índice
St. Palais - Viellenave-sur-Bidouze - Bidache - Peyrehorade - Camou - St. Palais
29-08-2009
(mapa)
(mapa) (62kb)

El itinerario de esta excursión fue sufriendo modificación tras modificación antes de realizarla, a medida que iba averiguando la existencia de lugares y cosas para ver en los alrededores de la ruta que pensaba seguir en un principio. Estirándola hacia el Norte y recortándola por el Sur, quedó un recorrido con muchas paradas, o sea, con el aliciente de muchos puntos de interés para visitar pero con el problema de que tantas paradas acabaran agotando el tiempo disponible sin poder verlo todo.

En la semana que había pasado desde la anterior salida no había vuelto a tocar la bici.

Tras dejar el coche en St-Palais, subí a Garris y seguí hacia el Norte. El paisaje es de perfiles suaves. Tanto en ese primer pueblo como en muchos otros (empezando por el propio St. Palais) las referencias jacobeas eran constantes.

Masparraute
Masparraute (32kb)

A la altura de Arraute giré a la izquierda para llegar a Oragarre (Oregue). Pregunté por la casa Lasala, pero no me supieron dar razón de ella. Uno de los hombres con los que hablé era de Arnegi (primer pueblo de Francia tras bajar el puerto de Ibañeta y cruzar Valcarlos).
Vuelta a Arraute para continuar por carreteras de esas por las que no pasa casi nadie.

Viellenave-sur-Bidouze es un barrio (forma un pueblo en unión con Bergouey) de pocas casas, pero mucho para ver, con una iglesia, un puente y un molino medievales (el puente fue reformado posteriormente). Además, un lavadero junto al río y, sobre todo, las ruinas del castillo originario de los Gramont, una familia importante en la historia de Navarra (al igual que sus rivales, los Beaumont).

Viellenave-sur-Bidouze, iglesia, exterior
Viellenave-sur-Bidouze, iglesia, exterior (31kb)
Viellenave-sur-Bidouze, molino y puente
Viellenave-sur-Bidouze, molino y puente (45kb)

Preguntando, me enteré de que la colina de Moulary, en la que se encuentran las ruinas, queda a un par de kilómetros del pueblo. Había pasado cerca de camino hacia el pueblo, pero ni sabía que esa era la colina ni está indicado ni nada de nada. Retrocedí, pues, y, con la referencia que me dieron (un pequeño puente de piedra), encontré el acceso y subí a pie en pocos minutos.

Lo poco que queda en pie está rodeado por árboles, colmenas y unos artilugios con cables metálicos que no sé para qué serían, tal vez los utilicen los cazadores de palomas que tienen por allí sus puestos. Lo que mejor se nota es el foso.

Viellenave-sur-Bidouze, castillo de los Gramont
Viellenave-sur-Bidouze, castillo de los Gramont (64kb)

En Arancou, otra iglesia medieval (con una curiosa estela en la entrada) y otro lavadero, el de Garay, junto al que cogí unas cuantas moras. No vi a nadie, salvo a dos senderistas.

Arancou, iglesia, exterior
Arancou, iglesia, exterior (33kb)
Arancou, iglesia, estela
Arancou, iglesia, estela (32kb)
Arancou, lavadero de Garay
Arancou, lavadero de Garay (44kb)

Labastide-Villefranche también tenía varias cosas para ver, como el Château Bijou, cerrado y abandonado. Una pena.
Como el antiguo priorato de Ordios (hoy propiedad privada) está a unos 7 kilómetros del pueblo, empecé a preguntar por dónde queda, pero la gente no sabía. Sólo un hombre, que al principio me pareció medio trastornado, me indicó la dirección (hacia St-Pé-de-Léren) y me dijo, de paso, cuál era el Château Malherbe (o Domaine d'Habas).
Luego, me encontré con una gran torre de cuya existencia no me había enterado previamente. Por lo visto, guarda relación con Gaston Fébus.

Labastide-Villefranche, torre
Labastide-Villefranche, torre (27kb)

Me faltaba por localizar la casa Lasalle, que nadie parecía conocer como tal. Me aconsejaron preguntar al alcalde. Fui hacia donde me dijeron que vivía y llamé en una casa para que me dijeran cuál era la del alcalde. El hombre que salió hablaba español correctamente, estaba casado con una jerezana y no sabía dónde vivía el alcalde, pero sí cuál era la casa Lasalle: aquella misma, la suya. Efectivamente, lo ponía en el exterior, en una piedra. De no haber estado comiendo con su familia en ese momento me la habría enseñado por dentro si hubiera querido. Bien por el hombre.

Labastide-Villefranche, casa Lasalle
Labastide-Villefranche, casa Lasalle (35kb)

Dejé lo de Ordios para la vuelta, si me quedaba tiempo, y tiré hacia el lejano Oeste. Pasé por Came, pueblo dedicado al mundo de la silla, y llegué a Bidache. Cuando los españoles les incendiaron el castillo de Viellenave, los Gramont se mudaron al que tenían en ese otro pueblo.

