índice
Vitoria - Zigoitia - Vitoria
11-08-2010
(mapa)
(mapa) (53kb)

Tras unos cuantos días sin tocar la bici y con la perspectiva de otros cuantos por delante en que tampoco iba a poder hacerlo, salí a dar una vuelta sin mayores pretensiones por el municipio de Zigoitia.

Llegando a Berrikano, vi a distancia una especie de manchas blancas por partida doble y que se movían por la carretera. La intriga me duró hasta que me acerqué lo suficiente como para ver que se trataba de dos perros grandes que acompañaban a una chica.

Berrikano
Berrikano (18kb)
Buruaga, fuente
Buruaga, fuente (46kb)

Llegué a Gopegi antes de lo previsto, pues pretendía haber visitado antes otros núcleos urbanos. En cuanto me aproximé a la torre de Goikolea, una perra empezó a ladrar, su dueña salió a ver qué pasaba y estuvimos un rato hablando. Es decir, se repitió la historia de 2006, aunque entonces el perro era distinto.
En aquella ocasión quedamos en que volvería allí cuando la torre estuviera restaurada para ver cómo había quedado, pero la dueña, Paquita Ugarriza, aún no ha conseguido solventar todos los problemas y exigencias que le plantean las instituciones (como poner una acera de cuatro metros alrededor de la finca, cambiar las chimeneas...).
Pues nada, renovamos el pacto para cuando haya podido superar todas las trabas.

Gopegi, torre de Goikolea
Gopegi, torre de Goikolea (34kb)

De allí a Zestafe y a Acosta, antes de bajar a Etxagüen, de donde continué hacia Murua en busca de la ermita de San Pedro.

Etxagüen
Etxagüen (27kb)

Como no la veía, pregunté a un matrimonio y me dijeron que tenía que volver a Etxagüen y continuar adelante todavía unos kilómetros, dándome como referencia un pabellón en el que se venden quesos. Hala, media vuelta.
En el barrio de Gorostiza, vi el pabellón y, efectivamente, detrás parecía estar la ermita. Había varios perros tumbados, fundidos por el calor, pero uno de ellos se puso a ladrarme en cuanto quise saludarle. Se ve que me quería decir que por allí no iba a ningún sitio; de hecho, los dos edificios tienen accesos independiente.
La ermita en cuestión, románica, me gustó y justificó la visita. Luego me enteré de que pertenece a Zestafe.

Ermita de San Pedro de Gorostiza
Ermita de San Pedro de Gorostiza (31kb)

De Gopegi a Manurga ya había ido alguna vez. En esta ocasión me entretuve algo más en ese último pueblo, sobre todo contemplando la casa de los Verástegui y medio jugando con un perro grande y bonito que estaba tras la verja de entrada. Lo de medio jugar es porque al poco de verme apareció con una pelota de tenis en la boca, pero el muy sinvergüenza no la soltaba ni a tiros.
Para entonces estaba haciendo bastante calor.

Manurga
Manurga (25kb)
Manurga, iglesia, detalle
Manurga, iglesia, detalle (41kb)
Manurga, casa de los Verástegui
Manurga, casa de los Verástegui (39kb)

Sin volver a Gopegi llegué a Ondategi, que ejerce de cabeza de municipio. No tenía muy claro por dónde seguir hacia Berrikano, pero acerté con la carretera.

Ondategi, ermita de Santa Lucía
Ondategi, ermita de Santa Lucía (29kb)

Poco antes de entrar en el casco urbano de Vitoria, vi un par de llaves en el arcén, las recogí y fui a entregarlas a la Policía Municipal, que me quedaba de paso. Pensé que me preguntarían dónde y cuándo las había encontrado y que me pedirían los datos personales con vistas a la tan merecida como cuantiosa recompensa que su dueño/a ofrecería; pero los agentes me dijeron: "Muy bien, las metemos en el cajetín...", con lo que terminé la excursión satisfecho por la buena acción pero tan pobre como la empecé.

[subir]