índice
Vitoria - Páriza - Bernedo - Leza - La Herrera - Peñacerrada - Vitoria
22-07-2005
(mapa)
(mapa) (146kb)

Tras intentar ascender La Herrera unos días antes y no poder hacerlo por tener a los elementos en contra, volví con renovadas ilusiones.

El día amaneció nublado, lo que ofrecía mejores perspectivas que en el caso anterior.

Subí primero el Puerto de Vitoria, que es suave, fácil, amistoso. Habían empezado las obras de mejora de la carretera entre el comienzo de dicho puerto por el lado de Treviño y Ventas de Armentia.

Albaina
Albaina (25kb)

Hice una visita a Páriza, cuya visión a distancia me gustó al pasar cerca en otra excursión. Llegué a la iglesia tras subir unas rampas tremendas. Luego vi que había otro acceso, más civilizado, pero me metí por el que vi recién asfaltado.

Para cuando subí el puerto de Bernedo había empezado a hacer calor. Se llega arriba a través de un espectacular paso entre rocas. Desde el alto hay unas amplias vistas de la Rioja Alavesa.

Al pasar por Meano soplaba viento, no tan fuerte como unos días antes, pero preocupante.

Una parada en Cripán para coger agua y ver el pueblo antes de llegar al dolmen de Los Llanos. Es bien grande.
De un dolmen a otro, el de la Chabola de la Hechicera, muy elegante. En ambos casos hay que pasar previamente por unas cuestas fuertes. No había nadie y pude disfrutar del paisaje a la sombra de una encina.

Dolmen de la Hechicera
Dolmen de la Hechicera (23kb)

Cogí agua en la fuente de Santa Engracia, ya en Laguardia, y me dediqué a recorrer el pueblo. Me gustaron sus calles llenas de casas de piedra.

Laguardia
Laguardia (34kb)

A continuación, incursiones por Navaridas y Leza antes de comenzar la ascensión a La Herrera, confiando en que esta vez fuera la buena.

Es un puerto muy serio. Una vez de superar el segundo kilómetro, que no sólo es duro sino que, además, lo parece, el resto es algo más asequible.
Pasé bastante calor.

En Peñacerrada, que es un pueblo que vale la pena visitar, me encontré con un tal Jesús, hombre simpático y sociable, que me preguntó por el recorrido que había hecho. Al mencionarle mis desavenencias con el viento de la pasada semana me dijo que eso es normal. Y me lo explicó. Comienza unas horas antes de anochecer y dura varias horas. Lo mismo se lleva por delante sábanas tendidas, que vides o cualquier otra cosa (como cicloturistas...). Afecta a la zona que va de Leza a Samaniego, más o menos, y no se nota una vez que se superan los primeros kilómetros del puerto. A cuenta de ese fenómeno se hizo el hospital de Leza en el lugar en el que se encuentra, porque se construyó originalmente para atender a tuberculosos.

Peñacerrada
Peñacerrada (33kb)

Contento por haber podido subir el puerto y por haber conocido a Jesús y sus explicaciones, terminé la excursión sin novedad.

[subir]