índice
Tardets - Camou - Bostmendieta - Larrau - Tardets

Mahaidekorralia

12-08-2009
(mapa)
(mapa) (65kb)

Unos días después de la última excursión, volví a Tardets para comenzar otra.

De camino, hice unas paradas breves. En Aldudes, para ver el pueblo, por el que había pasado cantidad de veces sin dedicarle una visita en condiciones; en Banka, para hacer alguna foto del horno alto para fundir cobre que hay junto a la carretera; y en Lakarra, al ver que estaba abierta la verja de acceso al palacio.

Aldudes
Aldudes (21kb)
Banca, horno
Banca, horno (62kb)
Lakarra, castillo
Lakarra, castillo (35kb)

Lo primero que hice en Tardets fue dirigirme a la Oficina de Turismo a preguntar por Mahaidekorralia. La chica que me atendió no conocía personalmente el lugar, me dijo (ya lo sabía) que al día siguiente había una visita guiada y me sugirió que preguntara en Camou, un pueblo cercano por el que tenía previsto pasar.

Fui a Ossas-Suhare por una carretera muy tranquila, paralela a la principal, por la otra orilla del río Saison.
De allí pensaba haber ido derecho a Camou, pero me dio por visitar el barrio de Cihigue, donde, a su vez, fui a dos sitios distintos. En un cruce indicaba que, por un lado, había una ermita (que supuse antigua) y, por el otro, estaba la iglesia (de la que ya sabía que era románica). Para llegar a ambos lugares había unas cuestas serias. La ermita me dejó como estaba. La iglesia me gustó más. Lo mejor, las rapaces que levantaban el vuelo a mi paso.

Cihigue
Cihigue (22kb)

En Camou, empecé a indagar por Mahaidekorralia. Algún letrero lo ubicaba ("Maide corralea") a 9 kilómetros y 4 horas de camino yendo a pie por la Senda de las Lamias que lleva al col d'Oxibar.
Un hombre me señaló una carretera que lleva a dicho col en 5 kilómetros de fuerte pendiente.

Decidí dejarlo para cuando terminara la vuelta con la bici.
Me marché y volví pronto, en cuanto vi que la carretera no pasa junto a las termas sino que éstas quedan más cerca del pueblo de lo que creía. Un corto paseo lleva a una pequeña surgencia. Seguramente, en otra época del año habrá más agua.

Camou
Camou (33kb)
Camou, termas
Camou, termas (58kb)

Al igual que había hecho en Cihigue, me metí en Alçabéhéty a ver qué había. Me gustó mucho, sobre todo una vista bucólica con el campo, unas casas, algunos árboles... La iglesia tenía el suelo de madera sin barnizar, muy rústico, y unos dibujos de Santa Engracia que me recordaron a los de la iglesia de dicho pueblo.

Entre Camou y Alçabéhéty
Entre Camou y Alçabéhéty (27kb)
Alçabéhéty, iglesia
Alçabéhéty, iglesia (23kb)

Llegando a Alçay, vi una iglesia en un alto y supuse que sería la de San Pedro, románica. Efectivamente, lo era. Subí hasta ella para comprobar que están restaurándola y que la puerta principal estaba cerrada con unas maderas. En cambio, una puerta lateral que conducía al coro estaba abierta y por ella entré. Y del coro bajé al interior por una escalera estrecha de madera. No había bancos ni nada, aparte del altar; pero sí trapos por todas partes y alguna que otra aspiradora, como si una tropa de mujeres anduviera limpiándola y se hubieran ido a comer en ese momento.

Para cuando salí del pueblo, llevaba casi dos horas y media de excursión y estaba a media docena de kilómetros del punto de partida (aunque hubiera recorrido algunos más).

Breve incursión por Charritte de Haut para comprobar que no tiene nada de especial para ver, tal y como me confirmó un lugareño.

Paré en Lacarry para coger agua. Hacía calor. Pregunté en un bar si la carretera a Bostmendieta era la que pasaba al lado (lo era) o una que había visto en las cercanías del frontón, y empecé a ascender el puerto.

Lacarry
Lacarry (33kb)

Tráfico testimonial, bastante calor a ratos y sombras muy agradables de vez en cuando. Asfalto estropeadillo y canales para el agua que molestan pero no demasiado.
Es una carretera de montaña y eso mismo, monte, es lo que uno se encuentra arriba. Y, en el monte, los habitantes habituales: vacas, caballos y ovejas, aunque cada gremio por su lado, nada de mezclas raras.
Me tomé mi tiempo para andar por allí, que, por mucho tercer plato que hubiera utilizado, me costó llegar.

