índice
Otxandio - Igorre - Durango - Urkiola - Otxandio
04-07-2005
(mapa)
(mapa) (75kb)

Antes de salir, preparé un soporte para llevar un tetra-brik en la bici a modo de bidón.

Llegando a Otxandio con el coche, disfruté con los bonitos paisajes vizcaínos.

Empezó a chispear, se convirtió en sirimiri... Dudé sobre si seguir o volver a Vitoria. Me decidí por lo primero.
A los pocos minutos se puso a llover fuerte. Para cuando empecé a bajar el puerto de Dima ya estaba calado. Bastante desagradable.
Menos mal que ese puerto no es peligroso, aunque esté lloviendo.

En un momento dado, vi que el velocímetro andaba como loco, pasé la mano por el cristal para ver mejor qué le pasaba y lo único que conseguí con el movimiento brusco que hice fue sacarlo de su soporte y que cayera al suelo. Luego no funcionaba, pero debió de ser por tener mojados los contactos, porque más tarde volvió a la normalidad.

Antes de llegar a Igorre dejó de llover y la temperatura era algo más alta. Genial, nada mejor para recuperarse anímicamente.
Lamentablemente, unos minutos después se puso a llover otra vez. Un palo, peor que si no hubiera parado ese rato.

Durante una breve parada que hice entre Amorebieta y Durango me vi mal. Tenía escalofríos, los brazos estaban fríos, los dedos de las manos se movían a cámara lenta, alguno estaba medio insensible, me movía como a golpes. Así, en un par de ocasiones toqué algo frío (como, por ejemplo, el cuadro de la bicicleta) y noté como calambres.
A eso se sumaba el viento y el tráfico que siempre hay en esa carretera.
Un poema. Igual es a eso a lo que se refieren cuando hablan de la épica del ciclismo, pero yo no le vi la gracia.

Poco antes de Durango paró, por fin, de llover y el viento sopló a favor.
Pasando por Mañaria, y a diferencia de otras ocasiones en que uno va preocupado porque comienza el puerto, iba todo contento por haber llegado allí después de tantas penurias.

Subí bastante decentemente a pesar de las duras rampas del amigo Urkiola e inicié el descenso hacia Otxandio feliz de la vida.

Urkiola
Urkiola (26kb)

Volvió a llover durante un rato, pero ya me daba igual. Una vez en el coche, puse la calefacción a tope y volví a ser persona.

[subir]