índice
Saint-Jean-Pied-de-Port - Burdinkurutzeta - Irati - Leherre Murkilla - Okabe - Artaburu - SJPP
20-09-2006
(mapa)
(mapa) (43kb)

Dejé el coche en Saint Jean Pied de Port. Aprovechando que no era día de mercado, aparqué donde se suele celebrar el susodicho, o sea, a la sombra.
De Saint Jean le Vieux tiré a la derecha y, unos minutos después, comencé a subir Burdinkurutzeta. Se me hicieron algo largos los primeros kilómetros. No vi la ermita de San Salvador de los Puertos al pasar a su altura (desde la carretera no se ve), pero sí más tarde, a distancia y desde más arriba. Para otro día.

En el puerto soplaba bastante viento.

Bajé a Iratiko Etxola y vuelta a subir, hacia Bagargi esta vez, por terreno conocido y bonito, con lagos, hayedo, chalecitos...

Lago de Irati
Lago de Irati (33kb)

Desde un poco antes de Bagargi hasta Leherre Murkilla era nuevo para mí. Llegué hasta donde termina el asfalto (aunque una de las pistas que continuaba estaba asfaltada, era evidente que bajaba hacia alguna borda cercana) y allí estaba, tratando de hacer alguna foto sin que el viento moviera mucho la cámara, cuando apareció un todoterreno. Pensé que serían turistas despistados y que me preguntarían qué era aquello; pero nada de eso, estaban esperando amablemente a que me apartara. Es que me había parado al comienzo de una pista de tierra por la que continuaron ellos. Si no lo veo no lo creo. Allí no debe de ir casi nadie y, mira por dónde, aparecen ellos.

Col Leherre Murkilla
Col Leherre Murkilla (35kb)
Col de Sensibil
Col de Sensibil (14kb)

De vuelta a las cercanías de Bagargi, fui a coger agua a unos aseos públicos y me llevé la desagradable sorpresa de que salía agua, sí, pero bastante caliente. Los grifos eran normales, de pulsador, con el plástico azul que indica agua fría y todo eso; pero el agua no se podía beber salvo que se quisiera preparar una sopa con ella. Tuve que aguantarme y esperar a que, bastante más tarde, se hubiera enfriado lo suficiente. Eso fue cuando iba a emprender la subida a pie desde el collado de Surzai al monte Okabe. Casi me paso de largo el collado en cuestión, se me ocurrió preguntar a unos pastores cuánto me faltaba para llegar al mismo y resulta que era el lugar en el que me encontraba en aquel momento.

El monte Okabe en cuestión no tiene mayor interés, pero en una ladera está Ilarrita, un conjunto de cromlechs que tiene bastante fama. Había un par por un lado, otros dos por otro, luego siete juntos y así.
Antes, había subido hasta la cima del monte y desde ella vi pasar a un senderista, mochila en ristre, por el GR-10, la ruta que une el Mediterráneo con el Cantábrico a través de los Pirineos. Se hacía raro verlo solo y pequeño (así lo parecía desde lejos y desde arriba) en aquella inmensidad de montañas. No sé lo que pensaría él al ver a uno vestido de ciclista.

Ilarrita, desde Okabe
Ilarrita, desde Okabe (25kb)
Ilarrita
Ilarrita (31kb)
Col de Surzai
Col de Surzai (23kb)

Bajé a Surzai, recogí la bici, llegué al col de Irau y desde él subí Artaburu, que por ese lado no tiene nada que ver con su vertiente tremenda desde Esterenzubi, pero tiene dos kilómetros duros (sobre todo el último) y yo ya no estaba para muchos trotes.

Collado de Irau
Collado de Irau (23kb)

Tras descender el puerto, fui a visitar la "source de La Nive", a la que se llega dando un paseo a pie. Creo que leí que el río no nace allí, sino más arriba, pero al poco de hacerlo desaparece cual Guadiana y termina por asomar en ese otro sitio. Bonito el lugar, aunque estaba un poco sombrío por la hora que era y por la vegetación.

Antes de abandonar Saint Jean, di un paseo nocturno por la parte antigua y la ciudadela, que hacía años que no visitaba. La parte de la iglesia y del puente que sale en todas las fotos estaba a oscuras, de no ser por la luz de algunos comercios aquello habría estado totalmente a oscuras.
En el local de los Amigos del Camino había mucha animación y también había cantidad de referencias jacobeas en hostales y hospederías de la misma calle (la Rue de la Citadelle). Mientras tanto, los turistas cenaban en los restaurantes de la calle principal, fuera de la parte antigua.
En la ciudadela, subí hasta el edificio central, en el que no se puede entrar. Tengo entendido que durante el curso funciona como colegio interno. Por un agujerito de la puerta se veía una especie de plaza entre los edificios del interior y las luces de algunas farolas. Todo muy misterioso a esas horas.

[subir]