Bostmendieta, vacas
Bostmendieta, vacas (31kb)

Durante el descenso se fue nublando. Bajé despacio por la gravilla y el asfalto poco liso del principio y por los perfiles metálicos para canalizar el agua que había en todo el trayecto. Muy bonito el recorrido.

Bostmendieta, comienzo del descenso
Bostmendieta, comienzo del descenso (34kb)
Entre Bostmendieta y Les Forges
Entre Bostmendieta y Les Forges (23kb)

Según estaba llegando a Les Forges, se nubló aún más y pensé "esto ya me lo sé".

Les Forges
Les Forges (25kb)

En el par de kilómetros de subida hasta Larrau coincidí con dos cicloturistas que llevaban alforjas.

En el pueblo, hay una plaza con una fuente en medio. La plaza se llama "plaza de la fuente". Bueno, pues esa fuente es mía. Decidí tomar posesión de ella en una ocasión anterior en la que, como ya había hecho anteriormente, me hice una foto allí. Esta vez, mientras andaba colocando la cámara en el sillín de la bici, un chico se ofreció a hacerme la foto. Muy majo. Además, iba acompañado por una chica guapísima, así que muy bien.
Visité la iglesia, que no había visto hasta entonces, me entretuve un rato viendo jugar a uno a pala en el frontón que hay entre el Ayuntamiento y la iglesia, y bajé a Laugibar, donde había bastantes coches y di por terminado el apartado de subidas y bajadas.

Larrau, plaza de la fuente
Larrau, plaza de la fuente (35kb)
Larrau, frontón e iglesia
Larrau, frontón e iglesia (24kb)

Por una vez, no crucé el puente que hay donde la gave de Larrau se une al Saison sino que seguí por una carretera de esas por las que no pasan más que los vecinos del lugar.

A la altura de Licq, me fui encontrando a unas cuantas señoras mayores sentadas en bancos. Se ve que se dan un paseo hasta allí y luego se quedan contemplando tranquilamente el paisaje.
Está muy bien ese recorrido, muy relajante.

Entre Laugibar y Licq
Entre Laugibar y Licq (36kb)
Tardets
Tardets (31kb)

De vuelta en Tardets, metí las cosas a todo correr en el coche y salí disparado hacia el col d'Oxibar. Allí, seguí las marcas amarillas que había visto el otro día y confié en que ascendieran a lo alto de la colina cercana. Así fue, pero arriba no había nada especial, sólo un cairn sobre un montón alargado de piedras. Seguí las marcas, pero el camino bajaba y bajaba; aquello no podía ser. Volví a subir hasta la zona pedregosa pensando que ojalá hubiera sido aquello el muro o los muros que quedaban de Mahaidekorralia. Entonces, lo vi más claro y comprendí que de ello se trataba. Con forma semicircular, y a pesar de estar todo por los suelos, se podía distinguir lo que debió de ser el contorno exterior de los muros. Ya más animado, volví al coche y subí hasta un grupo de casas que había divisado desde el alto. Allí me confirmaron que estaba en lo cierto y me marché todo contento.

Col d'Oxibar, vaca y ternero
Col d'Oxibar, vaca y ternero (42kb)
Mahaidekorralia
Mahaidekorralia (42kb)

Ya puestos, volví por Ahuski. A partir del albergue, la carretera se estrecha bastante. Si en bici ya da esa sensación, en coche casi se nota más.
Como siempre había bajado por Landerre, esta vez lo hice por la carretera que va a Bastida.

Entre Ahuski y Mendibe
Entre Ahuski y Mendibe (23kb)

Paré en un lugar en el que parecía (como así fue) que se podía divisar la zona en la que se encuentra Béhorleguy. En ese momento, se acercó una yegua, metió media cabeza por la ventanilla y me llenó el coche de moscas. Se vino conmigo cuando salí a hacer unas fotos. Muy sociable.

Entre Ahuski y Mendibe, yegua
Entre Ahuski y Mendibe, yegua (19kb)
Entre Ahuski y Mendibe, Behorleguy
Entre Ahuski y Mendibe, Behorleguy (26kb)
Entre Ahuski y Mendibe
Entre Ahuski y Mendibe (24kb)
[subir]