índice
Urepel - Lindus - Ibañeta - Orbaitzeta - Urepel
08-09-2006
(mapa)
(mapa) (36kb)

Tras la experiencia vivida diez días antes, volví a Urepel con la pretensión de subir a Burdinkurutx y, desde allí, seguir hasta Ibañeta.

Anduve buscando algún cartel o algo que indicara por dónde tirar. Al no haberlo, subí por una carretera que sale junto a la iglesia. El comienzo me pareció tremendo. Como no quería que se repitiera la historia, bajé de nuevo al pueblo y busqué a quien preguntar.
Me dijeron que era por ahí, por donde la iglesia, así que otra vez a subir lo desandado. Al segundo o tercer muro se me aparecieron todos los fantasmas del otro día. Menos mal que luego la cosa se normalizó dentro de lo razonable.

Llegué a un punto en el que la carretera por la que iba se juntaba con otra. Había un letrero. Lo dejé para la vuelta.

Sube que te sube, llegué a cruzarme con dos coches (muchos me parecieron) y un par de senderistas que me confirmaron que iba por el buen camino.

Al rato, llegué a otro cruce que ya conocía del otro día y, poco después, aterricé en el collado de Burdinkurutx con mucha dignidad. Unos minutos después y algo más arriba, junto a un paso canadiense, había letreros en español y la carretera comenzaba a bajar, señal de que acababa de cruzar la frontera.

Los 3 kilómetros escasos que hay desde allí hasta el puerto de Ibañeta me parecieron muy bonitos, casi todo el tiempo por bosque y por una carretera muy estrecha y sorprendentemente bien asfaltada. Me bajé de la bici en una rampa de poco más de 100 metros que era de cemento rayado y con mucha pendiente. Todo sea porque la bici siga cumpliendo años con buena salud.

En Ibañeta, muchos turistas; en Roncesvalles, ambiente peregrino.

Es una gozada hacer en bici el tramo de Roncesvalles a Burguete, con tanto árbol.

Poco después, tiré hacia la izquierda, hacia el valle de Aezkoa. En Aribe, que fue punto de partida de otra excursión hace unos meses, cogí la carretera que se dirige hacia la antigua fábrica de armas de Orbaitzeta, del siglo XVIII. La destruyeron los Franceses durante la Guerra de la Independencia. Reconstruida por los Carlistas, dejó de funcionar hacia 1884.

Al parar a coger agua en Orbaitzeta-pueblo me di cuenta del tremendo calor que hacía.

Donde la fábrica no había casi nadie, pero me sorprendió ver que había casas habitadas, más de las que parece que tiene que haber en un lugar así. Se ve que por esa zona (por Irati en general) hay cantidad de senderos marcados.

Fábrica de Orbaitzeta
Fábrica de Orbaitzeta (29kb)
Orbaitzeta
Orbaitzeta (29kb)

Ya de vuelta, como hacía mucho calor y, por una vez, iba muy bien de tiempo, hice una parada en Garralda. Un letrero en la fachada del ayuntamiento avisa de que está prohibido aparcar delante del mismo con nieve o deshielo.

Otra parada más, esta vez en Burguete, que se ve mejor yendo en bici que en coche. Me parece que la mayoría de los peregrinos que pasaron por la carretera mientras estuve allí eran extranjeros, como una mujer de cierta edad que iba con un perro. A saber dónde pensaban terminar la etapa.

Volví a disfrutar con los pocos kilómetros que van de Ibañeta a la frontera. Pensaba haber subido a pie el tramo de cemento, pero al final lo hice con la bici, así que me puse un par de medallas.

De Ibañeta a Burdinkurutch
De Ibañeta a Burdinkurutch (58kb)

Una vez arriba, dejé la bici por allí cerca y subí a pie (son 5 minutos) el monte llamado Lindus (o Lindux), por cuya cima cuadrada y rodeada por un foso también pasa la frontera. El pobre ha visto pasar por allí a muchos soldados y ha sido escenario de unas cuantas batallas. Lo había visto en una serie documental y me hizo mucha ilusión verlo también al natural.

Lindus
Lindus (32kb)
Lindus
Lindus (24kb)

Me tomé con calma el descenso, parando donde me daba la gana para hacer fotos o para ver qué eran unas cosas que resultaron ser grifos (sí, de agua) y que había en varios sitios. No sé si los habrán puesto para los senderistas o para la legión de cazadores que debe de andar por allí a juzgar por los tropecientos puestos de caza que se ven.

Llegado al cruce con letrero que había visto al subir, continué por donde no conocía. A fin de cuentas, el letrero decía que por allí se iba a Urepel. Esa ruta sí se corresponde más con la altimetría que vi tiempo atrás. Llegando al pueblo, se junta con la que conocí el otro día.

De Urepel a Burdinkurutch, col de Hauzai
De Urepel a Burdinkurutch, col de Hauzai (54kb)
De Urepel a Burdinkurutch
De Urepel a Burdinkurutch (18kb)

En la última casa del pueblo (la primera según llegué), estaba el mismo matrimonio de jubilados a los que pregunté la otra vez, jugando a cartas, como si hubieran estado siempre en el mismo lugar haciendo eso mismo.

Había terminado la excursión sin problemas de luz y sin llegar a rastras al coche. Como, además, en Urepel había duchas, volví a Vitoria limpio y con una sensación de excursión redonda que hacía tiempo que no tenía.

[subir]