

Azpeitia, hospital y ermita de la Magdalena
Azpeitia, hospital y ermita de la Magdalena (44kb)
Azpeitia, Museo Vasco del Ferrocarril
Azpeitia, Museo Vasco del Ferrocarril (28kb)
Azpeitia, casa-torre Enparan
Azpeitia, casa-torre Enparan (30kb)

La espera del autobús que debía devolverme a Zumarraga estuvo amenizada por una tropa de chavales devoradores de pipas con comentarios (bastante limpios) propios de la edad.
Poco antes de llegar el autobús, un coche se llevó a cuatro de ellos, así que tardamos algo menos en ponernos en marcha.

Entre las paradas que hizo todavía en Azpeitia, más las de Loiola y Azkoitia, para cuando cogimos la sinuosa carretera que va a Zumarraga ya había empezado a mirar al reloj, preocupado por si llegaría a tiempo para coger el tren de las 19:43.

Ya en Zumarraga, pregunté al conductor por la parada más cercana a la estación, salí a paso ligero en cuanto llegamos a la misma, esquivé lo mejor que pude una zona en obras y salí al andén cuando ya se veía acercarse al tren, bendiciendo al coche que se había llevado a los cuatro chavales en Azpeitia.

[subir]