índice
Senpere - Biarritz - Bayona - Lehunce - Cambó - Senpere
01-08-2007
(mapa)
(mapa) (39kb)

Como uno de los sitios a los que tenía pensado ir, Bayona, se me había escapado varias veces ya y por diferentes motivos, como si tuviera gafe, comencé la excursión pensando qué me iba a pasar esta vez.

Salí de Senpere (St. Pée), un pueblo con un lago artificial en el que se celebra anualmente una fiesta en favor del euskera. Debe de ser de los pocos pueblos del País Vasco francés cuya iglesia no está rodeada por el cementerio.

El primer destino fue Biarritz, adonde llegué tras una serie de cuestas y descensos suaves. A medida que me iba acercando aumentaba el tráfico. Había mucho turista a pesar de que el tiempo no era bueno. Vi lo que hay que ver allí, me gustó, me sentí un poco raro pasando entre el casino y la playa, me pareció que San Sebastián es más bonito y señorial, me acerqué al faro (junto al cual hay uno de esos relojes de sol en los que uno mismo hace de aguja) y tiré hacia la desembocadura del Adour, La Barre, que en otros tiempos llegaba al mar en otro punto, hasta que se modificó artificialmente el recorrido final del río. También allí hay playa.

Biarritz, mural
Biarritz, mural (25kb)
Biarritz, playa surf
Biarritz, playa surf (19kb)
Biarritz, playa surf y villa Belza
Biarritz, playa surf y villa Belza (19kb)
Biarritz, desde la atalaya
Biarritz, desde la atalaya (26kb)
Biarritz, puerto
Biarritz, puerto (29kb)
Biarritz, grand plage y el Casino
Biarritz, grand plage y el Casino (21kb)

Prácticamente, se puede ir desde Biarritz hasta Bayona por carril-bici, hasta el mismísimo Ayuntamiento y más allá.

Llegando a Bayona, noté que llevaba algo desinflada una rueda: había pinchado no sé dónde por culpa de un trozo pequeño de cristal que seguía incrustado en la cubierta. Me temí que fuera el comienzo de una serie de desgracias, pero arreglé el pinchazo y no me pasó nada más.
Aquel día empezaban las fiestas locales. Ya lo sabía, pero creía que se estarían tranquilos hasta la tarde-noche. Pues no, había cantidad de gente, entre turistas y nativos, ya en plan medio festivo. En varias calles del centro había que tomárselo con calma para pasar porque habían puesto mesas para comer en plena calle.
Me gustaron las casas típicas con sus maderas rojas y el ambiente que daban algunos grupos que paraban en diversos sitios para cantar.

Bayona, Ayuntamiento
Bayona, Ayuntamiento (44kb)
Bayona, calle Port Neuf
Bayona, calle Port Neuf (35kb)
Bayona, rue des Augustins
Bayona, rue des Augustins (30kb)
Bayona, calles céntricas
Bayona, calles céntricas (34kb)

Entré en la catedral con cierto apuro, por ir vestido de ciclista, pero nadie me dijo nada. Es Patrimonio Mundial de la Unesco.
La parte de la ciudad del otro lado del río, la "pequeña Bayona", tiene un ambiente más popular, con más bares, pancartas reivindicativas de lo de siempre, la ikastola, etc.

Bayona, castillo viejo
Bayona, castillo viejo (28kb)
Bayona, boulevard Rempart Lachepaillet
Bayona, boulevard Rempart Lachepaillet (27kb)

De Bayona fui a Lahonce/Lehunce, pueblo muy pequeño, por una carretera que sigue el río. Allí hay una antigua abadía de los Prémontrés que están restaurando.

Lehunce, Abadía de los Prémontrés
Lehunce, Abadía de los Prémontrés (20kb)

Yendo hacia Mouguerre, paré un momento para preguntar y confirmar que iba bien por esa carretera. El hombre que me atendió dejó lo que estaba haciendo para acercarse y entendernos mejor. Acabamos hablando en euskera. Entre otras cosas, me dijo que cada una de las tres provincias del País Vasco francés tienen características que diferencian a sus habitantes de los de las otras provincias.

A continuación, tenía que transitar por la "Ruta Imperial de las Cimas". Había oído y leído que es un recorrido con muchas cuestas y así es, pero bastante más asequible de lo esperado. Se sube y se baja, se sube y se baja, todo el rato. Esa ruta la mandó construir Napoleón Bonaparte para mover a sus tropas rápidamente entre Bayona y St. Jean Pied-de-Port.

Ruta Imperial de las Cimas, vista
Ruta Imperial de las Cimas, vista (20kb)

Mi último destino era Cambó les Bains, donde ya había estado un par de veces sin haber visto gran cosa, así que esta vez fue la buena. Visité el barrio de abajo (Bas-Cambó), pequeño, tradicional y tranquilo; el barrio alto, más grande y concurrido; y una zona con balneario, junto al cual hay un parque que fue lo que más me gustó, una gozada.

Cambó, zona de las termas
Cambó, zona de las termas (21kb)
Cambó, parque junto al balneario
Cambó, parque junto al balneario (39kb)
Cambó, balneario
Cambó, balneario (36kb)
Cambó, parque junto al balneario
Cambó, parque junto al balneario (45kb)
Bas-Cambó desde Cambó
Bas-Cambó desde Cambó (22kb)

De vuelta a Senpere, localicé el castillo en ruinas que hay allí, cerca del campo de rugby. En él se celebró un proceso judicial motivado por supuestos casos de brujería. Pío Baroja los menciona, el proceso y el castillo, en su novela "El caballero de Erlaiz".

Ezpelette
Ezpelette (24kb)
[subir]