índice
St-Jean-Pied-de-Port - Lantabat - St. Palais - Charre - Mauleon - Osquich - SJPP
22-08-2009
(mapa)
(mapa) (59kb)
Puerto de Urkiaga
Puerto de Urkiaga (58kb)

En Saint-Jean-Pied-de-Port había poca gente por la calle y estaban montando todavía algunos puestos en la Rue d'Espagne.
Fui buscando y localizando varios edificios y detalles que se me habían escapado otras veces, tanto en esa calle como en la Rue de la Citadelle.
Subí a la ciudadela por una escalera que hay detrás de la iglesia y volví al coche a por la bici. Para entonces, las calles estaban mucho más animadas.

Saint-Jean-Pied-de-Port, Rue de la Citadelle
Saint-Jean-Pied-de-Port, Rue de la Citadelle (37kb)
Saint-Jean-Pied-de-Port, puente
Saint-Jean-Pied-de-Port, puente (35kb)

El primer pueblo al que llegué fue Jaxu. Había leído que una casa (Espondaburu) tiene un dintel con dos caras humanas. Pregunté a uno y me dijo que la casa en cuestión estaba lejos, a unos cinco kilómetros, y en el monte.
No me resigné y pregunté a otro, y éste a su padre. La información que me dio no se parecía en nada a la del primero y unos pocos minutos después localizaba la casa con algo de suerte, porque es la única (salvo que haya alguna más) cuya fachada queda perpendicular a la carretera en lugar de quedar de frente. Todas las casas tenían dinteles historiados.

Jaxu
Jaxu (18kb)

Subí el Col de Palombières (me parece que hay más de un puerto con el mismo nombre), algo más duro de como lo recordaba, y me desvié hacia Ascombéguy nada más terminar el descenso. Ese pequeño pueblo o barrio tiene una buena colección de estelas discoidales en su cementerio (algo abandonado, al igual que la iglesia). También, un crucero de piedra.
Pregunté a una familia que estaba a la sombra por los vestigios protohistóricos del monte Hoxa Handia, que queda justo detrás, y me dijeron que allí no hay nada.

Ascombéguy, estelas
Ascombéguy, estelas (55kb)
Como quería recorrer todos los rincones del valle de Lantabat, empecé por subir al barrio de Saint-Martin. Para entonces hacía ya bastante calor.
Después, hice lo propio en Saint-Etiènne, aunque la cuesta que conduce al frontón y a la iglesia me pareció tremenda. Todo fuera por conocer bien la zona.
Saint Martin
Saint Martin (41kb)

Seguí adelante para encontrarme al poco con un letrero según el cual era allí donde comenzaba Lantabat. Se me rompieron los esquemas.
Acabé entrando un momento en Behaune para poder decir que he estado al menos en un núcleo urbano del valle.

En Aincy, no vi a quien preguntar por el puente medieval, pero asomó el coche del cartero rural por una esquina y me fijé que por allí abajo había lo que parecía ser un puente. Bajé y, efectivamente, tenía toda la pinta de ser antiguo.

Llegué a Saint Palais cuando el calor ya era más que agobiante. Entre eso y la hora que era no había casi nadie en la calle.

Me senté en un banco junto a un edificio que fue iglesia (la de Saint Paul, sede de las Cortes de Navarra en el siglo XVI) y que actualmente es el Palacio de Justicia. Enfrente, Erdoiren Etxea, edificio con varias caricaturas en piedra de los Reyes de Navarra y de otros personajes. Mientras tanto, pasó una peregrina, camino (supongo) del cercano albergue.

Saint Palais, Palacio de Justicia
Saint Palais, Palacio de Justicia (28kb)

Cogí agua en el patio en el que están tanto la entrada del Ayuntamiento como la del Museo de Baja Navarra y me fijé en que una de las puertas de acceso se llama "Puerta de Sangüesa".

Saint Palais, Puerta de Sangüesa
Saint Palais, Puerta de Sangüesa (31kb)

El tramo hasta Aroue, ya conocido, no tenía mayor aliciente que desviarme para ver la iglesia de Olhaïby, que dejé sin visitar en otra ocasión en que pasé por esa carretera. Lo malo es que no recordaba el nombre y no pensé que se tratara de ella cuando vi el primer letrero señalando el desvío.
Luego había otro, pero también lo dejé pasar, convencido de que el letrero "bueno" incluía el símbolo de monumento histórico.
Al llegar a Aroue comprendí el error y retrocedí un par de kilómetros, más algún otro durante la operación búsqueda. Al final, la iglesia no era gran cosa ni tenía la espadaña que parecía sugerir un dibujo en el mapa que había visto en Aroue. Decepcionado, vuelta atrás, repitiendo alguno de los grandes toboganes que hay por la zona de Etcharry.

Domezain, iglesia
Domezain, iglesia (25kb)
Etcharry, château d'Elgart
Etcharry, château d'Elgart (38kb)
Olhaïby, iglesia
Olhaïby, iglesia (29kb)

En Charritte-de-Bas, me puse a buscar un palacio o algo así que había visto en la serie documental "Euskal-Herria, la mirada mágica". Pregunté a uno y me dijo que no sabía que hubiera palacio alguno en el pueblo; le pregunté, entonces, por alguna fuente y me dio la misma respuesta.