Bidache, castillo de los Gramont
Bidache, castillo de los Gramont (30kb)
Bidache, casa Tanneur
Bidache, casa Tanneur (34kb)
Bidache, casa Barthe
Bidache, casa Barthe (44kb)
Bidache, estela de los canteros
Bidache, estela de los canteros (33kb)
Bidache, cementerio judío
Bidache, cementerio judío (52kb)

Me dediqué a localizar varias casas en las que no me había fijado en una visita anterior, así como una estela de piedra que recuerda al oficio de los canteros, o el cementerio judío, al lado de la carretera por la que llegué a Guiche. Primero, subí al núcleo en el que se encuentran el Ayuntamiento y la iglesia, más que nada para ver la original casa de la serora; después, bajé al barrio que hay cerca del río Bidouze. Había un grupo de gente siguiendo un partido de pelota en el frontón. En lo alto de una colina se encuentra otro castillo, que perteneció primero a los Beaumont y acabó siendo donado a los Gramont. También en ruinas, conserva todo el contorno de la muralla. Hay unas casas al lado.

Guiche, casa de la serora
Guiche, casa de la serora (28kb)
Guiche-puerto, castillo
Guiche-puerto, castillo (24kb)

De vuelta al río, estuve un rato disfrutando del lugar, muy placentero. Además, a la Bidouze le tengo una simpatía especial tras haber estado en primavera en el lugar donde nace. No había caído en la cuenta de que el punto en el que se une al Adour estaba bastante cerca. Para otro día.
Tuve que cruzar a pie un estrecho puente por estar prohibido hacerlo en bici. Así lo indicaba una señal de tráfico. Imagino que el motivo tiene que ver con el suelo del puente, metálico, formado por unas planchas alargadas con algo de hueco entre ellas.

Guiche-puerto, puerto
Guiche-puerto, puerto (23kb)
Guiche-puerto, río y castillo
Guiche-puerto, río y castillo (27kb)
Guiche-puerto, puente metálico
Guiche-puerto, puente metálico (44kb)

De allí a Hastingues por una carretera llana y acompañado por el ruido de la cercana autopista, la misma que buscaba una pareja que se había parado para preguntarme poco antes. El coche tenía matrícula de Bilbao.

Hastingues, puerta fortificada del siglo XIV
Hastingues, puerta fortificada del siglo XIV (40kb)

Otra pareja, esta en bici, me adelantó mientras leía un letrero que anunciaba lo que ofrece para ver el pueblo de Sames, a pocos kilómetros. La presencia de una iglesia del siglo XI me tentó, pero lo dejé para mejor ocasión en vista de que todavía tenía cosas que ver y no me sobraba el tiempo.

Años atrás, puse a Hastingues en la lista de los lugares a los que ir algún día a raíz de parar en una área de descanso de la autopista y ver una indicación que lo presentaba como pueblo antiguo. En la parte alta conserva una puerta monumental del siglo XIV. Anduve un rato por esa zona, por una calle con casas interesantes, antes de dirigirme hacia la abadía de Arthous. A la salida del pueblo, otro letrero invitaba a visitar una exposición permanente sobre el Camino de Santiago, junto a la autopista. También tentador, pero también para otro día.

La abadía de Arthous me causó muy buena impresión, por lo menos desde el exterior, que es como la vi.

Hastingues, abadía de Arthous
Hastingues, abadía de Arthous (27kb)
Hastingues, abadía de Arthous
Hastingues, abadía de Arthous (42kb)

Poco después me presenté en Peyrehorade, el lugar más septentrional que he visitado en bici por ahora. El château de Orthe o de Montréal funciona como Ayuntamiento, por lo que tiene garantizada su supervivencia. Acababan de cerrar la Oficina de Turismo, así que no pude preguntar por el priorato de Ordios.
El río que pasa al lado se llama "Les gaves reunis" porque un poco antes se han conocido y fusionado la gave de Pau y la de Oloron. Y, como son todos amigos, más adelante se juntan con el Adour y se van todos al mar.

Peyrehorade, castillo de Orthe (ayuntamiento)
Peyrehorade, castillo de Orthe (ayuntamiento) (28kb)

Crucé la gave de Pau y acompañé a la de Oloron hasta Sorde-l'Abbaye. Estaban desmontando un escenario junto a la iglesia. También junto a ella, una jirafa enorme y sonriente parecía presidir la plaza. Era de plástico e hinchable, y servía de reclamo para que los niños jugaran en esa especie de camas hinchables en las que se lo pasan tan bien dando botes.
Dentro de la iglesia, bien grande, había una maqueta de la abadía y de sus edificios anexos y varios mosaicos en la cabecera que están restaurando.

Sorde l'Abbaye, exterior
Sorde l'Abbaye, exterior (35kb)

En Carresse-Cassaber, otra señal de paso prohibido para bicicletas. Esta vez se trataba de un estrecho paso entre una casa y un muro. A saber qué habría pasado para que pusieran esa señal.

Carresse Cassaber, pasaje prohibido a las bicicletas
Carresse Cassaber, pasaje prohibido a las bicicletas (35kb)

Otro puente estrecho y mayormente metálico antes de llegar a Auterrive. Lo recordaba por haberlo cruzado un par de años antes.

A medida que me acercaba al punto de partida, las llanuras volvían a dejar paso a las ondulaciones del terreno.

Sólo me quedaba por ver el castillo de Camou, cerca ya de St-Palais. Me gustó mucho, sobre todo por el lugar.

Camou, castillo
Camou, castillo (45kb)
Camou, castillo
Camou, castillo (33kb)
[subir]