Fui a Charre a por agua antes de subir al castillo de Mongaston. Di varias vueltas por el pequeño pueblo, pero ni rastro de fuentes. Había otro grupo de casas junto al cruce en el que estaba indicada la dirección al castillo y en una de ellas vi a un hombre con un perro dálmata. Me dejó coger agua en un grifo que tenía allí mismo y me dijo que el acceso a Mongaston está cerrado y no se ve el castillo desde la carretera, por estar en medio del bosque.
Le pregunté por si sabía de algún palacio en Charritte y dijo que no, pero que, bueno, había uno pequeño a unos 300 metros de la iglesia, a la derecha.

Antes de volver allí, visité Undurein, adonde llegué por la misma carretera secundaria que va al otro lado del río. En el documental aparecía una iglesia con un campanario original, pero la que encontré lo tenía del tipo trinitario, típico de Zuberoa.

De nuevo en Charritte-de-Bas, hice como que buscaba el palacio del que me había hablado el de Charre, sin éxito, pensando más en que tenía que irme ya para evitar mis recurrentes problemas de tiempo al final de las excursiones. A partir del despiste con la iglesia de Olhaïby las cosas se habían ido torciendo de mala manera.

En pocos kilómetros había pasado de la Baja Navarra a Zuberoa y de Zuberoa al Béarn, para volver de nuevo a Zuberoa.

Unos minutos después, me encontré con la iglesia que esperaba haber encontrado en Undurein. Estaba junto a la carretera, en Espès-Undurein.
Al mismo tiempo, oí a distancia unos pitidos, que se repitieron varias veces, cada vez más cerca. Se trataba de un coche de época, adornado, con una pareja de recién casados y otros dos ocupantes. Muy simpáticos, saludaron, les devolví el saludo y vi cómo casi se suben al bordillo de la acera. Susto, unas risas y siguieron carretera adelante.

Espès-Undurein, iglesia
Espès-Undurein, iglesia (26kb)

Paré en Mauleon para coger agua otra vez. La obtuve de una fuente de la que ya no me acordaba. Hay que hacer girar una manivela que queda horizontal y el agua sale al cabo de unos segundos. De lo más curioso.

Mientras yo le daba vueltas al invento, fue saliendo de la iglesia cercana un grupo numeroso de personas. Se fueron acercando... Pensé que querrían agua y que me tendrían allí, sujeto a la manivela cual burro a la noria hasta saciarlos a todos.
Pero no, lo que hicieron fue ir tomando posiciones en unas gradas portátiles a las que no había prestado atención. Al ver a los novios (distintos de los del coche de poco antes) entendí que era para hacerse una foto de grupo.

Mauleon, ayuntamiento y ciudadela
Mauleon, ayuntamiento y ciudadela (32kb)
Mauleon, invitados a la boda
Mauleon, invitados a la boda (50kb)

En Garindein empecé a preguntar por la casa en la que detuvieron al cura revolucionario Matalas (Bernard Gohienetxe) allá por el año 1661.

De los tres hombres a los que pregunté en un primer momento ninguno conocía la casa, aunque uno de ellos, el de más edad, recordaba haber visto una pastoral inspirada en la vida del famoso cura.
Sí sabían cuál era la casa "Cuco de los bosques", que tenía entendido que estaba cerca de la que buscaba. Seguí y seguí, recorriendo más distancia de la que me habían dicho, hasta pensar que me había pasado de largo. Volví a preguntar, me dijeron que estaba un poco más adelante y pronto la encontré, en un cruce por el que había pasado cantidad de veces. Un chico se asomó a un balcón de la casa ("Coucou des bois") y me dio las informaciones precisas: a partir del cruce, la segunda casa a la izquierda.

Por fin, la casa, en proceso de reforma.
Matalas, cura de Moncayolle/Mitikile, encabezó una revuelta popular en Zuberoa durante el reinado de Luis XVI (Luis III de Navarra) para protestar por el cambio de propiedad de las tierras comunales, que habían pasado a manos de la nobleza. Un ejército (al parecer, con bastantes mercenarios) enviado desde Burdeos sometió a los campesinos. Matalas consiguió escapar, pero fue apresado en esa casa y decapitado en Mauleon.
Me fui muy contento por el hallazgo.

Garindein, casa en la que apresaron a Matalas
Garindein, casa en la que apresaron a Matalas (44kb)

Al poco, me acerqué a la casa Ahetzia, que en tiempos debió de ser castillo o algo parecido, muy cerca de Muskildi.

Muskildi, Ahetzia
Muskildi, Ahetzia (26kb)

Cuando reemprendí la marcha, vi a una rapaz junto a la carretera, contemplando el paisaje desde el típico cable. La miré, me miró, y no echó a volar al pasar a su altura. Amigos para siempre.

Una parada en Muskildi para coger agua de nuevo y a subir el col de Osquich. Era la primera vez que lo hacía por ese lado, que ofrece unas vistas de Zuberoa como para enmarcar. Además, tiene el glamour de haber sido ascendido en la primera edición del Tour.

Muskildi
Muskildi (23kb)
Ahetzia desde Muskildi
Ahetzia desde Muskildi (24kb)

El descenso hacia St-Just-d'Ibarre es un auténtico placer, casi no hace falta tocar los frenos.

Paisajes de sobra conocidos pero igual de agradables que siempre, y más a esas horas de la tarde, pasando por Larceveau, Lakarra y St-Jean-le-Vieux. Al salir de esta última localidad, entré en el barrio de La Madeleine, desde el que llegué al punto de partida por una carretera vecinal que conduce a los peregrinos a la ciudad para introducirlos en ella a través de la muralla por la puerta de Santiago.

Saint-Jean-Pied-de-Port, puente
Saint-Jean-Pied-de-Port, puente (30kb)
[subir]